Inicio > Formación, GhostBusters, Neurociencia, Psicología > Y luego nos quejamos de la fama que tenemos

Y luego nos quejamos de la fama que tenemos

Leo con gran interés al principio, pasando progresivamente al estupor para terminar en el enfado, la noticia de un nuevo invento, el N-BACK TASK, desarrollado en la universidad de Michigan, que según esta noticia aumenta la inteligencia. Al parecer se trata de un dispositivo que según se cita no tiene relación con sudokus (como si sirviesen para algo más que entretenerse y mejorar la inteligencia matemática simple) ni la música de Mozart (ejem); pero si se practica 20 minutos al día, consigue mejorar… ¿qué?. Hay que reconocer que es positivo que se empiece a hablar de la memoria de trabajo , nuestra memoria RAM, pero ¿hace falta someterse a la tortura que supone ese ejercicio que, según su propia expresión, resulta algo desquiciante, para mejorarla?

Básicamente, la tarea consiste en recordar las posiciones de una figura que se mueve de forma cíclica en una pantalla, y los investigadores aseguran que su práctica 20 minutos diarios durante 20 días mejora los resultados en una prueba de inteligencia. Al parecer, aumenta la capacidad de razonar y de resolver nuevos problemas, una mejoría que se prolonga al menos durante tres meses. Esto es interesante, porque pone de manifiesto un principio darwinista: que el entrenamiento neuropsicológico requiere la misma constancia que el físico, aunque en este caso nos ate de por vida a un ejercicio desquiciante, para mantener los beneficios que produce, poniendo de paso de manifiesto lo absurdo de la pretensión de que con un curso de fin de semana uno pueda desarrollar su capacidad de liderazgo o su inteligencia (m)emocional tal y como certifican los diplomas expedidos a los participantes, y la ingenuidad de esperar que tales virtudes se mantengan de por vida con algún periódico refuerzo. 

Lo que no dicen los investigadores del N-BASCK es qué tipo de nuevos problemas son los que ayuda a resolver, porque lo más seguro es que se trate de los simples y que tienen que ver con la coordinación espacio-temporal y óculo manual, y por tanto perfectamente inútiles para el resto de contextos. Lo mismo puede objetarse a esa supuesta mejora en la capacidad de razonar. Por simples e inespecíficos, dudo mucho que estos ejercicios tengan más utilidad que cualquier sistema de entrenamiento de la atención y concentración como los sudokus, incluso de la relajación, porque  igual que ocurre en el entrenamiento del fútbol, tal y como señala este otro artículo de El País, el entrenamiento neuropsicológico debe ser específico, no se puede pretender mejorar las habilidades neuropsicológicas transversales como la inteligencia fluida aplicable a la realidad por medio de ejercicios inespecíficos. O por lo menos no se puede pretender ganar el Nobel de medicina por inventar un artefacto que tiene la misma utilidad que rezar el rosario o ejercitarse elaborando mandalas, por ejemplo. Porque lo que han desarrollado estos insignes científicos no es otra cosa que un ejercicio de concentración de la atención y disminución de la entropía mental.

Luego nos lamentamos porque este sector de las ciencias de la mente tenga mala prensa, y como siempre, pagarán justos por pecadores. Mientras unos se forran los bolsillos quemando el mercado con ridículos artilugios, otros llevarán un estigma que no merecen.

Anuncios
  1. 20/06/2011 en 16:09

    Decia un viejo amigo mio-empresario venido a menos,que las cosas-TODAS,tienen un “justiprecio”…Cada vez que soltaba la palabrita me dejaba desconcertado,y lo hacia con bastante frecuencia. Pasados los años,he empezado a comprender lo que me decia con su dicho machacon:¿Merece la pena dedicar toda una vida a una disciplina en concreto?¿Merece la pena perderse un monton de cosas que no nos enteramos que existen por dedicarnos al “triunfo” que nos venden unos iluminados cuando en realidad nos estan colocando su producto para hacer negocio puro y duro? Hay muchas personas que no saben lo que es disfrutar de un amanecer en la playa o en el bosque,sentir la caricia del sol sobre la piel entrando por la ventana mientras dejas que lo haga sin importarte las prisas,ni las letras ni el desamor ni los malor presagios ni el dinero.Tan solo quererte un poco mas de lo que lo haces.Nos olvidamos de querernos a nosotros mismos,nos olvidamos que nosotros somos lo LO MAS IMPORTANTE,porque sin nosotros no existen los DEMAS. Malamente podemos colaborar con los demas si no estamos bien con nosotros mismos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: