Inicio > Neurociencia, Psicología > La app imprescindible para tu móvil. Puede salvarte la vida

La app imprescindible para tu móvil. Puede salvarte la vida

No es ninguna broma y tampoco una exageración newage, ya saben que no es mi estilo, como tampoco lo es defender soluciones rápidas para ningún asunto, aunque soy consciente de que alguna existe, como las meigas.

 

Entendamos cómo funciona el cerebro frente a un trauma, una experiencia que ineludiblemente viviremos todos en variables circunstancias e intensidades a lo largo de nuestra vida, un despido, un desahucio tan frecuentes en la crisis actual, la muerte de un ser querido, una infidelidad, una separación conyugal, un suspenso en un examen importante o en una oposición, una agresión, un atraco, un accidente, la quiebra de la propia empresa o el fracaso de proyectos trascendentales.

 

 

Un trauma es una experiencia vivida, y las experiencias excitan los astrocitos, esas pequeñas células que viven en sociedades entre las neuronas, en nuestro cerebro. Cuando el impacto de la experiencia –caso del trauma– es elevado, los astrocitos individuales de las áreas afectadas quedan un tiempo variable excitados, impactados, impresionados, exactamente igual que su propietario que es la suma de todos ellos: usted. Cuanto mayor es el impacto, mayor es la excitación de los astrocitos.

Eso llamado aprendizaje tiene justo ese fundamento: cuando aprendemos, lo hacemos porque hemos excitado losFile:Jimmy Carter Library and Museum 99.JPG astrocitos relacionados con el tema de estudio, y al estudiar o practicar lo aprendido, fortalecemos esa excitación. Un trauma abrevia el proceso debido a la elevada intensidad de la experiencia, algo totalmente opuesto a las experiencias intrascendentes que no aprendemos porque no nos resultan interesantes o útiles. Los astrocitos excitados a su vez refuerzan las conexiones neuronales que les envían la información del entorno, creando líneas directas –líneas calientes o teléfonos rojos como el célebre entre Washington y Moscú durante la Guerra Fría– entre la realidad y los astrocitos, con el objetivo de preparase para evitar en lo sucesivo la repetición de la experiencia traumática. A ello contribuye también la red vascular que les alimenta de nutrientes, que aporta en estos casos un plus de irrigación y recogida. Así, se fortalece todo el sistema, consolidando el recuerdo de la experiencia, haciendo que los pensamientos generados por esos astrocitos hipertrofiados sean desagradables y recursivos, un incesante e insoportable ir y venir de ideas dolorosas. 

Atenuar el impacto de una experiencia traumática en esos pequeños habitantes de nuestro encéfalo puede resultar vital para la supervivencia en general, pero sobre todo para la psicológica, porque el trauma puede sumirnos en una gran depresión del ánimo de impredecibles consecuencias y variable tiempo, que nos llevará, también inevitablemente, a una fase maníaca en la siguiente fase del ciclo, algo opuesto al sano y deseable equilibrio mental. O puede llevarnos a la consolidación de una respuesta defensiva fóbica o de pánico injustificado inevitables ante situaciones que presenten algún tipo de similitud con la traumática.

La cuestión –ahora que sabemos cómo funciona un trauma en el cerebro– es el cómo, qué podemos hacer para atenuar su inevitable impacto una vez producido el trauma. No, no vayan a su psicólogo o a su coach, nada podrá hacerles aparte de compañía. La respuesta es otra, y obvia: evitar que se consolide tan fuertemente el recuerdo de la experiencia traumática. ¿Cómo? No se lo van a creer, pero créanme, es científicamente cierto y, lo más importante: funciona. Se trata de implicar al cerebro, en las seis horas siguientes al trauma, en tareas que requieran elevados grados de concentración, inhabituales, exigentes, de forma que excitemos otros astrocitos distintos de los relacionados con el trauma, y que ese plus de irrigación e información que ha propiciado, rebaje su intensidad y se desvíe hacia los encargados de procesar la nueva tarea salvadora.

Existe un riesgo al utilizar esta estrategia, y es que nos convierta en personas osadas, inconscientes, sin miedo adaptativo al error, lo que nos llevaría a tropezar una y otra vez con la misma piedra, así que no conviene abusar de ella utilizándola en el primer displacer que les surja, pero sí tenerla en nuestro smartphone por si acaso. Recuerden que es durante las seis siguientes horas cuando hay que utilizar la app, cuanto antes mejor, cuantas más veces mejor, como si pueden estar las seis horas seguidas utilizándola. Sugiero utilizarla implicando más sentidos, como el oído, escuchando a alto volumen algún tipo de música fuerte, tipo heavy metal o rock and roll, para atenuar también la parte auditiva del recuerdo. Si el trauma es muy intenso podría ser recomendable repetir el ejercicio varios días cuando surjan los pensamientos recursivos, aunque el estudio no dice nada –pero es de sentido común– de ello. Y si se trata de una mala noticia sobre la salud o la muerte de un ser querido, al terminar las seis horas, recen por su salud o por su alma.

¿Cuál es la aplicación de la que estamos hablando? Alucinen. Según se explica en este interesantísimo artículo, la salvación es el Tetris. Ya se la están descargando y no se les ocurra eliminarla, en cualquier momento puede salvarles la vida.

Anuncios
  1. Alejandro
    06/05/2012 en 00:47

    Yo no he probado el tetris, pero lo que funciona muy bien es una de las Flores de Bach, el Rescue Remedy. Palabrita, lo he probado aunque no me creía nada. No podía más de dolor sordo y la cabeza de dar vueltas a lo mismo. Pasé casualmente a los cuatro días por un herbolario, pregunté si tenían algo, me ofrecieron las gotas, al principio dije que no, pero insistieron y las compré (15€ aprox), dos gotas bajo la lengua cada media hora. No me lo podía creer, la cabeza estaba quietecita y el dolor sordo disminuido al mínimo. Increible.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: