Inicio > GhostBusters, Psicología > Charlatanes

Charlatanes

Me ha resultado interesante un artículo de una curiosa web: Dios.com.ar en el que se desvelan las trampas de algunos de los personajes célebres que hemos usado como modelos de personalidad y a quienes, los que nos movemos en la órbita de los recursos humanos, hemos creído acríticamente sus fantasías. No crean que son cosas intrascendentes, no lo son en absoluto, porque además de idiotizarnos ha resucitado a unos cuantos batasunos ateístas que creímos haber perdido de vista para siempre hace ya unos años. ¡Cuánta tolerancia y cuan elevado sentido de la democracia, pardiez!

¿Por qué nos hemos dejado abducir por ideologías y religiones recesivas? Quizá porque, como afirma el Papa Benedicto XVI, nos hemos aburrido de nuestra propia fe, porque somos una sociedad hiperestimulada, caprichosa como esos críos que no valoran nada porque en una sola Navidad reciben más juguetes de los que sus cuatro abuelos juntos recibieron durante toda su infancia, y porque preferimos la satisfacción fácil que produce la playstation tumbados en el sofá a cualquiera que implique mover algo más que los pulgares.

Cuando pienso en estos personajes me debato en la duda: ¿son estos gurus, profetas, mesías y maestros unos farsantes inmorales, conscientes de que están engañando a la gente… o sólo unos pobres dementes fanáticos enganchados a y prisioneros de sus propias mentiras, ésas que son los primeros en creer? Nos han legado toda una suerte de doctrinas fáciles de creer de puro fáciles de lograr los elevados objetivos que pregonan, que han ocultado la luz como una nube de langostas ávidas de devorar mentes. Miren: todo el mundo tiene en la boca, en cuanto surge la oportunidad, aquello de “Antes pasará un camello por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos”, pero, ¿quién recuerda haber dicho u oído el “Esforzaos a entrar por la puerta angosta“. ¿Acaso no es sencillo entender que sin sudores, sacrificios, dolores y compromiso uno no puede llegar a convertirse en una estrella del deporte? Pues las virtudes son como los bíceps, o se entrenan o se atrofian.

No es cuestión de hacer sangre al personaje Deepak Chopra “el más destacado adalid de la fe posmoderna”, porque los hay peores, pero sí se merece al menos que se le saquen los colores. Y en cuanto a nuestro Punset, el hombre feliz, qué quieren que les diga…

Anuncios
  1. viejo castor
    24/04/2011 en 12:56

    Pracicamos la llamada ley “del minimo esfuerzo”.Es la que practica la naturaleza:Si se sale un rio de su cauce lo harà por la parte mas facil-por la baja.Si hay que recorrer una distancia lo hacemos por la parte mas corta.Si hay que hacer un esfuerzo lo hacemos lo justo…Si hay que robar se roba todo lo que se pueda-y es ahì donde no se repara en gasto de energia.
    Estoy convencido que los negadores de la existencia de un nivel superior de existencia(Dios por ejemplo)Han comenzado su negacion porque era la moda en ese momento,otros,porque se creian mas listos y mas inteligentes que el resto,otros por sacar dinero a los ingenuos e incautos,otros por evolucion propia,otros porque se aburrian simplemente,otros porque su religion no les decia nada,otros porque no tenian nada mejor que hacer y otros…Vaya vd a saber por què. Lo que si hay una cosa comun en todos:VIVIR SIN DAR UN PALO AL AGUA Y QUE DOBLEN EL ESPINAZO LOS OTROS.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: