Inicio > Educación, GhostBusters, Inteligencia (M)Emocional, Psicología > Rafael Bisquerra, inteligencia emocional contra la crisis de la enseñanza

Rafael Bisquerra, inteligencia emocional contra la crisis de la enseñanza

imageRafael Bisquerra es un experto en educación emocional. Sí, como lo oyen. Es como Punset, pero a diferencia de éste, es profesor de una universidad de esas que pagamos todos con nuestros impuestos y que en la finiquitada época de vacas gordas montaban una cátedra en un pispás si uno tenía amigos en el decanato o el rectorado… o en la administración política de turno, sin contar con algún aporte económico de cualquier entidad sin ánimo de lucro pero curiosamente interesada en su divulgación, aunque esa especialidad no sea más que pura pseudociencia, como la homeopatía en la Universidad de Zaragoza, la de Qi Gong en la de Alcalá, de Reiki en la de Gerona, o la Universidad de Barcelona, donde presta sus inestimables servicios a la sociedad –de educación para la ciudadanía, por ejemplo–   el catedrático Rafael. 

 

 

Vamos a analizar uno de los vídeos de divulgación protagonizado por el experto, en el que nos regalan unas pautas útiles para intentar llevar al sistema patrio a la final de la Champions League de la educación, sonrisa mediante, ya saben. Les recomiendo que se sienten.

Del minuto 0:00 al 0:08, la locutora nos recuerda que según afirma Rafael Bizquerra, uno de los expertos más cualificados –y sonrientes– en educación emocional de nuestro país, más importante que los conocimientos de un profesor en el aula, es su inteligencia emocional. A mí no se me ocurre ninguna objeción así a botepronto, porque podemos dar un cursito de fin de semana a todos los desempleados de la construcción y aliviamos las cifras del paro. Al fin y al cabo, si los conocimientos no son tan importantes, algo por lo demás bastante evidente dada nuestra clasificación en el informe PISA, nos da igual tener brillantes licenciados que excelentes y baratos operarios de la construcción, ¿no?. Pues hala, Wert, a recortar.

Alrededor del minuto 0:20, Rafael afirma con total rotundidad que eeeeestoooommmm… que una persona que tiene inteligencia emocional puedee… de alguna formaaconectar mejor con las emociones de los demás. Una nítida definición para tratarse de un experto de categoría planetaria, sin duda. Eso de E= mc2 no me acababa de convencer a mí.

Sobre el 0:26, Bizquerra aporta una de las claves esenciales para mejorar el rendimiento académico de los alumnos: un profesor dotado de esa divina cualidad, procura evitar generar emociones negativas en su contexto de aula. No me digan que eso de “contexto de aula” no queda muy… ¿cómo decirlo? ¿Serio y formal? ¿Elegante? ¿Digno de tal alcurnia?

Eso sí, no se le ocurra usted ponerle menos de un diez en una prueba a ningún alumno, no fuera a ser que alguno experimentase una brizna de frustración y convenciese a sus papás de pegarle una paliza o denunciarle a la inspección educativa. Ya puede andarse con cuidadín o le destrozarán a usted su autoestima. ¿Solución? Evidente: venderle unos cursos de inteligencia emocional también a los padres y a los alumnos, así nadie hace nada y todos contentos. No me digan que no es buena idea.

A partir del 0:34 dice tan tranquilo que ése buen profesor sabe que las emociones negativas generan una respuesta de e-vi-ta-ción hacia lo académico. Así que ya saben, si su hijo no quiere estudiar, no le obliguen al pobre, lo mandan al máster ése de la Universidad de Barcelona, que allí aprender aprender, no sabemos si aprenderá, y servirle para algo tampoco, pero pasarlo bien un buen rato; y al final, es casi regalado, lo pagamos entre todos. Ya saben que a caballo regalado… Oigan.

–– Dice Rafael a continuación que las emociones positivas producen unaimage respuesta de aproximación. Ya, eso ya lo intentó la diputada Ciciolina en el parlamento italiano, ¿se acuerdan? Y sin duda tuvo su éxito, así que ¿por qué no intentarlo, verdad? Aunque si les parece demasiado que inviten a sus hijos de ocho años a experimentar sin límites morales impuestos su sexualidad, podríamos contratar a Boris Izaguirre, Buenafuente y a Pablo Motos, que los chicos son muy graciosos. Así no es seguro que consiguiéramos elevar el nivel educativo en España, pero al menos… los pobres… serían tan felicesss. ¿Verdad?

–– Alrededor del minuto 1:21 dice que en las aulas de secundaria existe una permanente provocación emocional. Y claro, eso no se soluciona mandando una semana al provocador a que lo soporten sus padres. No, se imagesoluciona ofreciéndole una clase de catarsis sexual en lugar de matemáticas mientras los demás –no sé si lo saben, pero se lo digo yo que lo he vivido trece largos años, pero el Reglamento de Derechos y Deberes de los alumnos de cualquier centro dice expresamente que los alumnos tienen derecho a la educación– tienen que soportar que el profesor dedique diez minutos de la clase a buscar la estrategia adecuada para reconducir emocionalmente al interfecto. Yo ofrezco una opción mejor: para facilitar el adecuado bienestar emocional de los chavales, junto con los portátiles que las consejerías autonómicas de educación 2.0 premian a los alumnos, se les surta cada día con un capazo de hortalizas diversas. 

 

Es en serio, tal y como se lo cuento, no es una película de ciencia ficción ni una comedia americana. Si no se lo creen, vean el vídeo. Estamos en el planeta Tierra, en el año 12 del segundo milenio.

 

 

 

Para terminar, ¿quieren ver una investigación que demuestra que los universitarios emocionalmente inteligentes tienen mejores resultados en trabajo en equipo? Aquí la tienen, no se la pierdan.

 

@rabiesan

Anuncios
  1. 23/04/2012 en 18:16

    ¡Jooorl! ¿Y no será que hemos construido una especie de Frikilandia, a lo bestia? Y está muy bien el frikismo, es muy alternativo. Pero si hay que pagarlo … no sé yo.

    • 24/04/2012 en 12:34

      Si no fuera porque de tan acostumbrados que estamos a ser idiotas ya ni nos damos cuenta de que lo somos, diría que somos rematadamente idiotas.

  1. 04/08/2014 en 00:53

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: