Inicio > GhostBusters, Psicología > Paradojas de la vida

Paradojas de la vida

matrimonio1 Vivimos en una sociedad que a base de escalar la pirámide de Maslow ha olvidado de que bajo sus pies existe algo que sustenta su estado actual, unos valores básicos que sustentan el progreso y el bienestar vividos. Es como si uno no se diera cuenta de que para manejar con soltura un complejo ERP o un BPM ha tenido que pasar por aprender el vocabulario. En parte es lógico que ocurra, porque aquello ha perdido vigencia, pero en nuestro caso el olvido es bastante más trascendente.

No conozco los datos, pero es notable el aumento de rupturas matrimoniales con respecto a su inverso: la constitución del vínculo matrimonial. Cuando se casa, uno jura o promete, en ocasiones ante Dios, que va a ser fiel, que va a cuidar de la familia y, como decía el agente Smith a Neo, “Ayuda a su casera a sacar la basura”, –en este caso, ayuda en las tareas domésticas– y otra serie de repugnantes superficialidades que olvidan lo esencial. A millones de personas les importa un pimiento haber suscrito una alianza matrimonial  –para toda la vida en el caso del eclesiástico, nada menos– tal es el valor que se le da al valor compromiso.

Uno abandona a su cónyuge o hace los méritos necesarios para que el contrario decida abandonar el matrimonio pasando olímpicamente tanto del otro como de su propia palabra dada pensando únicamente en su propio interés: que si me he enamorado de otro/a, que si el amor se ha acabado –mientras Eric Fromm se revuelve en su tumba–, que si nada dura toda la vida, que si ya no te quiero –como si uno fuera una paella de marisco–… y otra serie de monumentos a Marx el bueno: “Estos son mis principios, pero si no le –me– gustan, tengo otros”.

El que deja la pelota en el tejado del otro pasa en principio a un estado mejor, una nueva ilusión, una nueva vida, nueva piel, entorno… mientras el otro se retuerce de dolor y soledad ante la indiferencia –o peor aún, la satisfactoria venganza sobre el otro– de aquél que juró amarle para siempre.

En el ámbito laboral no existe un enamoramiento biológico que impulse compulsivamente a lacontrato unión, pero también una imposición vital. Lo curioso del caso, para no aburrirles más con prolegómenos, es que mientras sociológicamente el matrimonio ha dejado de ser una institución hasta que la muerte separe a los cónyuges, y dura lo que dura dura o su equivalente femenino que no voy a explicitar, en el trabajo todo pichichi clama al cielo si es necesario aunque hace un rato se haya pasado su compromiso con El Todopoderoso por la entrepierna, por un contrato indefinido, una suerte de matrimonio de los de antes o quizá más parecido a la esclavitud, lo que viene a ser más o menos que: o para siempre o si rompes el acuerdo me quedo con la casa, el coche, los niños, etc.

Piénsenlo un momento: todo el mundo –exagero un poco– quiere que los demás se comprometan con uno en lo que les interesa y cuando les interesa, pero eso sí, cuando yo quiero romper el compromiso, que me pongan el método exprés. ¿Cuántas personas conocen de las que han tomado la decisión de divorciarse renunciarían a un contrato per secula seculorum?

En fin, lo dicho, paradojas de la vida.

 

 

advertencia blog

Anuncios
  1. viejo castor
    16/10/2010 en 16:56

    La pareja desde el punto de vista occidental no tiene futuro tal como està planteada en la actualidad.En los matrimonios musulmanes apenas hay rupturas.Lo mismo sucedia en la España de franco cuando el estado estaba impregnado de santidad en la que los hombres eramos lo poderosos señores de la casa, donde la mujer era sierva de su señor.Eso hoy es inviable, no tiene lugar ya que la mujer es en alto numero autosuficiente y no necesita del hombre ni para engendrar un hijo.Para que seguir desde aqui? Pero, los musulmanes siguen con el mismo sistema que el llamado profeta mahoma y la mujer està relegada a la categoria de animal de carga, y encima las musulmanas se sienten felices por la vida que llevan.Lo de palo y tenetetieso les funciona perfectamente sin importarles si es su hija su hermana ò quien sea.Occidente,con un porcentaje altisimo de personas que viven solas y piensan seguir haciendolo ,da ha entender la situacion.Buena parte de ello viene dada por la dictadura que ejercen muchas mujeres hacia sus hombres. Mala papeleta tenemos y me temo que a no mas de veinte años,se hable arabe en europa.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: