Inicio > Uncategorized > Cartas a Paula. La muerte (1) y el bienestar con uno mismo.

Cartas a Paula. La muerte (1) y el bienestar con uno mismo.

Verás, hija, salvo raras excepciones, la gente tiene mucho miedo a la muerte, y normalmente quien no le tiene miedo es porque se niega a pensar que algún día se vaya a morir. Hasta que el momento ineludible se avecina implacable.

El caso es que muy poca gente acepta que se va a morir, y como te decía antes, la mayoría de los que afirman haberla aceptado mienten, simplemente sucede que no se atreven a ponerse a pensar más de cinco minutos sobre la mayor certeza del ser humano; si no la única. Como mucho preguntas sin respuesta fiable en alguna noche de esas en las que nos da por la melancolía o el terror en las que alguien saca a relucir el asunto de la chica de la curva.

Pero es que igual no es un cenagal, vaya usted a saber, y ellos nada, erre que erre, negando la fuente de su mente, de su pensamiento, de su personalidad, sus ideas… en lugar de acercarse a explicaciones que tranquilizan a la gente, a mucha gente. Los pobres vanidosos se hacen los listos, como si tuvieran remota idea de algo, y se lían a despotricar contra las bases de sus ideas, saliéndoseles el duodeno por la boca. ¡Cuánta visceralidad y qué poca racionalidad! Claro que, con la sociedad del bienestar, la inteligencia (m)emocional y estas cosas, a casi todo el mundo se le ha reblandecido el seso.

Nadie; nadie en el mundo sabe, a ciencia y cierta, qué hay después o si ni siquiera hay nada, si todo se acaba aquí y todas esas cosas que suelen decir los que muerden la mano que les da de comer, la que les protege, la que les ha hecho ser lo que son, personas que viven en el cómodo mundo civilizado y no, por ejemplo, muertos de hambre en la India, África o Corea del Norte. 

¿Te das cuenta de cómo son de tontos? No tienen ni repajolera idea del asunto, la misma que el resto del mundo por más que hayan estudiado; sin embargo se apuntan a una explicación concreta de la muerte y el más allá sin tener ni la más mínima seguridad de que sea la acertada o la equivocada. ¡Pero ni idea! Ya sabes. Y eso que los muy tontos sufren, viven acojonados, mirando siempre hacia otro lado para no ver su inexorable destino. Y luego dicen que no hay destino, aunque cualquiera que haya dedicado más de media hora a estudiar el libre albedrío sabe que sí. En fin.

¡Si te vas a morir, hombre! Me gustaría decir a más de uno de estos que van dando cursitos por ahí para ser felices, líderes, coaches, influyentes y con mogollón de amigos admiradores, presos de la fase maníaca del ciclo tímico. (Sí Punset, también estoy pensando en ti, que se te ha ido la olla, como a tu colega Morgan Freeman, que ayer casi me parto oyéndole hablar de los “campos mórficos” y el “sexto sentido“). Habría que decirles: deja de intentar evadirte, afronta cuanto antes la cruda realidad, porque mientras no lo hagas estás sufriendo, como cuando uno se sienta en la sala de espera del dentista pero permanentemente, con ratitos eufóricos salpicando sus miedos.

Y si sólo se amargasen la vida a ellos mismos tendríamos un mal menor, pero normalmente el que está sufriendo tiene la desagradable costumbre de chinchar o amargar la existencia o el trabajo a los demás. Ya sabes, el miedo es una experiencia negativa, y cuando están activadas las áreas cerebrales del displacer, de lo negativo, todo se ve más peor. Uno se vuelve quisquilloso, porque espera que todo el mundo contribuya a su felicidad. ¿Te lo puedes creer? Ya sé que no te sorprende, después del coaching y todas esas gaitas, que a las empresas les vendan cursos para que sus trabajadores sean felices. Sólo falta que venga mami con el biberón. ¡Infantiles!

Y cuanto más peor se ven, pues más amargado está uno, de peor café, y en el ámbito doméstico uno discute con su mujer o una con su marido (ha quedado claro, ¿no?), y se van a buscar otro con la esperanza de que le haga olvidar una temporada -bañados en feniletilamina- que la va a cascar como todo hijo de vecino. Entonces lo ven todo a través de esos idílicos cristales rosas, están de muy buen rollito y pretenden que todo el mundo a su alrededor comparta su efímero bienestar. ¡Qué plastas, oye!

Y en las empresas, el insoportable rollo de la empatía obligatoria so pena de exclusión social, todo el mundo blandito, intentando no levantar la voz no sea que alguien le mire por el rabillo del ojo y comente en la máquina del café: “Tiene nula empatía“; que es lo que le dicen a tu padre al menos dos veces por semana. Todo el mundo ocultando su personalidad no sea que sobresalga demasiado y moleste a alguno de los intolerantes a la frustración que ya son inmensa mayoría. Ríete tú de los Diez Mandamientos. ¡Pero hombre, cuándo vas a empezar a ser tú! ¡Si no vas a gustar a todo el mundo te pongas como te pongas! ¿No te das cuenta de que si te pasas el día tragando y con la sonrisita te van a tomar por el pito de un sereno? ¿No te das cuenta de que los expertos en inteligencia (m)emocional siempre van a ser más guachis que tú, que sólo es una estrategia para someterte? Nada, hija, deben pensar que a falta de vida eterna, van a pasar a la historia de la humanidad como unos gandhis cualesquiera.

Y resulta que al final es una cuestión práctica, tremendamente práctica y de sentido común: ¿Por qué vas a estar toda la vida amargado pensando en que después de lo que sufres en esta puñetera -y maravillosa- vida no hay nada? Si tuvieran arrestos se pegarían un tiro, pero como son cobardes del puro miedo permanente en el que viven, no se atreven. Son como los que se declaran agnósticos, son en realidad no creyentes, y presumen de ello, pero poquito, no vaya a ser que sí haya algo y la jodan… para siempre jamás. 

Y es que nadie tiene ni idea, hija, por mucho que te intenten convencer de lo contrario; pero sale un científico famoso, que se ha hecho célebre por investigar sobre el cerebro, el cáncer o la teoría de la relatividad; o un cocinero televisivo, o un famoso, o un político…. y aunque la ciencia de frontera aún no haya descubierto siquiera qué narices es lo que confiere la masa a la materia, ya sabes, el Bosón de Higgs -o sea, que estamos en pañales-, se ponen a dar su opinión sobre un asunto acerca del cual tenías tú tanta idea como ellos… cuando tenías diez años; por mucho premio Nobel que hayan ganado. Y a pesar de que carecen de cualquier autoridad para sentar cátedra sobre el más allá, convencen tan bien que hay más de cuatro pánfilos que se suman a sus teorías. Y las defienden como sarracenos.

Porque digo yo, para terminar por hoy: ¿por qué no elegir una explicación que alivia, que te hace sentir mejor? ¡Si en ningún caso existe el más mínimo atisbo de se pueda afirmar una y negar la otra con rigor científico!. Es como pensar que la crisis no va a acabar nunca. De sectarios sin remedio.

Ya sabes lo que pienso, que hay que ser valientes, analizar el asunto de la muerte como merece, desde varias perspectivas, incluso -sólo como contraste, ¡faltaría más!- las de religiones recesivas; dedicarle un tiempo de reflexión y sacar las conclusiones pertinentes. Sí, he dicho pertinentes, que muchos confunden las partes con el todo y reniegan de lo que les haría sentirse y ser mejores y más auténticos porque haya ejemplos negativos entre los partidarios de una determinada creencia. Pero no te molestes en decirles que Hitler, que Lenin, Stalin, Pol Pot, Mao, Ho Chi Min, Castro… y sus secuaces eran ateos, porque esas partes parece que no contaminan sus todos.

¿A que apetece darles una colleja?

 

Anuncios
  1. Juanjo
    08/12/2012 en 22:24

    Saludos Santiago. Llevo un par de días queriéndote escribir ya que me ha pasado algo curioso. No tiene mucho que ver con tu post que ya comentaré cuando lo asimile.
    El caso es que estoy dado de alta en el grupo de Coaching area de Linkedin para ver como se siente “emocionalmente”, por supuesto, un racista en medio del Bronx.
    El caso es que tenemos una fulana que cuelga un post vendiendo que su curso de PNL poco más y le va a alargar el nabo a su marido, a lo que le respondo con una cita de Kant en Crítica de la Razón Pura: “Somos lo que hacemos, y sin entrar a valorar sus aportaciones como pensador, creo que esta frase encierra una reflexión clave. Somos lo que hacemos y no lo que pensamos, puesto que muchas veces pensamos y actuamos de forma divergente. Nosotros, en MCS entendemos el comportamiento humano desde una perspectiva conductual. En nuestra experiencia como psicólogos del alto rendimiento deportivo, hemos conseguido más y mejores resultados entrenando la conducta, en lugar de la cognición. Detención del pensamiento, autoinstrucciones, diálogo interno positivo o cualquier otra forma de programación neurolinguística provoca cambios difícilmente medibles e inclusos inexistentes sino va acompañada de la conducta. Nosotros entrenamos el lenguaje no verbal entre puntos en tenistas (conducta), el tiempo encima de la bola en golfistas(conducta), los flujos de comunicación en deportes de equipo (conducta) etc… Ello, nos garantiza que,incluso en un día malo, rinden. En definitiva, nuestro objetivo es que “no piensen” sino que dejen salir lo que el entrenamiento ya les ha provocado y funcionen de manera automatizada y robótica.”
    Hasta ahí la cosa bien, nos prometemos amor eterno y me da las gracias por la aportación.

    Pero la piva sigue erre que erre y empieza a remitirme a charlas de pavos que han leído el Secreto y tienen la cara dura de contarle a la peña, deseosa de píldoras mágicas, que para ganar pasta sólo tienes que imaginar que las facturas son cheques…
    Sin embargo, le respondo comedido: “Desde el punto de vista psicológico, lo importante del pensamiento es la imagen mental que te produce o recrea dicho pensamiento. Cuando asocias una palabra a un pensamiento, ésta depende de la situación y estado de la persona. Es decir, una autoinstrucción que hoy funciona mañana no sirve. Por ejemplo, una persona con fobia a los ascensores, se tendrá físicamente que subir, tarde o temprano, al ascensor si quiere superar su miedo aunque sea por aproximaciones sucesivas. Sería insuficiente entrenarlo en estrategias cognitivas. El entrenamiento o programación cognitiva debe ir acompañado de otro tipo de intervención situacional y conductual. Se está vendiendo la PNL como la respuesta y solución a todas las intervenciones, cuando es una estrategia psicológica más.”

    A lo que me contesta: “a través de la mente podemos entrenarnos para afrontar lo que nos es difícil, ya que la mente no distingue entre visualización (imaginación) y realidad. De esta forma podemos reprogramarnos para, por ejemplo, subir a un ascensor si tenemos fobia y superarla con mayor facilidad y probabilidades de éxito. Y esto es a lo que te ayuda la PNL”.

    Primera gran cagada Coachita de pacotilla: “respecto a lo que comentas sobre que la mente no distingue entre realidad y visualización te propongo un ejemplo a colación del caso de la fobia al ascensor. Ponle un pulsómetro al sujeto (entrenado anteriormente en visualización) y comprueba la diferencia numérica entre sentado imaginando y dentro del ascensor. Ya me cuentas si la mente distingue o no la realidad del pensamiento. Una completa formación en psicología te abre una gama más amplia de estrategias conductuales y ambientales que darían una solución cualitativa más eficiente y, sobre todo, una medición cuantitativa de la intervención que la PNL y el COACHING no ofrecen.”

    Básicamente les estoy diciendo que no salten a un ruedo si nunca han cogido una muleta. Así que sale el corporativismo rancio del resto de Coaches, y me terminan de calentar cuando me ponen el ejemplo de un tal James no se qué, golfista que se tira 7 años en la cárcel visualizando y cuando sale de ella juega ofreciendo “una mejora sensible de su rendimiento”.

    Ya ahí me tengo que indignar porque está tocando el sector que me da de comer y Leo respondo: “te hago un par de preguntas: ¿dónde está la medida de esa “mejora sensible”? ¿mejoró en número de calles cogidas? ¿en porcentaje de greenes en regulación?¿aumentó su distancia con los hierros? ¿Disminuyó el número de putts por vuelta?
    En la década de los 90 Weimber y Gould hicieron un estudio sobre el entrenamiento en imaginación de deportistas lesionados. Una de las conclusiones de la primera parte del estudio es que el nivel de destreza del ejecutante era fundamental, es decir, que seguramente James ya se había pasado suficientes horas en el campo de golf como para que le sirviera de algo la visualización. Las conclusiones en la segunda parte se refieren al primer día después de la lesión y son más concluyentes si cabe: el alto grado de motivación sumado a las inexistentes expectativas provocan una percepción de rendimiento superior a la real. Seguramente James, después de 7 años encerrado en la cárcel y rodeado de arbolitos, sumado a que no esperaba nada de su rendimiento le hicieron percibir que jugó increíble. Es el “efecto del primer día”.Pregúntale que tal le fue el segundo.”

    Estoy a punto de que me veten en el grupo pero queda otra Coach lumbreras que dice textualmente (agárrate si padeces de vértigos):
    “para ser un buen coach no necesitas ser psicólogo, creo que coach y psicólogos tienen áreas de actuación totalmente distintas y te pondré un ejemplo, si yo quiero prepararme una media maratón no acudo a un traumatologo igual que si yo quiero cambiar de trabajo, realizar un cambio en mi vida, encontrar novio o conseguir cualquier tipo de objetivo (son solo algunos de los objetivos que yo he trabajado con mis coachee) no necesitas acudir a un psicólogo. Todos los coach serios (que hay de todo en la viña del señor) tenemos muy claro que tipo de intervenciones podemos hacer y cuales no (está en nuestro código deontologico) y cuando tenemos que derivar a un cliente a un psicoterapeuta.
    Para terminar este grupo resolvemos casi todo con coaching…y es normal ya que el grupo se llama coaching area ;-)”

    Estoy a punto de llamar al mejor abogado de España para ponerle una demanda conjunta por intrusismo profesional. Le respondo: “con gran ignorancia monopolizas la psicología y la llamas psicoterapia, que no es más que una rama del amplio bagaje que la psicología, como ciencia experta en el comportamiento humano, ofrece. Es más, si una persona que va a preparar una media maratón y no le recomiendas que vaya a un psicólogo, en este caso deportivo, me parece que estamos ante un grave problema de intrusismo profesional. El hecho de que resuelvas casi todo con COACHING no quiere decir que en ello esté la solución para todo así que te recomiendo que te formes en otras áreas que la psicología puede y, de hecho, ofrece.

    Bueno Santiago, después de la chapa pertinente, te toca responder y la pregunta es muy sencilla: ¿ cómo hemos dejado que los Coaches empáticos e inteligentemente emocionales nos hayan echado de un plumazo en un área que es eminentemente nuestra? ¿Qué hubiera dicho el Colegio de Médicos si hubieran salido profesionales que con un curso de 6 meses sobre el corazón dijeran?: “esto no es Medicina y por tanto, dejáme a mí que yo estoy capacitado para operar a corazón abierto” ¿Porqué no fuimos corporativistas cuándo empezaró a desembarcar toda esta trupe?
    Un saludo, crack.
    Huelga decir que me han echado del grupo y no me dejan colgar ningún post más.

    • 09/12/2012 en 19:04

      Jejeje, yo he tenido una bronca con un idiota sociólogo en Linkedin también, pero paso de perder más tiempo con él. Linkedin es un sitio en el que cualquier idiota puede comentar algo, pero como está en Linkedin y se puede “maquillar” el currículum… O ni eso. Hablan ex-cátedra como si tuvieran idea de algo. Hace tiempo que tengo un proyecto de red social de élite que eliminaría estos inconvenientes de la “democracia”.

      Al turrón: Coincido plenamente contigo, el progreso en cualquier habilidad, sea física o cognitiva se basa en la repetición, de otro modo es imposible que en un contexto complejo surja automáticamente. En eso estamos de acuerdo, y el que no lo esté, simplemente no sabe de qué habla. Me acuerdo siempre de un curso de hipnosis ericksoniana que impartió Jeff Zeig en Madrid, Milton ya había muerto, y el bueno de Jeff, que era su “delfín” quiso hacer una demostración… y lo que hizo fue el ridículo. Los automatismos de Milton eran suyos, y tratar de imitarle, por mucho que “oficialmente” se vendiera que no había que hacerlo, era un referente tan potente que acaba por impregnar a los seguidores más directos. Es imposible sustraerse a esa influencia. Y el resultado es una mala copia, un clon del original. Pero incluso los resultados que supuestamente obtenía Ericsson son dudosos, demasiado tiempo para saber si el cambio no se debía a la propia vida o que provocaba un cambio que desencadenaba los demás, normalmente un sibilino: “Deja a tu mujer o tu marido”. Sobre esto ya advertía Rolf Degen en “Falacias de la psicología”.

      Como bien dices, porque está claro que sabes de estas cosas, porque el resultado de tu trabajo es perfectamente medible, y no el suyo, la palabra o frase disparadora de estados no funciona normalmente en un contexto de alta exigencia, para mí es preferible un cóctel de estrategias, y ni así. Yo he utilizado lo que en PNL se llama “anclaje” para mejorar mis curvas a la derecha en moto, y me ha funcionado muy bien… cuando me acordaba de utilizarlo. Hacen falta muuuuchos kilómetros sobre la moto para automatizarlo, por mucho que yo fuera plenamente consciente de que mi miedo bloqueaba mi sensibilidad y mis recursos eficientes. El entrenamiento fuera del contexto real sirve, pero lo que realmente sirve es la dura realidad, en este caso la competición. Así, en el Jarama rozaba toda la moto por el suelo, hasta el punto de levantar la rueda trasera del suelo, o sea, que prácticamente iba sólo sobre el pequeño contacto de la rueda delantera en el suelo, a toda pastilla, que es la imagen mental que yo utilizaba para fijar el disparador. Pero ¡ay amigo cuando la curva era en una carretera secundaria con un precipicio, un montón de árboles o un guillotinador guardarraíl! Aquí la cognición importa un carajo. La cognición puede utilizarse cuando uno tiene tantos automatismos eficientes como Fernando Alonso o el tal James golfista del que hablan, pero cuando no, no valen ni para tomar por saco. Por mucho que diga “tu amiga”. Es que no saben aquello de “Más sabe el diablo por viejo que por diablo”. Pobres. Pero el daño que están haciendo, los jodidos.

      En mi caso concreto, he estado sin entrenar mi especialidad deportiva más de 20 años, que se dice pronto, y en un par de semanas me puse al 80% del nivel técnico que tenía antes, cuando formé parte del equipo campeón de Europa, y algunas cosas habían mejorado. Mi profesor, que lo es también de varios campeones de Europa y un subcampeón del mundo, no podía creérselo. ¿Por qué? Porque tenía unos automatismos muy sólidos, unos cuantos años para pensar acerca de ellos y sentido crítico conmigo mismo y con lo demás para mejorar los detalles. Pero dedicarle horas a la visualización, te aseguro que no lo he hecho.

      Esta tipa es una perfecta ignorante, no ha tenido en su vida una experiencia en la que haya aplicado lo que dice, simplemente repite lo que dice el manual. Supongo que habrás leído a Kimi Raikonen hace unos días, el tío se mofaba de los que usan simuladores. ¡No ha usado uno en su vida! Nada sustituye a la realidad y Kimi ha entrenado de crío en situaciones que ninguno de los demás ha experimentado o por lo menos no en la misma medida, porque ni en Alemania ni en Asturias las carreteras están heladas la mitad del año como en Finlandia. Pero qué le vas a explicar a una necia (http://ow.ly/fWPTy). Con toda mi experiencia sobre dos ruedas, una vez probé un kart de competición y no fui capaz de dar una sola vuelta al circuito. Me bajé todo cabreado y nunca más probé. No todo es transferible a otro contexto, aunque sea similar, como el esquí y el snowboard.

      Como sabes de sobra, las áreas visuales están conectadas con el resto del cerebro, concretamente para lo que nos ocupa, con las áreas motoras y las de la memoria motriz, pero trabajando la visualización sólo obtienes una sutil activación de ellas y nunca una experiencia completa real, por ejemplo, de aceleración total y parcial, inclinación, frenada, cambios en los centros de gravedad segmentarios y total… Puede servir para consolidar habilidades que se están automatizando a base de repetición, pero desde luego no para construir una automatización si no existe un background suficiente. Y en el caso concreto del coaching, donde el coacheado se enfrenta a situaciones de alta complejidad y exigencia… No valen para nada. Lo que más vale del coaching es que el coacheado se siente apoyado, y eso atenúa sus miedos, lo que libera su memoria RAM para destinarla a los recursos necesarios. Es como cuando estás enfermo y te dan hora para el médico a las dos semanas; lo pasas fatal y “milagrosamente” dos días antes estás como una rosa. El miedo. La otra coach lumbreras tampoco sabe por qué funciona su método, no sabe que funciona porque el coachee confía en ella, se siente acompañado y protegido, tiene menos miedo. Eso mismo lo hacemos todos casi todos los días con nuestros hijos, mujeres, amigos… y no vamos de megalistos del universo. Las tías suelen ser peores, más acérrimas, más contumaces (¿había algún tío en el debate?). Yo tengo un buen amigo coach deportivo (también del INEF y quizá por ello) que es más razonable, aunque tampoco va a echar por tierra el castillo de naipes, porque come de ello. Su estómago y su ego, jejeje (por si me está leyendo)

      En la PNL lo único que funciona bien es el tratamiento de las fobias, que yo he practicado con mucho éxito, pero… no es PNL, como sabes. Se lo apropian, pero el afrontamiento simulado es más viejo que el mundo. Y además sirve sólo para contextos de baja complejidad, por ejemplo, montar en un ascensor, subir en un avión o asomarse a una terraza de un rascacielos. En un contexto complejo valen de papel higiénico. Pero como esta panda de cretinos no han pensado ni un momento en su vida, sino que todo se lo han dado pensado, y carecen por completo de sentido crítico, se lo creen ciegamente. Además viven de ello y encima la crisis les ha partido por la mitad, así que como para dudarlo.

      En el caso de los titulados en Ciencias de la Actividad Física pasa lo mismo, no te desesperes, vas a un gimnasio y no ves a uno ni por casualidad. Y en el fútbol… Rafa Benítez y Mouriño son los únicos, los demás son ex-jugadores que han estudiado cosas de esas, pero que sobre todo saben de lo que hablan, no hablan de oídas como en “Coaching Área”. Y los más colgaos de la New Age, como Valdano y su Make a Team, ni así.

      No hay nada que hacer, bastante ha hecho la crisis. Lo que hace falta es un cambio de paradigma, pasar de la psicología (que también hay que darle de comer aparte en términos generales) a la psicoingeniería, pasar de una mediociencia a una ciencia con mayúsculas, que herramientas científicas ya hay de sobra. Yo estoy buscando socios para un proyecto que va por ahí, así que si conoces a alguien interesado y que le sobren unos cientos de miles de ebros…

      El debate te ha venido bien para reforzar tus ideas… y para saber que en el único sitio en el que puedes discutir tranquilo es en tu territorio… o aquí, que es como tu propia casa.

      😉

  2. Juanjo
    16/12/2012 en 02:39

    Gracias, tío. Me siento apoyado como el coachee…je,je. Será esto COACHING?
    Un abrazo.

    • 16/12/2012 en 12:32

      Pues ya has visto, jejeje, eso y un par de preguntitas, un plan de acción y poco más. También me siento yo así con vuestros comentarios, así que te devuelvo las gracias.

      Otro abrazo para ti

  3. Juanjo
    17/12/2012 en 21:28

    Por cierto, mi socio y yo hemos creado un grupo en Linkedin llamado Formas o Entrenas. La idea es crear una plataforma de conocimiento real, tangilble y medible de las acciones formativas que vamos desarrollando. Estas más que invitado.

  4. 13/01/2013 en 22:37

    Yo quería preguntarte lo siguiente : En este post hablas de que cada uno ha de mostrarse cual es, en la oficina por ejemplo, no ocultar su personalidad. Significa eso que no ha de reprimir sus emociones? ( creo que en otro post sobre la inteligencia emocional hablabas que lo lógico, para funcionar en sociedad, es reprimir la emoción) No es contradictorio eso que dices? Puesto que la vertiente emocional determina en gran manera la personalidad del sujeto : tímido, violento, llorón, delicado, triste, ect.

    • 14/01/2013 en 12:52

      No, al contrario, la gestión o autocontrol de las emociones es una característica adaptativa del ser humano, lógicamente, porque sólo los animales superiores pueden gestionar sus impulsos primarios, tal que las emociones. Para entenderlo bien hay que conocer el significado etimológico del término “emoción” y distinguirlo del resto de subcategorías de la categoría principal “afectos”; es decir, lo que nos afecta. Cuando uno entiende esto, y te aseguro que el 80% de la población, Antonio Damasio incluido, no lo entiende, escapa de la trampa. Paradójicamente, la gente de pueblo lo entiende mejor.

      Una vez fuera de Matrix, libre de la susceptibilidad a la manipulación a través de las emociones, uno debe ser como es, sin tratar de ser como El Gran Hermano (¿NOM?) y todo su ejército de la Inteligencia (M)Emocional y de la idolatría de la empatía desea; con las virtudes como objetivo, pero aceptando la falibilidad humana. La sana tolerancia, no la que se vende actualmente -que es intolerancia radical a la normalidad y a la individualidad, talante por encima del talento-, sino la tolerancia a la frustración y la diferencia, hacen que cada uno pueda ser realmente lo que es y como es. Pero eso hoy no vende, hoy hay que ser guay, empático… lerdo esencial, blandengue, buenista, medio mujeres los varones y medio varones las mujeres, o sea, puro rebaño.

      Así es como lo veo yo en un análisis super resumido.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: