Inicio > Uncategorized > Cartas a Paula. Las reglas adaptativas. La causa del universo, el ser humano y la civilización. El principio (I)

Cartas a Paula. Las reglas adaptativas. La causa del universo, el ser humano y la civilización. El principio (I)

Con esta entrada inauguro una serie con la que pretendo explicarte condensadamente, querida hija, todo lo importante que he aprendido en mi vida, un periplo que transcurrirá desde el Principio de los Principios, la mente humana y todo lo que implica y la rodea -que es mi punto más fuerte-, pasando por eso que llamamos la muerte y lo que atomoahay después de la muerte, desde una perspectiva amplia, científica y-religiosa, concepto que sólo es un oxímoron para quien no está dispuesto a entender la realidad porque prefiere pensar en lo que otros le induzcan a pensar, porque es más guay, más cool, porque otras visiones son anatema hoy en día, o lo que sea. Sin olvidar la historia y la política, claro, porque exactamente, sin exagerar un ápice, las mismas reglas lo crean y gobiernan todo. Todo. Allá cada cual con su opinión, sus filias y sus fobias, pero si sirve a alguien más que a ti, a algún otro padre que quiere tener ideas para explicar a sus hijos el funcionamiento de todo lo que existe, me alegraré. Es muy tranquilizador. Como para relajarse y ponerse a hacer lo que cada uno tiene que hacer, rasgo distintivo de nuestra weltanschauung (cosmovisión, para los que desconozcan el término) civilizada y ausente en las demás, como bien sabes.

También sabes que hay que hacer las cosas más sencillas de entender, lo cual no implica simpleza, sino sumisión al espacio de escritura y al tiempo. Para explicar cómo hemos llegado hasta aquí es obligatorio sintetizar muchísimo, pero paradójicamente, no tanto, porque al final, como dicen los esotéricos, micro = macro. Es cuestión de tener las adecuadas información y experiencias que aporta la curiosidad del casi medio siglo de vida, con sus correspondientes alegrías y tristezas, éxitos y fracasos, conocimientos y desconocimientos, aciertos y errores… Y capacidad de síntesis. Así que vamos a resumir mucho, pero tú ya tienes información suficiente con tus veinte años como para entenderme, y ya has soportado muchas de mis palizas. Los demás que pregunten, que les contestaré con mucho gusto si es que puedo.

 

  Todo cabe en lo breve.

Pequeño es el niño y encierra al hombre;

estrecho es el cerebro y cobija el pensamiento;

no es el ojo más que un punto y abarca leguas.

Alejandro Dumas

 

Y para empezar, afortunadamente ya sabemos, por ejemplo por el popular físico-estrella émulo de Einstein o Hawking, Michio Kaku, que una minúscula fracción de segundo después del Big Bang -que es la metáfora al uso, pero no más que una metáfora o una forma fácil de verlo, sesgada por eso de que vivimos en un mundo material, sólido- sólo existía una partícula negativa y una positiva un poco más grande que la negativa. Ya te he explicado alguna vez que si las cosas hubieran sido diferentes, es decir, si ambas partículas hubiesen sido idénticas después del Big Bang, grosso modo, el universo no se hubiera desarrollado, se hubiese quedado, por ejemplo, estacionario en el tamaño de una pelota de fútbol, o de La Tierra, o vete tú a saber. Por el contrario, si la negativa hubiese sido más grande, se habría contraído tan rápidamente como grande fuera la diferencia entre ambas partículas. Se habría desinflado como un globo. Y 8g2para finalizar, si la positiva hubiese sido demasiado grande, si no hubiese sido exacta y precisamente de esa casual magnitud, el universo se habría expandido tan rápidamente que la fuerza de la explosión impediría el trabajo que hace la fuerza de la gravedad manteniendo juntos átomos, gases, polvo, asteroides, planetas, galaxias, etc., -que tampoco existirían- lo que comportaría un rápido enfriamiento y consecuentemente la muerte de todo. Esta “regla primigenia” es pura física, y además de lógica, sobradamente comprobada, y por lo tanto absolutamente irrefutable. Y reconfortante. Y absolutamente trascendental, clave para entenderlo todo.

Ya has imaginado más de una vez las dos partículas primigenias bailando entre sí, chocando, luchando, yendo en paralelo, una para cada lado…  aparentemente al azar aunque ya sabemos que el azar tiene un margen operativo mínimo si es que existe, porque hasta a nivel cuántico hay determinismo, mal que nos pese, ¿verdad?. O bien; cuestión trascendental. A fuer de corta vida tú estás en edad de creer que construyes tu propio destino, y sé exactamente a lo que te refieres, como le dice Morfeo a Neo; pero cuidado, porque de ahí a creerse dios y que uno puede inventarse las reglas hay un paso. Sigamos, que de esto hablaremos en otro momento. Te hablaba de imaginar una pareja de partículas moviéndose en una algarabía aparentemente caótica combinándose, fragmentándose, dividiéndose en partículas fractales más pequeñas que van creciendo como crecemos las personas a partir de sólo un par de células cargadas de ADN-información, y que cada uno de los trozos se mezcla con los demás a lo largo de eones… dando lugar a Todo.

Aquí hay que hacer una precisión. Sabes muy bien que caos significa apertura, apertura que permite un orden hipercomplejo, generado por esas propias leyes primigenias, por lo que Caos no es tan fiero como lo pintan sino libertad, condición sine qua non para la evolución, con sus lógicas implicaciones políticas, por las que tu padre se convirtió al liberalismo conservador, porque entiendo la necesidad vital de la libertad y a la vez la igualmente vital de respetar las reglas supremas por encima de todo, con mis pecados (tropiezos) y todo, que una cosa es saberse las normas y otra tener la capacidad o las ganas de seguirlas.

Para verlo desde otra perspectiva que te ayude a clarificar la cuestión, puedes imaginar también, en lugar de un baile entre partículas, un caótico baile entre el 1 y el 0. Para hacernos bien a la idea podemos dar un salto hasta la aparición del ser humano. ¿Cuántos unos y ceros se pueden replicar desde el matrimonio entre el 1 y 0 primigenios, el primer cluster humano después del individuo?. Sí, matrimonio entre un varón y una mujer, ¿entiendes el porqué de la importancia de oponerse a la denominación matrimonio entre personas del mismo sexo 1 y 1 ó 0 y 0? No pueden combinarse ni fragmentarse, no forman nada como nada forman dos electrones solos; hasta el elemento más sencillo de la naturaleza, el hidrógeno, tiene un electrón (-) y un protón (+), orbitando el primero alrededor del segundo.  Ya sé que sí lo entiendes, pero te lo recuerdo, que nunca viene mal, porque es más fácil seguir las normas si las entiendes, si no crees que son una caprichosa imposición de algún tiranuelo, que también las hay, por supuesto, y contra esas hay que luchar.

¿Cuántos hiperpetayottaoctillones -o más- de unos y ceros han ido engendrando el 1 y el 0 primigenios si tenemos en cuenta que seis de las diez dimensiones de este enorme universo (multiverso) están contenidas en un espacio que de tan pequeño tan pequeño no se puede ver con nada? Como en el principio de los principios. ¿Cómo se puede entender esta barbaridad de magnitud? Pues utilizando un descubrimiento de Einstein: la luz se desplaza a la misma velocidad en un universo como el que vemos y otro igual mil quintillones de quintillones de veces más grande… o mil quintillones de quintillones de quintillones de veces más pequeño. La luz llega en el mismo tiempo de un extremo al otro de cualquier universo igual, esté a la escala que esté, como los coches de juguete o La Casita de Pin y Pon con respecto a coches y casas reales. El tamaño del universo no importa, la velocidad de la luz es una constante, el espacio es relativo, todo cabe en cualquier espacio, como decía Dumas. De hecho Todo cabía en las partículas primigenias y todo volverá a caber cuando el universo se contraiga en el final del famoso Big Crunch, que es como la moviola de la historia. Todo volverá a ser un cero y un uno un poquitito más grande que el cero. Y vuelta a empezar. Y tú y yo, y todos, también.

Así que ya tenemos la primera regla primigenia, el algoritmo primigenio -como sabes que me gusta nombrar a esa cosa-, puesta a iterar (repetir) como iteró el ADN de los mitológicos y acertadamente metafóricos Adán y Eva a través de toda su descendencia, ramificándose, mezclándose y dando lugar a la humanidad, a ti y a mí y a tus hijos y a los hijos de tus hijos… ¿A que así se entiende mejor eso tan poco de moda ahora, tan carca, que se llama La Biblia? Es que mola más leer a Goleman o a Punset ¿verdad?. En fin, hija, ya sabes que el mundo está lleno de cretinos, de esos que, como tú tan acertadamente adviertes: “Están en el mundo porque tiene que haber de todo”. Brillante y profunda máxima que, aunque breve, contiene también todo el conocimiento que te quiero transmitir o reforzar. Sí, ciertamente muy cierto, tiene que haber de todo, aunque afortunadamente hay un poquito más de positivo que de negativo, gracias a lo cual la evolución continúa a pesar de los que se empeñan en fastidiarla y fastidiarnos a los demás, destruyendo lo que los demás construimos. Pero siempre queda algo de lo construido.

Ya, me dirás, pero si pensamos en términos de partículas o ADN estas cosas no se entienden muy bien, porque en España no es que la generalidad de las personas estemos a buen nivel precisamente en ese campo, es lo que tiene tanta telebasura, pero a diferencia de mis abuelos, aquí a la vuelta de la esquina, nosotros sabemos que con información se pueden construir cosas, por ejemplo el software que estás usando para leerme que, aunque sea virtual, no tiene nada de irreal. Fíjate la de cosas que han cambiado desde la primera impresión industrial de La Biblia, y no es más que información en un montón de papel. Y sabemos que, a diferencia de otros tiempos en los que era imprescindible la fuerza y la habilidad para fabricar cosas, ahora se pueden fabricar con la información de un ordenador que maneja una máquina, que es más o menos lo mismo que el hiperyottaordenador que es el encéfalo humano manejando unos músculos que mueven unos huesos. Incluso podemos crear una especie vegetal diferente manipulando su información genética, o un ser vivo a partir de simples fragmentos de microscópico ADN. Pero si te sugiero que imagines que la partícula positiva y la negativa no eran materia sino simplemente un simple signo + y un signo – o incluso un 1 y un 0, ya puedes hacerte a la idea de lo que ocurrió hasta ahora. Bueno, ya sé que ya te la haces, pero te lo recuerdo.

 

 

Porque ¿qué es una nube de gases o polvo cósmico? Información. Y mediante la fuerza de la gravedad y las otras cuatro que atraen partículas de distinto signo -información- se acaban generando gases, planetas, estrellas, galaxias, grupos de galaxias, universos… Todo ES información; todo está compuesto, formado, construido, en última instancia, de información, luego la información es la base, el germen de Todo. Información inmortal, tema del que hablaremos otro día. Y gracias a la información que hemos ido heredando, la humanidad, y particularmente desde hace hoy dos mil doce años y el fin de la opresión del mahometanismo y el barbarismo que posibilitó el fin de la gélida Edad Media y el nacimiento de La Ilustración, con sus subidas y sus bajadas a veces terroríficas, hemos sido capaces, entre todos, luchando, bailando, moviéndonos en este caótico mundo, de construir esta maravillosa civilización. Con sus pros y sus contras, sus positivos y sus negativos, su materia y su antimateria; lógico, ¿cómo iba a ser si no si todo es un fractal del algoritmo primigenio, un uno y un cero un poco más pequeño que el uno?.

Seguiré contándote cosas otro día.

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: