Inicio > religión > ¿Es científicamente posible que Jesucristo resucitara?

¿Es científicamente posible que Jesucristo resucitara?

Actualizado con sorprendentes novedades:

– Un interesantísimo vídeo de TED sobre la mecánica cuántica aplicada a objetos macroscópicos como tu propio cuerpo, al final de la entrada (12-04-2012)

– Una evidencia de teletransporte cuántico (07-11-2013)

– La Hipótesis Holográfica y el universo que percibimos y del que formamos parte. “No son pocos los que ya justifican que nuestra vida terrenal y mortal es un holograma de nuestra vida eterna verdadera, de modo que morir es despertar a la realidad holográfica” (20-04-2014)

 

Uno de los principales problemas que surgen en los debates acerca de la religión estriba en laimage confusión entre los términos posibilidad y probabilidad. Lo posible es posible aunque resulte difícil creerlo, y no tenemos más que retroceder mentalmente quinientos años y preguntarnos entonces si hubiéramos creído que unos años más tarde el ser humano viajaría como los pájaros en artefactos de toneladas de peso, o a la Luna, o simplemente que existe una cosa llamada smartphone. Afirmar taxativamente que una cosa es imposible normalmente es un error debido a la ausencia de datos suficientes y la profundidad de los análisis.

Otra cosa es la probabilidad, por ejemplo, ¿es posible que en el futuro el ser humano tenga siete cabezas? Pues hombre, posible posible sí que puede ser, pero muy probablemente no. Es decir la probabilidad de que suceda se aleja de 1 y tiende a 0, mientras que la probabilidad de que en el futuro el ser humano se ayude de sistemas virtuales para optimizar su mente al estilo Matrix pero sin clavo en los sesos se acerca a 1, la máxima probabilidad, definida por este otro ejemplo: Si se calienta agua a 100 grados Celsius a nivel del mar se obtendrá vapor. Su probabilidad es grosso modo, 1.

Una vez aclarado el asunto, supongo que ninguna mente científica no presa de férreos condicionamientos ideológicos o de vanidad e inmadurez, pueda negar que la resurrección de Jesucristo que hoy celebramos, es algo posible. Dentro de determinado tiempo y con la ayuda de determinada tecnología, pero posible sí parece que puede serlo. No es hoy por hoy una idea descabellada.

Pero, ¿y probable?…

 

 

Las partículas subatómicas –componentes penúltimos de la materia (hadrones, mesones, gluones, fermiones, bosones…)– no parecen ser explicables recurriendo a todas las leyes de la física clásica; sin embargo todo material supracuántico, desde un grano de sal a una galaxia, sí es gobernado por todas: la ley de la gravedad, el electromagnetismo y las fuerzas nuclear fuerte y débil, igual que las personas.

autobus ateoçCon lo que los físicos parece que saben hasta ahora, aunque no imposible, no parece probable que un cuerpo humano pueda estar en dos sitios a la vez, o que pueda estar y no estar a la vez, o que, estando, no esté sometido a la fuerza de la gravedad o a cualquiera de las otras tres, lo que parece que echaría por tierra la esperanza en la resurrección y la vida eterna. Esto nos deja a los cristianos sometidos a la burla de los científicos y con el recurso casi exclusivo a la fe: la creencia en algo sin necesidad de que haya sido confirmado por la experiencia o la razón, o demostrado por la ciencia, para regocijo de los contrarios al cristianismo.

Como reflexiona Antonio Banderas en la película The Body, millones y millones de personas actuales, pretéritas y futuras vilmente engañadas por la necesidad primitiva e infantil de creer en algo; con lo guay que es decir que uno no cree o que “Probablemente Dios no existe”, así que no te preocupes por el futuro y haz lo que te salga de la entrepierna… excepto con mi madre, mi mujer y mis hijas, claro, que yo paso de la moral cristiana, pero no del todo, porque lo que a mí realmente me gusta, como diría Chesterton, es ocupar su lugar en esto de fijar leyes universales, particularmente la del embudo.

Sin embargo, aunque el gran público no conoce la investigación que se explicará aimage continuación, parece que la ciencia no encuentra problemas en creer posible, probable, y hasta hacer posible que un cuerpo supracuántico escape a las leyes que debieran condicionar su existencia. Concretamente, según publicaba Nature (Sí, han leído bien, Nature, no Muy Interesante o Redes), un grupo de investigadores ha desarrollado un objeto supracuántico (pero muy pequeñito, de 30 micrómetros, muy poco, pero es un gran primer paso) que viola descaradamente las leyes de la mecánica clásica. Concretamente, el objeto cuántico puede estar simultáneamente en movimiento e inmóvil, al mismo tiempo vibrando y no vibrando.

Es decir, que a comienzos del siglo XXI un grupo de seres humanos, físicos, científicos, de los que van al baño cada día como usted y como yo, han creado un cuerpo imposible, que viola las leyes de la ciencia. “Nadie había demostrado hasta la fecha que, si tomas un objeto grande, con billones de átomos, la mecánica cuántica se aplique a su movimiento" dice uno de los autores del invento.

Este descubrimiento abre muchas posibilidades, como la de hacer que un objeto como su propio cuerpo esté en dos lugares a la vez, y también hace perfectamente factible la resurrección de Jesucristo, la transformación de su cuerpo en Cuerpo Glorioso y nuestra propia resurrección. Las profundas implicaciones religiosas de esta posibilidad, la dejo para sus reflexiones.

 

 

Teletransporte cuántico

Se ha logrado enviar un átomo de un lugar a otro dentro de un chip sin que medie un transporte físico.

Ver el artículo completo en BlogThinkBig

 

Hipótesis Holográfica explicada para ignorantes como yo (aviso que hay que armarse de paciencia e interés, es largo):

Cuadernosdebitacora.com

 

 

 

Anuncios
  1. Alzbeta
    08/05/2012 en 17:39

    Resurrección = Cuerpo supracuántico no sometido a las leyes de la física

    Clara relación xD pobres ilusos que siguen absurdas normas creyendo que recibirán algo a cambio cuando mueran no habiendo mas que simple putrefacción.

    • 09/05/2012 en 12:22

      ¿Absurdas normas? ¿La Ley Natural te parece un conjunto de normas absurdas? ¿La cosmovisión cristiana te parece un conjunto de normas absurdas? ¿Tú no las sigues? Hay mucha gente como tú, que se cree libre, que cree que hace lo que le parece bien, y no se da cuenta de que hace lo mismo que los demás, más o menos. Lo siento, chico, ni eres dios, ni único ni especial, eres del montón. Espero que no te deprima lo que te digo.

  2. Joel
    13/05/2012 en 05:07

    No me puedo ni imaginar como es posible que un cuerpo este movil e inmovil a la vez tendria que estar en 2 lugares al mismo tiempo lo que tambien es imposible o mas bien poco probable segun las leyes naturales que nos rigen aun que ciertamente al saber que las leyes no son leyes si no mas bien el punto maximo al que la percepcion humana a llegado y que se puede sobrepasar me hace creer que la resurreccion sea posible hahaha

    • 17/05/2012 en 16:17

      Lo siento, Joel, me gustaría responderte, pero como no has puesto ni un punto ni una coma en tu comentario, no lo entiendo.

  3. Juanjo
    12/11/2012 en 00:19

    Mi pregunta es, si es científicamente posible que Jesucristo no haya si quiera existido y sea fruto de un conjunto de falsos mitos y deidades.(leáse “la puta Babilonia” de Fernando Vallejo)

    • 12/11/2012 en 00:48

      Bueno, un mito es un mito, o sea, una falsa realidad. Falsos mitos son, por ejemplo, la benevolencia del Che Gevara o Fidel Castro, etc. Pero ninguno de los dos es un mito (lamentablemente)

      Para un no creyente, lo que debe quedar es “el manual de consulta”, es decir ¿qué principios han inspirado la civilización? ¿En qué principios se ha basado la destrucción de la civilización? ¿Qué cosmovisión comparten los países más avanzados del planeta? ¿Y los más atrasados?

      Lo importante del cristianismo para un no creyente que, a pesar de no serlo se rige por esa cosmovisión y no, por ejemplo por la mahometana o la hindú en cualquiera de sus versiones, es darse cuenta precisamente que se rige por esa cosmovisión, por esas normas, que son las únicas adaptativas. Si se las salta a la torera, se cree dios, la consecuencia es la involución.

      Fíjate que el ser humano ha evolucionado desde el estado, digamos “reptiliano” (para enlazar con la conversación que hemos tenido en otra entrada del blog), en el que el más fuerte podía matar, herir, torturar, robar, violar, lo que le viniese en gana a quien le molestase lo más mínimo. El siguiente salto evolutivo es la “ley del talión” ojo por ojo y diente por diente, por la que se rigen los mahometanos de la sharía, que es más evolucionada que la anterior, pero menos que la nuestra (son el “sistema límbico” de la humanidad). La evolución definitiva es “Ama a Dios sobre todas las cosas…” en el sentido de que Dios es La Ley Natural, el manual de consulta de los civilizados, “… y al prójimo como a ti mismo” Si entiendes el amor como conducta y no como sentimiento o emoción, que es lo que entiende la gente que está en Matrix, acabas de entender el sentido del mito o realidad, llamado Jesucristo. Acabas de entender por qué la civilización es cristiana.

      • 12/11/2012 en 02:55

        Ah, se me han olvidado un par de datos esenciales.

        PRIMERO: Entre “la ley de la selva”, la “ley del talión” y el “ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo” de Los Evangelios o Nuevo Testamento, se me ha escapado inexplicablemente uno que seguro que te suena muchísmo. Son “Los 10 Mandamientos de La Ley de Dios”, en La Biblia o Antiguo Testamento. Van justo cronológicamente antes del cristianismo, lógicamente. Curiosamente, el Antiguo Testamento es la Torá de los judíos y parte del corán (me niego a escribirlo en mayúsculas) de los mahometanos.

        SEGUNDO: El otro dato igualmente esencial que se me olvidaba, para comprenderlo mejor y tener más información para sostener discusiones: Otra de las grandes cosmovisiones humanas es el ateísmo, o mejor, el antiteísmo, que es un sinónimo o casi. Fíjate que los regímenes más destructivos de la historia han sido de corte marxista (ojalá hubiera sido de Groucho y no del otro), uno que se creyó dios y que podía cambiar el curso de la evolución, el descerebrado: el socialismo (URRSS, China, Vietnam, Camboya, Corea del Norte, Cuba, los africanos…) cuya evolución natural es el comunismo (en el primero se socializa todo, todo es de todos, todo es de El Pueblo, qué guay, en plan comuna hippye (¿similitud?), que es la nueva deidad; en el segundo se comunitariza, nada es de nadie, todo es de El Partido, el nuevo dios del que el que manda “caualmente” forma parte. (Dos de los puntos esenciales de nuestra cosmovisión son, sin ordenar, 1º El respeto a la propiedad privada, el: “A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César” y 2º la separación de poderes y de la iglesia y el estado: “Yo soy rey, pero no de este mundo”… de un tal Jesucristo) y sus mestizajes con el nacionalismo ¿Te habías dado cuenta? El negar a Dios implica creerse en disposición de cambiar la Ley Natural, la Ley de Dios.

        El antiteísta se cree dios, y que puede modificar La Ley Natural a su antojo, porque no hay nada por encima de él, nada que temer: “Probablemente Dios no exista, deja de preocuparte y disfruta de la vida” (de Dawkins, quien seguro que no dejaría a su madre, sus hermanas, su mujer y sus hijas a que alguien experimentase su repulsiva máxima. El animal). Claro, arrasa. Pero fíjate que en el imaginario colectivo queda como el Gran Demonio el nazismo (nacionalismo socialista, como sabes. ¿Lo ves?), y no el socialismo/comunismo “a secas”.

        Hitler mató a ocho millones de personas (creo recordar) en campos de concentración, en menos de cinco años (creo recordar). El socialismo ha matado a más de cien millones de personas en pocos años más. Y sigue matando. El primero está prohibido por las leyes. El segundo… ¡Qué te voy a contar que tú no sepas! Un día le pregunté a un amigo alemán el porqué de esta situación desde su perspectiva de alemán: -¡Es que ellos ganaron la guerra! Me dijo. Me dejó pasmado. No lo había pensado nunca. Ahí está la clave. La mitad de la civilización sufre una especie de alienación colectiva desde el fin de la II Guerra Mundial. Una especie de pérdida del sentido de la realidad, locura, esquizofrenia o qué sé yo.

        Volviendo al asunto, así, de menor a mayor evolución:

        – Ley de la selva y Ateísmo (Socialismo) ex aequo (habría que ver la fotofinish)
        – Ley del talión
        – El Antiguo Testamento
        – El Nuevo Testamento

        Como ves, es un asunto que me interesa muchísimo y sobre el que he leído y experimentado y pienso muchísimo, y encima lo aderezo con algo de física y neurociencia, para terminar de completar el puzzle. De hecho, supongo que ya te habrás dado cuenta, soy un bicho raro. Y más en este sector antiteísta, de lerdos adoradores de becerros de oro estilo Goleman. Eso sí, dudo mucho que haya más de una docena de personas en este sector y sus aledaños que entiendan todo lo básico, los principios, los valores, los pilares, lo transversal, de la vida y la mente tan claramente como yo. Sin falsas modestias, que otras habilidades no tengo, tengo las mías, como cada cual las suyas, puedo presumir de ello como cualquiera. Y defectos tengo, ¿eh?, y muchos, para otras cosas soy muy torpe, pero no voy a escribir de ello, sino de lo que me ha ayudado a tener menos. Pero como estamos en la confianza de colegas con muchas cosas en común, te lo cuento, para que me conozcas algo mejor. (Ya, ya sé que me dirás que esto lo leerá más gente, ¿Y qué? A mí me importa un pimiento lo que piensen de mí esta panda de estafadores semisociópatas, iluminados, payasos, tostones, inmaduros, lerdos de baba y “guaperas tech”, por mucho poder y pasta que tengan) y claramente dañinos para la evolución de la mente, y por lo tanto, de las personas y las sociedades.

        Y encima demasiados tienen la jeta de cemento armado con kevlar, fibra de carbono y grafeno, de escandalizarse cuando dices que eres cristiano (en genérico) y que de vez en cuando vas a misa y te arrodillas cuando toca, y que lees El Evangelio del día casi a diario (o eso debiera, que lo tengo algo abandonado, pero es uno de mis favoritos en el navegador de mi móvil), de que lleves un crucifijo colgado en el cuello y otro en una pulsera; claro, son absolutamente idiotas de tan absolutamente necios (ni saben ni quieren saber, creen que ya lo saben todo y no entienden absolutamente nada). Son de los que se escandalizan con eso llamado confesión, con los curas, los directores espirituales… ¡y resulta que han ocupado su lugar! ¿Te das cuenta? Es para descojonarse de la risa, de los imbéciles. Si no fuera por la catástrofe que está produciendo en la mente de las personas y en la sociedad mundial. Desesperante.

        Que sepas que con esta conversación voy a hacer un post (sin nombrarte, a no ser que quieras que te nombre, que tengo casi dos mil visitas al mes, para bien y para mal)

        Vaya ladrillo que te he soltado, ya me perdonarás, pero es que no tengo sueño y ya sabes que por la noche uno está más inspirado y a la inspiración hay que trincarla con el ordenador encendido, que si no, se escapa.

        Ha sido un placer. Sigo por aquí. Si te atreves 😉

  4. Roque
    12/10/2013 en 22:13

    Hola señor lleno de conocimientos.
    Ya no recuerdo por qué me embarqué, pero llevo un par de horas navegando en tu barco, y por algunos mares adyacentes que sugieres. Agradecido por la travesía, pero, capitán ¿seguro que no tomaste alguna copita de más en esta ins-pirada noche de insomnio?.
    Saludos

    • 13/10/2013 en 01:20

      Jajjaja, ya lo imaginaba. Es lo normal.

      ¿Qué quieres decir con la ironía? ¿Que tienes más “conocimientos” que yo? ¿Que son más útiles que los míos? Pues demuéstralo. No sé si entiendes desde una perspectiva puramente neurocientífica lo que significa el concepto ‘envidia’, que seguramente no, pero yo sí, si quieres te lo explico, aunque si no estás tan limitado como pareces, lo leerás entre líneas. En todo caso, si la ironía te sirve para irte a la cama con la autoestima reforzada, me alegraré de que la sesión de terapia te haya salido gratis. Pero mira a ver si cuando te despiertes, en lugar de intentar buscar tener razón, buscas conocer la verdad de las cosas.

      Porque mira, las cosas tienen varios niveles de comprensión, desde lo más obvio hasta las supercuerdas o el principio holográfico, y no creo que estés sugiriendo que todos estos investigadores se tomaron unas copitas de más para establecer sus hipótesis, o sea, que estaban ins-pirados. ¿o sí?

      Ya puestos, podrías decirnos qué has hecho tú destacable en la vida, quizá podríamos intentar a partir de ello establecer algún debate constructivo y quién sabe, igual resulta que has descubierto algo trascendental que supone un avance positivo para la humanidad. Yo te haría publicidad desde aquí sin dudarlo un instante. Me vas pillando ¿no?.

      Te prometo que no cuestionaré si te has tomado unas copitas de más y estás ins-pirado. ¿Sabes por qué? Porque a mí no me interesa tener razón, sino conocer la verdad de las cosas. No haré una pira inquisitorial contra ti, sino que intentaré entender lo que dices, cuestionarlo críticamente; y si tienes razón, si has descubierto alguna verdad que yo desconocía, te daré gustoso la razón.

      Esa es la diferencia entre personas con conocimientos como yo y personas que creen tenerlos, como tú. Sigue navegando a ver si acabas de encontrar el rumbo.

  5. Roque
    13/10/2013 en 16:49

    ¡Joder!, ¡como te pones tío!, la verdad es que sigues ins-pirado. Me explico:
    Cuando te dije ins-pirado, no me refiero a pirado de loco, no te conozco, no soy tan sagaz como tú que ya me psicoanalizaste en las primeras líneas,- ¿lo dices en serio?, ¿crees que te tengo envidia, neurocientífica o de la otra?,-vamos al asunto, sino que jugaba con el sentido etimológico de pira (fuego, llama, y también en su sentido de purificador). En ese sentido no cabe duda de que estás ins-pirado, caliente, furibundo, quemando al enemigo, echándolo a la pira a los sarracenos y otras malas hierbas, o sea purificando el mundo de los malos. ¡qué bueno eres! Y, amigo mío, esto asunto tuyo, y alguna satisfación encontrarás en ello. Yo no tengo nada que demostrarte a ti, pero tú sí parece que tienes que demostrar constantemente al mundo lo ins-pirado que estás. De todas formas discúlpame por el doble sentido de pirado pues llevaba a la confusión.

    En cuanto a señor lleno de conocimientos, fue el nombre que me salió en ese momento para dirigirme a tí, ¿Sabes?, como los indios, un nombre que sea una característica personal. No te ofendas, tienes muchos concimientos,o sea que es un piropo.
    Ahora bien, como decía nuestro amigo Sócrates: “solo sé que no sé nada”. Así que escuchemos al maestro. Y como escuchar es interpretar, yo lo interpreto así: después de tanto saber, después de tantos conocimientos, me doy cuenta de que realmente solo tengo dentro datos, conceptos, realizando mis rompecabezas con ellos.Más allá de eso no puedo ir, o sea reconozco que al final no sòlo no sé nada, sino que nada real puedo saber. Y esto es la paz. Me entrego, podríamos decir en términos religiosos.
    ¿Observar la mente?..lo que observa la mente también es la mente; Así que ya que estamos en la búsqueda de la verdad vayamos hasta el fondo y veamos si es posible encontrar una verdad que no sea “solo sé que no sé nada”, Y esto no es nihilismo sino algo parecido a pobreza de espíritu.
    ¿Cómo voy a pretender tener razón entonces?.Así que no discutamos, ¿quién va a tener razón? ¿Tú porque manejas mejor los datos? ¿yo porque soy más astuto o más manipulador?. Seamos valientes, eso sí, en decir lo que pensamos, no seamos blandengues practicantes de la empatía con tododios. Digas lo que digas nunca llueve a gusto para todos.
    Normalmente nos comunicamos a través de nuestras estructuras de pensamiento. Estoy de acuerdo contigo en que se comprende bastante bien la mente con el símil del ordenador, por lo tanto cuando creemos que estamos pensando libremente, lo que estamos es manejando y combinado datos que ya están en la máquina. Así que si lo que entra no encaja o choca con la información estructurada que hay dentro, ¡plaf¡ de pronto puede surgir la ins-piración. O sea que dudo mucho que podamos tener una comunicación libre, y mucho menos con cualquier creyente, el cual ya tiene dentro muchas estructuras sagradas, o sea intocables. Y, por supuesto, no tengo nada contra ellos, cada uno gestiona sus miedos como puede. Totalmente respetable siempre y cuando respeten al ordenador del vecino. Pero esto ya nos mete en otro asunto.
    Una de cal y una de arena. Como te dije me encontré en tu blog creo que buscando algo de neurociencia, y aunque no suelo jugar al ping-pom en los blogs, se me ocurrío este comentario, pero parece que no tienes mucho humor. Sin ser tan sagaz como tú, veo por los comentarios, que si en los mismo están de acuerdo contigo, o te alaban o adulan, todo es colegueo, pero si no están de acuerdo contigo, de pronto y de repente te ins-piras. ¡Carai que cuidado hay que tener contigo!
    Santiago, insisto, no tengo interés en discutir, sí en cambio estoy abierto a compartir e intercambiar datos contigo, por supuesto, sin calentar tanto el ordenador, ¡que se nos puede estropear!
    Bueno, quiero decirte que me caes bien sin que para ello tenga que hacer ningún esfuerzo para ser empático contigo. Pero reconozco que me tienes un poco acojonado, sabedios lo que me vas a contestar. Sé magnánimo, no te ins-pires demasiado, por favor.

    Pd.Yo también estuve hace muchos años con Swami Vishnudevananda, y en el post El espíritu, creo que podrías sacarle bastante más chispa. (consejo gratis para compensar la sesión de terapia gratis. No quiero empezar debiéndote nada. Ríete un poco, porfa.)

    Un abrazo

    • 14/10/2013 en 01:28

      No hace falta psicoanálisis, eres muy evidente. Y ya veo también que eres especialista en nadar y guardar la ropa. Cuando uno es hombre-hombre, mantiene lo dicho pase lo que pase; y si está equivocado, se disculpa, no lo estropea más tratando de arreglarlo. ¿Seamos valientes? Pues dale.

      Desde Sócrates ha llovido mucho, amigo. Tu problema es que tienes una soberana empanada mental porque no has empezado desde el principio. Pretendes comprender la casa empezando por las tejas del tejado, y así no hay forma. Empieza aceptando verdades básicas, evidentes y fácilmente comprobables, como que después del día empieza la noche, o que si te bañas te mojas. Poco a poco, a medida que lo entrenes, irás acostumbrándote a ver la realidad. Luego todo es más fácil, las piezas encajan ellas solitas.

      Claro que lo que observa la mente es la propia mente. Pero da la casualidad de que la mente humana tiene dos partes (a grandes rasgos), la que percibe, procesa y ejecuta y la que lo observa y regula. Léete el último libro de Damasio. Es un tostón insufrible y gran parte es un delirio, pero la división entre el observador y lo observado es muy acertada. Así no dirás que me lo invento.

      Como la práctica totalidad de los que piensan como tú, todavía no te has enterado de que creyentes somos todos. Unos creemos que hay Dios, otros creéis que no hay Dios. Tanto lo uno como lo otro son creencias. No me lo agradezcas, es mi deber. El problema de los que creéis que no hay Dios es que no aceptáis que estáis en abrumadora minoría. Es jodido, lo sé no sólo porque es algo obvio para quien se informe y piense desapegadamente, sino también porque yo también anduve por esos cenagales. Y como reacción a esa abrumadora superioridad del “enemigo” surge la impotencia, la frustración, la envidia. Y el odio. Y la falta de respeto. Acepta que estás en minoría, aunque te jorobe, es sano. ¿Has leído el post sobre la neurociencia del nacionalismo?

      ¿Que me ría? Yo empecé mi anterior respuesta con un “Jajjaja”. Deja de ver la paja en el ojo ajeno, que tienes el Costa Concordia encallado en tu lagrimal.

      No te hagas el bueno ahora, “sé valiente”. Tú no tenías ningún ánimo de intercambiar información, tú querías reírte de mí y humillarme, y te ha salido el tiro por la culata; y como no “eres valiente”, ahora reculas. Pues venga, intercambiemos información, ya ves que no quiero hacer leña.

      Por ejemplo: de Vishnúdevananda no se suele salir con la cabeza en su sitio. Lógicamente. Difunde una cosmovisión meridianamente recesiva. Aquí va una verdad más compleja, para que vayas entrenando; pero déjala para dentro de un mes, cuando hayas constatado treinta realidades incuestionables, una por cada día, porque antes no estarás preparado: sólo hay una cosmovisión adaptativa. Todas las demás son recesivas.

      😉

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: