Inicio > Empresa, GhostBusters, Psicología > Los sociópatas al poder

Los sociópatas al poder

Existen infinidad de perspectivas para enjuiciar -y para simplemente comprender- la situación empresarial actual, incluso la de esta empresa llamada España, tan querida pero tan hastiante. Y el mismo hartazgo que me produce España, hasta el punto de darme ganas de coger los bártulos y largarme hasta que sobrepase esta insoportable adolescencia –aborrescencia suelo decir para referirme a la etapa que pasó mi hija a los catorce años- que nos tiene atolondrados a casi todos, si es que lo consigue alguna vez, me lo produce el mundo empresarial, y concretamente éste de los “¿Recursos? Humanos“.

Pero como no quiero hoy dejar aquí demasiadas opiniones personales, me voy a limitar a transcribir un texto, lean ustedes si tienen paciencia y no están, como yo, hartos de opiniones, embriagados de información irrelevante, y díganme si no estoy describiendo un rasgo subclínico en unos casos, y clínico en otros, de personas que ocupan actualmente el poder en diversos ámbitos de nuestra aborrescente patria. Díganme si esta perspectiva no les recuerda a demasiados de los dirigentes actuales. Quizá a alguno lo tengan cerca. O quizá más de uno, incluso, se sienta diagnosticado:

 

“La sociopatía, también conocida como trastorno de personalidad antisocial (TPA), es una patología de índole psíquico que deriva en que las personas que la padecen pierden la noción de la importancia de las normas sociales, como son las leyes y los derechos individuales.

Los sociópatas son personas que padecen un mal de índole psiquiátrico, un grave cuadro de personalidad antisocial que les hace rehuir a las normas preestablecidas; no saben o no pueden adaptarse a ellas. Por esto que, a pesar de que saben que están haciendo un mal, actúan por impulso para alcanzar lo que desean, cometiendo en muchos casos delitos graves.

Entre las características más comunes del TPA se encuentran la ausencia de empatía y remordimiento, también una visión de la autoestima distorsionada, una constante búsqueda de nuevas sensaciones (que pueden llegar a extremos insólitos), la deshumanización de la víctima o la falta de preocupacion a las consecuencias. El egocentrismo , la megalomanía, la falta de responsabilidad, la extroversión, el exceso de hedonismo,altos niveles de impulsividad, o la motivación por experimentar sensaciones de control y poder también son muy comunes.”


El texto es de la Wikipedia, pero la inspiración para compartirlo aquí me surge del libro “Los renglones torcidos de Dios“, de Torcuato Luca de Tena, que acabo de terminar de leer. ¿Está Dios escribiendo derecho pero con renglones torcidos? ¿Madurará España y maduraremos nosotros? ¿Somos las faltas de ortografía de Dios cuando éste aún estaba aprendiendo a escribir el mundo y otros países más recientes, como los USA, los escribió cuando ya hubo aprendido a hacerlo correctamente?

 

Mientras se lo piensan, lean este breve pero magistral párrafo del libro:

 

Le adora usted porque habla y se comporta como un hortelano… ¡y es hortelano! Pero no le gustaría verle de director de este hospital.

 

Me comprenden, ¿verdad?.
 

 

 

Advertencia:

El autor autoriza a todo aquel que quiera hacerlo, incluidas las empresas de press-clipping, a reproducir este artículo, con la condición de que se cite expresamente tanto al autor como a este blog como sitio original de publicación. Además, niega a la FAPE o cualquier otra entidad la autoridad para cobrar a las citadas compañías o cualquier otra persona o entidad por dichas reproducciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: