Inicio > GhostBusters, Inteligencia (M)Emocional, Neurociencia, Psicología > La Inteligencia Emocional aumenta la dedicación y la satisfacción laboral y además mola mazo

La Inteligencia Emocional aumenta la dedicación y la satisfacción laboral y además mola mazo

 

Mola tanto que hasta en el MIT han premiado a los investigadores académicos y coautores del libro "Lo que sabemos sobre la Inteligencia Emocional: ¿Cómo afecta al aprendizaje, el trabajo, las relaciones y a nuestra salud mental".

Aunque lamento desilusionarles, porque si uno no se limita a una lectura superficial, se dará cuenta de que el premio se lo lleva el libro, y no la investigación, aunque los periodistas y blogueros, expertos en conseguir que la realidad no les estropee un titular, logran por arte de birlibirloque que el titular que he copiado para esta entrada impacte en las mentes de más de uno que se habrá estado frotando las manos pensando: ¡Toma ya! ¡Te han dado en todas las narices, ¿eh, listo?!

Pues no, por más que lo deje caer más que uno, la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero, y la Inteligencia Emocional ni es una ciencia ni lo será nunca por la sencilla razón de que no es verificable ni reproducible, ni lo será nunca; o sea que, como afirmaban curiosamente los coautores del libro Moshe Zeidner y Richard D. Roberts, en contraste con el titular: “el EQ es tan útil como leer el futuro en los posos del café”.

Pero parece que el amigo Gerry Matthews de la Universidad de Cincinnati, coautor de libro, quiere aprovechar el tirón mediático y se dedica a hacer investigaciones académicas para posicionarse como uno de los gurus del asunto, porque de profesor de una universidad se debe ganar poco; y si ya sabíamos que la inteligencia dichosa ésta no la entendía ni la madre que la parió –padre en este caso, el ínclito Goleman– enreda aún más el embrollo afirmando que: “los estados emocionales por sí solos no proporcionan un índice de Inteligencia Emocional”. Pues apañados estamos, es como si resolver problemas matemáticos no correlacionase con la inteligencia matemática o Mozart puntuase bajo en inteligencia musical.

Thermomix Pero no queda ahí la cosa, porque Gerry añade al gazpacho que tiene liado en la thermomix un vasito de manejo del estrés, cuarto y mitad de ADN, lo que nos asegura que, al final, los intentos por implantar el fantasma de la IE son tan delirantes, peligrosos y totalitarios como la selección de la raza aria hitleriana o el estudio sobre el RH negativo de los nacionalistos vascos, y equivaldrían –salvando las distancias– a que todos estudiásemos Ciencias Exactas y fuésemos matemáticos so pena de resultar brutalmente excluidos por cualquier forma de nazismo y su cohorte de adeptos. Porque desengáñese, resulta que si usted no ha sido dotado con semejante virtud no tiene nada que hacer, morirá siendo, como yo, un Inepto Emocional, que no tiene el más mínimo interés en adquirir la habilidad de “rodar con los golpes con un encogimiento de hombros o una sonrisa” como Pepe. Prefiero –como recomienda Baltasar Gracián– aceptar la realidad que me toca y estar triste cuando toca día aciago y alegre cuando corresponde.

Que también mola mazo.

 

advertencia blog

Anuncios
  1. Vicentebsarabia
    23/09/2010 en 16:38

    Francamente. No llego a distinguir la inteligencia emocional de la normalita.Esta mañana bajaba del monte (soy muy afortunado) cuando me encontre con una persona que tiene 85 años ,y para sì quisieran su forma muchos con cuarenta años.El citado,subia con sus tres perros,el primero se arrimo a mi en el momento de entablar conversacion con su dueño(este es el llamado “alfa”)y el segundo aprovecho que el primero se separo un poco de mi y se colocò junto a mi.El tercero pasaba de todos. Hablamos acerca de su comportamiento y coincidimos en que,sienten como nosotros y en cuanto a pensar… Se dice que nosotros pensamos y sera verdad pero ¿De que nos sirve pensar si hemos elegido al mas inepto y probable enfermo mental de todos nosotros?.-Como lo hemos elegido:¿ con la inteligencia emocional o la racional?

    • 24/09/2010 en 00:45

      Muy agudo, Vicente, la verdad es que los animales nos enseñan mucho sobre nosotros mismos, el problema es que muchos se creen mucho más listos. Y como dijo Baltasar Gracián: Tonto es el que lo parece y la mitad de los que no lo parecen. Ahí tienes la explicación de tanto “inteligente emocional” suelto, incluido su líder, el summa cum laude en idiotez que mencionas.

  2. ColdFish
    30/11/2010 en 15:27

    Hola (soy nuevo en este blog), y gracias por esta entrada en el blog. No solo me he reido bastante al ver la etiqueta de “inlícito” adherida a Goleman, sino que lo de los posos del café me ha “matao”.
    Resulta que estoy haciendo un trabajo precisamente sobre IE. Sólo de echar un vistazo al libro de Goleman, tuve una impresión: “menos mal que lo saco de la biblio, porque si yo llego a pagar un duro por este pufo, mezcla bizarra de libro de autoayuda milagroso y pseudociencia psicológica, me da un telele”.

    Además ¿Cual es la novedad de la IE? Si ya lo anticipaba Platón en su metáfora del auriga y los dos caballos… En fín, supongo que si Platón, Aristóteles o cualquier filósofo antiguo que se haya atrevido a adentrarse en terreno de la psicología, hubiera sido algún yanki cuentacuentos adicto al término “bestseller” y a darle cualidades mágicas al cerebro hoy los tendríamos como más que dioses o algo así.

    Una vez más, gracias por la entrada y por los links que hay en ella. Ahora en el trabajo, habrá un nuevo apartado: “Críticas a las teorías de Inteligencia Emocional”

    • 30/11/2010 en 16:56

      Hola, ColdFish. Gracias por pasarte por aquí. Me alegra haberte dado una razón para echarte unas carcajadas, hoy en día son un bien escaso.
      Ya ves que no sólo yankis, en cuanto alguno huele a dinero y, sobre todo, aspira a que se le otorgue el título de “guru”, es capaz de proferir las barbaridades más escalofriantes (no sé si existe “telelizantes”, así que por si aca, no lo digo), tipo Luis Huete, Alex Rovira, Eduardo Punset, etc, etc.

      Me alegra también haberte proporcionado alguna referencia para tu trabajo. Ya nos contarás cómo te ha quedado.

      • ColdFish
        05/12/2010 en 03:28

        Hola una vez más, y siempre un placer ^^. Bueno, era mas bien uno de estos trabajitos que se hacen para una asignatura de la universidad, diría que salió bastante bien (al menos nadie se quejó). Básicamente, cuando ya me cansé de bailarle el agua a todo este tema de la “inteligencia emocional”, llené el apartado de las críticas, además desde los distintos angulos posibles, obviamente, este blog va en la webgrafía. Y sí, hay muchos vendedores de bálsamos de Fierabrás (ya saben, la pócima del Quijote) copando estanterías y librerías. Una lástima ¿Verdad?

        • 05/12/2010 en 20:12

          Nada, nada, ya sabes, cuando quieras subes a algún sitio el trabajo y nos lo enlazas o te lo cuelgo yo, aunque te recomiendo que abras un blog con tus trabajos y tus reflexiones, algún día te servirán para publicar tu libro, o al menos para que tus hijos y nietos sepan de ti.

          Espero que tengas una buena nota.

  1. 22/09/2010 en 17:13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: