Inicio > Educación, Empresa, Formación, GhostBusters, Inteligencia (M)Emocional, Neurociencia, Psicología, religión > Mónica Esgueva, nueva fantasma cazada entre sus “tres pilares de la felicidad”

Mónica Esgueva, nueva fantasma cazada entre sus “tres pilares de la felicidad”

Esta condescendiente señorita @monicaesgueva que parece que acaba de ponerse de largo y ya va dando lecciones de vida a los demás no merece mucho más que les enlace la entrevista que le han hecho en periodistadigital.com con motivo de la publicación de su libro por la editorial Planeta y deje a su inteligencia descubrir la sarta de barbaridades que se atreve –la ignorancia es muy osada– a proferir.

Pero para que no piensen que me puede la pereza, que casi casi sí, les resumo las barbaridades de la criatura.

· Antes no sabíamos que existía la inteligencia emocional. No es que no lo supiéramos, niña, es que de hecho no existe. Y, siento desilusionarte, los Reyes Magos son los padres.

· Ahora sabemos que el 80 por ciento del éxito de las personas depende de nuestras acciones, capacidades y recursos emocionales. Ya, que te has aprendido de memorieta el manual del perfecto zoquete de Goleman está claro, pero de ahí a que lo que dices tenga la más mínima relación con la realidad, media un océano. Podrías dedicarte a escribir guiones de ciencia ficción, eso sí.

· La felicidad está relacionada con esta inteligencia emocional. Se puede y se debe cultivar hasta el último día de nuestra vida. Claro, y como tú eres octogenaria, ya puedes afirmar semejante cosa con la rotundidad con que lo haces.

· Los humanos tenemos tendencia a quedarnos en los extremos y pensar que nuestra verdad es la verdad absoluta. Menos tú y tus afirmaciones, te ha faltado decir.

· Por eso yo recojo en este libro lo mejor de oriente y de occidente. Ah, pero… ¿es que de oriente ha llegado algo bueno además de la esvástica socialista nacionalista, del movimiento hippy, que originó el movimiento new age y que parió a su vez las memeces de la inteligencia emocional, la empatía y esa sarta de puerilidades desorientadoras? Ponme un ejemplo. La marihuana no vale, que te veo venir. No, en el terreno de las ideas no hay casi nada bueno derivado de oriente.

· Lo problemático es que no conocemos ese 90 por ciento de quienes somos. Ya, desde luego, tú eres un buen ejemplo de no tener la cabeza más que llena de fantasías que te hacen creer que eres una especie de sabia y por lo que se deduce de lo que dices, eres mazo tonta, que dirían los chavales de ahora.

· Es muy importante escuchar nuestros sueños. Hay que darle importancia a los sueños que tenemos por la noche, escribirlos e intentar un poco interpretarlos porque son los mensajes de nuestro inconsciente también. Y si no los entendemos pedimos ayuda a Rappel, a Aramís Fuster o a Carlos Jesús y los Raticulín Boys. O si no a ti, que eres muy lista y me juego el móvil a que también sabes.

· Tenemos que aceptarnos en nuestra totalidad porque si no aceptamos nuestra parte de sombra tampoco podemos aceptar nuestra parte de luz. Pues cuando tú te enteres de quién eres, cuando te des cuenta de lo tonta que has sido, te va a dar una depresión que te van a tener que recoger con cucharilla, hija.

· Aquello que no somos capaces de integrar, nuestros hijos lo pagan también porque ellos aprenden de nuestras acciones no de nuestras palabras. Hay muchísimas consecuencias de no dejarnos sentir. ¿Ein? ¿Integrar? ¿Y eso qué es y cómo dices que se hace? Te ha faltado decir eso que te gusta tanto de: “hoy se sabe que…” Pues no, hija, no sabemos, de hecho no tenemos ni la más repajolera idea de qué es eso de integrar. Debe ser por eso que de puro infelices y desgraciados, el resto del mundo estamos dudando si cortarnos las venas o dejárnoslas largas.

· Vivimos en una sociedad que prioriza el lado izquierdo del cerebro, el lado racional… Claro, y eso, de ser cierto, no sería consecuencia de la selección natural ni de la evolución, sino de unas cuantas mentes perversas que quieren esclavizarnos, justo de las que te has librado tú. Seguro que tus amigos los lamas, a los que tan bien les va, manejan mucho mejor el hemisferio derecho. Y la uña del dedo meñique para hurgarse la nariz a falta de algo mejor que hacer con sus trascendentes vidas.

· Si tú has tenido cualquier recurso interno alguna vez en tu vida, alegría, coraje, etc… ya lo tienes dentro y puedes volver a recuperarlo en el presente a través de los anclajes. Jajajajaja, Fernando, déjame el McLaren, que me voy a hacer unos anclajes de esos que dice la moza y te saco diez segundos por vuelta.

· Tenemos que permitirnos ser niños aunque seamos mayores y desarrollar la parte creativa, la parte derecha del cerebro. Deja, deja, si el crío lo haces muy bien tú solita, por ti y por todos tus compañeros.

· Deberíamos enseñar a los niños a manejar la mente como hacen en el Tibet. Aquí consideramos que es más importante enseñarles los ríos de España o las matemáticas, que también es importante, pero no más que aprender a vivir o a ser feliz. Evidentemente, por supuesto, y que tú seas ministra de educación o mejor, papisa mundial, que es lo que en realidad te gustaría, así nos enseñarías a todos a manejar la mente como en la feliz teocracia medieval del Tíbet para que pasáramos de la championslí de la economía a competir con Bangladesh por el primer puesto por la cola.

· Budda decía que nunca tenían que tomarse las cosas por acto de fe. Que no había ningún dogma, no porque alguien haya dicho que era así, yo me lo tenía que tomar así. Tú tenías que poner en práctica sus enseñanzas y si funcionaban pues quedártelos para ti. ¿Y eso no es un dogma, alma de Dios? Se nota que sabe, ¿eh? dice Budda, no Buda como decimos los ignorantes, porque ella es que es familiar de un tío lejano del indio… y ya se sabe, hay confianza. El resto no sé si ustedes lo entienden, yo ni papa, debe ser que tengo algún cortocircuito en el hemisferio ése tan guay. Y eso por no decir que no existe ninguna evidencia histórica de que existiese semejante personaje. Pinchad, pinchad en la imagen y veréis a la reencarnación del amigo de Mónica, el “Budda”.

 

 

Y para terminar, un par de detallitos de su biografía, éste tomado de su propia web:

Ahora tiene fijada su residencia en España, aunque pasa  temporadas en Asia cada año, donde principalmente se dedica a estudiar estudiar el desarrollo de la mente con lamas tibetanos (en la India, Nepal y el Tíbet); asimismo recibe enseñanzas regularmente de SS el Dalai Lama en el Himalaya.

Y otra más:

Mónica Esgueva: "Vivimos en una sociedad en la que nadie nos ha enseñado a vivir y a utilizar nuestra mente" Ya, ya se nota, ya. A la legua.

Hija mía, la costalada que te vas a pegar en el aterrizaje desde las alturas de ese globo en el que viajas, no te la envidio nada nadita.

 


 

Otros famosos fantasmas cazados:

Ciara Molina, psicóloga emocional

Borja Vilaseca

Silvia Damiano

Rafael Bisquerra

Paul Brown

Francisco Rubia

 

 

.

Anuncios
  1. emma
    15/05/2013 en 13:27

    Gastarse el dinero en un libro que da a esta cretina pagada de sí misma de comer es una cosa muy triste. Es como comprar un libro escrito por Aznar.

    • 15/05/2013 en 17:16

      Eh, eh, eh, no te metas con mi Josemari, eh? Anda, que ya te vale, comparar a esta desnortada vendedora de humo con Aznar… es como comparar a Dios con Goleman, jejeje.

      Por cierto, hace unos años leí el primer libro de Aznar después de dejar la presidencia del gobierno, y me gustó mucho. Como documento histórico para conocer de primera mano algunos aspectos importantes de su legislatura, te lo recomiendo, a no ser que prefieras disfrutar de tus fobias, claro, jejejeje.

      • emma
        15/05/2013 en 17:29

        Supongo que si Aznar fue sincero en su primer libro, merecería la pena. Pero me da a mi que si los políticos mienten cuando gobiernan nada impide que lo hagan cuando escriben sobre sus experiencias. Por eso no compro libros escritos por “políticos!.

        • 15/05/2013 en 17:37

          Jajajaja, ya te entiendo, ya. Lo que yo hago -modestamente, no es mérito mío sino del Jefe- es observar la realidad, y si lo que veo concuerda con las opiniones de alguien, a partir de entonces esa persona me merece crédito. Siempre hay que partir de información ajena, hay que dar crédito a las opiniones de alguien, porque uno no puede abarcarlo todo. Entonces, me caiga bien, o mal, o en ocasiones bien y en ocasiones mal (por ejemplo Dragó a veces me repatea) procuro dejar mis impresiones al margen y confrontar sus opiniones con la realidad hasta donde llego, y a partir de donde llego, confío si globalmente me resulta coherente con la realidad.

          Aznar, en su primer libro, que creo que se titula “Ocho años de gobierno” (no me hagas mucho caso) dice que se encontró España en quiebra técnica, por lo que no cumplíamos ninguno de los requisitos de entrada en la UE y que en dos años lo conseguiría. Y lo consiguió. Vas a la realidad, confrontas esas opiniones con ella, y así tienes el juicio hecho, sin opiniones.

          Al menos yo funciono así, y la verdad es que vivo mucho mejor que cuando iba opinando por ahí con mis filias y fobias sin tener en cuenta la realidad.

          😉

          • emma
            15/05/2013 en 19:28

            En eso tienes razón. Pero, obviamente, no necesito leer el libro de Aznar para saber lo que hizo o no hizo. Está la realidad, como tú dices. Creo que esos libros que escriben los políticos no son más que autobombo. Como curiosidad puede estar bien echarles un vistazo, leerlos en diagonal. Mis fobias son muy escasas también no te creas. Pero creo conocer los libros que no he de leer.

      • 09/09/2013 en 08:33

        Ya claro, el libro se aznar, no se si es una ironia, pero ese gran pensador contemporanio dice, en uno de sus capitulos que: hay un fantasma q recorre europa que son los gays, un problema que se debe atajar, tened cuidado con lo que leeis, a ver si lo proximo que vais a leer: es un libro q hay por ahi, que dice no se que de una raza aria. Posdata el libro de la chavala es un autentico manual de los iluminatis.

  2. Juanjo
    18/05/2013 en 19:11

    En pocos días otro vómito emocional saldrá a la luz “Quien eres tú?” de @laura_chica, tb de Planeta, que parece tiene muy clara su línea editorial: populismo psicológico a la octava potencia. Lo triste es que estos contenidos se venden como churros, y eso lo notas durante los programas de entrenamiento donde escuchas a los directores de RR.HH y demás directivos: “y donde entran aquí las emociones?” Como extrañados de que durante 4 horas nadie les haya soltado la importancia de su gestión para automejorar como profesionales. La respuesta es clara:” necesitaríamos llenarte el cerebro de electrodos para medir tu respuesta emocional durante los ejercicios, (suponiendo que eso nos sirviera de algo) y como no podemos, nos vamos a lo que sí podemos medir que es la conducta. Lo que no se puede medir no se puede entrenar; y lo que no se entrena no se puede mejorar. Nuestros deportistas cuando se emocionan hacen dobles faltas y tiran penaltis a la grada”.
    No sé si les vale la argumentación porque ya están demasiado entrenados en el discurso de “la importancia de las emociones”, pero dee alguna manera estamos ayudando al cambio de paradigma hablando de datos, tasa de cambio, conducta que genera rendimiento, procesos definidos, automatismos eficientes,variabilidad y repetición, efecto entrenamiento, ratio de mejora, parámetros de rendimiento, indicadores…etc. En lugar de felicidad, emociones laborales y otras chorradas que en el mundo deportivo se reirían de ti pero que en el organizacional se lo tragan sin criterio ni rigor.
    Un abrazo, Santiago

    • 20/05/2013 en 02:37

      Hola, Juanjo.

      Hoy precisamente le explicaba a mi hija la función del neocórtex, para que tuviera claro que es un filtro de la información límbica y reptiliana que pugna por tomar el control de la persona.

      Esa es la argumentación que utilizo normalmente cuando me encuentro en un caso así: tiro de Phineas Gage y del ejemplo de la torre de control en un aeropuerto. A mí me funciona… o me dan la razón como a los tontos, jejeje.

      Es una batalla de las duras la nuestra, porque esta gente no tiene ni idea de nada, suponiendo que el resto sepa algo. Y cuantos más datos les das, más se lían. Por eso yo prefiero recurrir a las anécdotas y los ejemplos para críos de primaria, porque si no, no se enteran de nada. ¿A vosotros os funciona vuestra estrategia o también os dan la razón como a los tontos?

      Claro, en el mundo deportivo quieren rendir más, en el empresarial normalmente sólo quieren ser más guays, sentirse mejor, ser omnipontentes y omniscientes. Y claro, con la inteligencia memocional me temo yo mucho que no van bien encaminados.

      Ánimo, por lo menos ya no estamos solos en la batalla.

      Abrazos, Juanjo

  3. Juanjo
    18/05/2013 en 19:23

    Por cierto te dejo eu enlace del último entrenamiento que hicimos a un equipo comercial.
    Se aceptan críticas destructivas…en el deporte de competición están a la orden del día.
    http://m.youtube.com/watch?v=Ty_sP5Rofck

    • 20/05/2013 en 03:35

      Pues me surge una duda:

      Si en el deporte no suele haber transferencia de rendimiento entre deportes, por ejemplo, entre la natación y la carrera, cómo conseguís transferir algo tan dispar a priori como el deporte y la venta? Porque en el vídeo lo explicáis, pero no se ve, y supongo que es la parte más importante, cómo entrenáis esas habilidades concretas.

      De todos modos yo en esto que explicáis no soy un experto, nuestra propuesta es transversal, y la vuestra vertical, nosotros no desarrollamos sistemas para vender más, sino sistemas para que la gente tenga una mente más eficiente. En qué utilice esa eficiencia es cosa suya. Bueno, y vuestra.

      Eso sí, sin saber casi nada, me ha resultado sorprendente, nunca había visto una propuesta de entrenamiento empresarial así.

      • Juanjo
        20/05/2013 en 09:37

        Piensa q la actividad deportiva es un envoltorio para entrenar una conducta en diferentes situaciones, con muchas repeticiones y niveles altos-medios de estrés ya que es un entorno q no conocen. Sacamos la parte técnica y fisica del deporte y nos quedamos con la conductual, q sí tiene transferencia. Si entrenamos la capacidad de detectar necesidades a través de varios ejercicios (focalizando en el lenguaje no verbal de tu compañero) es la misma conducta q necesitas emplear con tus clientes antes de iniciar un proceso de venta. Si entrenas planificación y les haces q en un ejercicio donde establezcan objetivos, procedimientos basados en conductas concretas, redefinan el propio ejercicio(si ven q no van a conseguir el objetivo) y exijan un resultado (igual q un deportista planifica un entreno), y lo repiten hasta llegar a un nivel de eficacia x, ten por seguro q al día siguiente se fijaran en estos parámetros. Por el hecho de utilizar una conducta y no otra, les ha producido un resultado y no otro. Creemos q la base de adoptar una conducta, se debe al feedback q te ofrece el ambiente por cond. operante puro. Por eso, creemos q una actividad deportiva “manipulada” tiene una riqueza estimular enorme.

        • 20/05/2013 en 12:37

          Vale, en el caso de establecimiento de objetivos lo veo claro, al fin y al cabo esa es una actividad transversal a cualquier desempeño humano. Automatizar una respuesta de establecimiento de objetivos sin miedos no adaptativos es una idea estupenda, nosotros también hemos hecho algo en ese sentido pero en virtual.

          Entiendo el planteamiento, pero como no conozco las tripas del método en el campo de batalla real, esas conductas concretas, no me atrevo a decirte nada. Me cuesta entender qué tipo de necesidades puede detectar el vendedor en el comprador, porque no es lo mío, pero supongo que lo tendréis bien identificado.

          En resumen, me parece una buena aproximación a un entrenamiento de flexibilidad y agildad cognitiva y conductual, pero no sé lo suficiente de vuestro modelo ni de habilidades verticales como para poder hacer un juicio, aunque ya sabes que con vosotros tengo un sesgo a consideraros positivamente, así que te quedaste sin tus críticas destructivas 😉

  4. juanjo
    20/05/2013 en 13:05

    El ejercicio de detección de necesidades tiene 2 aproximaciones: para entrenar la fuerza comercial que necesita conocer la problemática del sector en el que se sumergen y así darle una solución redefinida que el cliente no esté utilizando. El objetivo no es más, que el habituarse a estudiar y recabar información de las necesidades de las empresas antes visitarlas.
    La segunda es para entrenar la venta cruzada: es más probable que le puedas ofercer una alternativa al producto que el cliente te pide (frenadol), si “te fijas” en ciertas cosas (congestión nasal) que te permiten anticipar una solución de venta más amplia (kleenex).
    Sé que suena a meterte otro producto con calzador, pero bien hecho es dar una atención más amplia al cliente, como el camarero que te ofrece un vino con un tipo de pescado (aunque esta última, está más en la línea de venta sugestiva).

  5. 06/08/2013 en 23:53

    Lo de la inteligencia emocional me parece el timo del siglo. Además es muy vendible, porque yo creo que la gente ve que hay gente con una gran inteligencia que no tiene éxito. La carencia aquí suele ser de habilidades/dominancia social.

    El programa Redes perdió mucho cuando pasó a ser “mainstream” e incluyó a la enchufada de la hija del Punset y su sección magufo.

    Son las típicas “blue pills” como El Secreto para vender soluciones fáciles al personal.

    El camino al éxito está lleno de esfuerzo, sudor, sangre, lagrimas, toma de riesgos, mucha “ingeniería” social como decía un amigo mio y porque no, algo de suerte, pero eso no vende libros…

    Todos estos “gurús” son el equivalente a los que te venden un cacho de plástico para hacer ejercicio y te prometen un cuerpo 10, cuando para llegar a tener ese cuerpo tienes que trabajar duro, sacrificarte, seguir un riguroso programa de ejercicio, dieta, y otros hábitos, y además tener una buena genética.

    • 07/08/2013 en 00:43

      Bueno, poco a poco iremos siendo mayoría los cuerdos! Me alegra no ser el único loco para ellos. A ver si montamos una asociación.

      Al final, como bien dices, es una cuestión de dominancia social, que es lo que se busca a toda costa, ser más guays, líderes, gugús y todo eso. Y claro, lo venden (vendían) como churros. Luego vas a escuchar a los que van a los cursos y ¡para llorar! En el fondo lo que subyace, ya sabes, es la insatisfacción. La insatisfacción derivada de la ignorancia de la realidad. Y lluego la fase maníaca en la que seguramente, entre otros atributos obvios, se encontrará la sujeta ésta.

      Hoy he visto un anuncio en la línea de lo que dices, una abuela recibe a su nieta, le pasa la mano por el brazo, y al notarla tan suave, le dice: “Veo que has seguido aplicando mis secretos de belleza”. El marketing obvio ya no funciona, por lo visto, y ahora empiezan con el absurdo que de tan obvio te revienta la cabeza como te pongas a pensar qué sentido tiene. Como se dice ahora, somos imbéciles o somos imbéciles.

      Punset, sí, al principio yo también le veía en Redes, pero hace años que no soporto sus delirios y su sesgo new age.

      No se dan cuenta de que si no triunfas, al menos te has dejado la piel en el empeño. Y si te pasas la vida tratando de manipular lo no real, nunca conseguirás nada excepto si tienes un golpe de suerte, cosa que es bastante improbable que le ocurra a todo el mundo.

      • Juanjo
        07/08/2013 en 09:37

        En el éxito de la inteligencia emocional, si es que la emoción puede ser inteligente, subyacen dos problemas: no reconocer la importancia del ambiente en nuestras conductas diarias, y no reconocer que el libre albedrío no tiene sustento, es decir, por mucho que nos “conozcamos a nosotros mismos” tenemos muy poca o nula influencia sobre lo que nos ocurre (lo que no controlamos supera por goleada a lo que sí). Éso es difícil de reconocer. Si admitimos estas dos premisas como válidas, amigos míos, lo tenemos jodido para salir de este bucle “emocional”.
        Un abrazo.

        • 07/08/2013 en 12:55

          Yo estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, Juanjo. Lo que quizá sea muy arriesgado afirmar es que el libre albedrío no tiene sustento, por eso yo también soy, como tú, partidario de ese “poca”, dejar un margen a la posibilidad de que tengamos alguna influencia. Te confieso que yo he pensado así hasta hace nada, pero últimamente estoy empezando a ver un resquicio de libertad. Claro que, como decía Jesucristo, “Sólo la verdad os hará libres” Y la verdad implica conocer, ser más conscientes, del entorno, del real. Es un debate interesantísimo, de los más interesantes que puedan existir.

          Quizá es que, como tú dices, estamos tan inmersos en el mainstream de la inteligencia (m)emocional que es difícil, sobre todo para la masa que desconoce absolutamente la verdad, dejar de ser un mero títere del entorno. En cualquier caso, estoy contigo, estamos bien jodidos.

          Abrazos

  6. Daniel
    26/02/2014 en 17:59

    Buenas tardes,
    suscribo casi todo lo que han dicho por aquí. Hoy en día el mundo está lleno de vendehumos que dan lecciones. Desde el tal eckhart tolle hasta esta tal Mónica Esgueva.
    licenciada en economicas… Pero bueno, es que no es ni licenciada en psicología, y ya sé que algunos me direis que los títulos no importan para nada. Pues hombre en lo que se refiere a salud mental, los títulos importan algo.
    La vida es otra cosa. Dios cuando vendehumo

    • 26/02/2014 en 18:22

      Pero tiene como ejemplo a Goleman y a Punset, que tampoco son psicólogos, así que nada que reprocharle. Ya sabes que hasta los psicólogos se han apuntado a cursos de coaching, prueba fehaciente del desvarío que impera de forma abrumadora en este mundo de la mente. De todos modos supongo que esta buena señorita sigue sin ser nadie. La crisis es muy depurativa y este tipo de charlatanes de feria no van muy lejos, aunque hay excepciones, como mi amigo Matti Hemmi, que acaba de colgar un vídeo en youtube que han visto ya millones de personas. Moraleja: Coma caca.

  7. Daniel
    27/02/2014 en 12:54

    Entonces Santiago,
    si todo el mundillo de la inteligencia emocional es una farsa, a que “filosofia” puede uno acogerse para buscar el bienestar mental y emocional? Es decir, si los gurús de la iluminación espiritual son unos charlatanes que no difieren mucho de los vendedores de crecepelo del lejano oeste, si los sabios de la inteligencia emocional solo pretenden vender libros… Quiere decir, como he leído un poco mas arriba, que lo tenemos jodido? Yo soy ingeniero, trabajo en el mundo tecnológico pero a la vez estoy estudiando psicología para comprender como funciona la mente humana. Solo creo en el método científico, parsimonoso, contrastado, etc.. Si realmente la gente quiere ser feliz y estar consigo misma, que opciones tiene? Si todos los libros de crecimiento personal son máquinillas de hacer dinero, a que clavo ardiendo hay que cogerse? Si somos infelices hay que resignarnos y jodernos y esperar a que los acontecimientos mejoren? No vale ninguna estrategia de ningún gurú? Te lo voy a poner peor: no vale ninguna estrategia contrastada científicamente a nivel psicológico o médico para estar mejor? Por que si no me puedo coger a ningún clavo ardiendo, si estoy en pelotas frente a los acontecimientos de la vida, Dios, me lo estais poniendo muy jodido. Me gustaría creer en algo. De momento el único camino que creo es el de la ciencia y el de contrastar hipótesis, descartarlas, etc… Pero me gustaría saber si hay alguna arma verificable y que funcione para no andar toda mi vida en pelotas como he dicho antes y sentir que es el libre albedrío lo que rige mi vida. Me gustaría tener lanzas y no pelotas de humo que no hacen nada lanzadas por los goleman y compañía…. Ahora que paso un mal momento personal a nivel de pareja y relaciones sociales, simplemente, me tengo que joder? Porque si es eso lo mejor que puedo hacer pues me jodo. Lo que no quiero es sustentar mi biniestar en una farsa. No sé que opinas… Quizás buscando estrategias o armas estoy (estamos?) dando palos de ciego…

    • 27/02/2014 en 13:00

      Luego te contesto con calma, ahora estoy fuera y con el móvil es complicado

    • 28/02/2014 en 01:15

      Sí, Daniel, de momento está jodido el asunto, pero estamos en ello. Si Dios quiere, en un año o antes estará en el mercado.

      El problema fundamental, del que muy poca gente parece darse cuenta, a juzgar por las enormes cifras de ventas de libros de autoayuda personal y profesional, es que un cambio consistente del pensamiento, una optimización del pensamiento y una optimización de las conductas, pasa inevitablemente por un entrenamiento largo e intensivo. Con leerse uno o diez mil cuatrillones de libros de autoayuda no vale. Es más, generan un efecto adverso, porque nadie consigue lo que venden los charlatanes de feria, lo que obliga a leer más, pero ya sufriendo las consecuencias de la frustración de las hiperbólicas expectativas. Y la culpa de que a uno se le frustren las disparatadas expectativas, normalmente, además, la tiene el PP, jejeje. Y ya tenemos montado el 15M, así de fácil. Lo expliqué en el post “Neurociencia del nacionalismo y el independentismo

      Para ser feliz, primero hay que conocer la realidad, dejarse de interpretarla, porque si la interpretación no coincide con la realidad, que es lo normal, uno va dándose tortas con ella y con los demás cada día. En lugar de interpretarla hay que limitarse a relatar lo que uno ve. Y para eso hay que mirarla, querer mirarla, verla; no querer tener razón sino ganas de descubrirla.

      Otra cosa distintta es que uno desee conocer más detalles de la realidad, que es algo saludabilísimo, pero siempre de la realidad, no de la fantasía, y basándose en la realidad. En segundo lugar hay que ir aceptándola hasta que con el paso del tiempo uno se sienta a gusto en ella, le vaya bien o le vaya mal, porque uno puede ser perfectamente feliz yéndole mal o muy mal las cosas. Es decir, uno puede ser feliz aunque sufra todo tipo de desgracias, porque asume que nadie se libra de sufrirlas, que son parte de la vida de cada uno de nosotros, impepinablemente, y sigue con su vida, más o menos animado, más o menos triste, pero feliz.

      Además, hay gente feliz pero básica y gente feliz excelente, que es a lo que se debiera tender con permiso de la generación LOGSE. Para ser feliz básico se puede simplemente haber nacido en una familia con sentido del humor y con cierta visión real de la vida, es decir, con un conocimiento básico de la realidad. Gente que no se complica la vida, que la vive tal y como es y punto.

      Pero para ser feliz y excelente tienes que haber nacido en una familia excelente, haberte criado en un entorno excelente (y no tiene nada que ver con el dinero)… o entrenar como si fueras un culturista el “músculo intracraneano”, que es de lo que va nuestro proyecto de neurotraining virtual del que te hablaba en la primera línea.

      Por lo tanto, teniendo en cuenta que sólo con una base real y con un sistema de entrenamiento de las habilidades transversales (el sistema operativo humano) se puede conseguir la proeza de ser feliz excelente, lamentablemente tengo que asegurarte que no, que no existe ningún método ni estrategia útil, porque ninguna permite un entrenamiento 24/7/365 con un mentor impecablemente ajustado a la realidad y que sepa cómo funciona -realmente- la mente. Como mucho, te diría que el libro de los hábitos de la gente efectiva de Covey no es veneno para la mente. Casualmente mi hija de 21 años y yo lo hemos estado viendo hoy en una librería de esas grandes, y le he dicho que es interesante. El resto, en mayor o menor medida, sin excepción que yo conozca, son pura basura radiactiva, tóxica. Evidentemente no podemos considerar “autoayuda” a “Oráculo manual y arte de prudencia” de Baltasar Gracián, un libro genial escrito por un genio, porque en ese campo sí que hay cosas de imprescindible lectura y consulta.

      El libre albedrío, en todo caso, es un porcentaje muy pequeño de nuestras decisiones; estamos tan condicionados por nuestro background y por nuestro entorno y circunstancias, que rara es la decisión que tomamos conscientemente cuando todos los datos nos inclinan a una decisión opuesta. Pero no hay que angustiarse por carecer prácticamente de libre albedrío, las cosas son así porque así deben ser. Imagina, por ejemplo, que tú pudieras elegir libremente, completamente libre, sin moral, lo que hacer. Chocarías con el mundo como chocan con el mundo civilizado las personas con moral equivocada. El mundo nos condiciona porque hay otros como tú que también quieren ser libres, y o se llega a un acuerdo de mínimos, o se lía parda.

      Sí, te tienes que joder, amigo, pero no pasa nada. Yo ya he pasado por ahí, y varias veces, y no me he muerto. Lo importante, como de la crisis, es cómo se sale. Si se sale flipado se abona el terreno para el siguiente ostión, en plan bipolar, pero si uno se para antes de que se le vaya la olla porque se da cuenta de que se le está yendo, porque sabes que es el riesgo que corres cuando sales de un bache así, se evita subir demasiado hasta la cumbre de la euforia maníaca para caer irremediablemente en la fase depresiva. Piensa que igual que la crisis es un depurativo del sistema, una crisis de relaciones también es un depurativo para eliminar lo que no nos vale para seguir evolucionando hacia la excelencia. Hay amistades y parejas que no son saludables.

      Y siento decepcionarte, pero es muy complicado que estudiando psicología termines entendiendo cómo funciona la mente, entre otras cosas porque yo no conozco a ningún profesor universitario o investigador que lo sepa. Seguro que alguno hay, porque no conozco a todos, pero si lo hay no lo dice, quizá para no enfrentarse con el establishment.

      Si eres ingeniero informático o de telecomunicaciones te será más fácil, porque la mente funciona igual que un ordenador (o viceversa). Sólo hay que trazar paralelismos para entenderlo. La física cuántica, el caos y la astrofísica ayudan, por lo menos a mí me ayudaron, y eso que soy “nivel usuario”.

      De momento sí, sólo conozco palos de ciego, básicamente gracias al delirio newage que ha dado lugar a la pnl, la inteligencia memocional, las religiones recesivas, y todas esas mamarrachadas destructoras del sentido común. Ya hasta los curas hablan de la empatía, así que imagina cómo está de contaminado el panorama.

  8. Daniel
    27/02/2014 en 14:16

    Ok Santiago,

    uyi pues veo que tampoco estas muy a favor de los psicólogos, según he leído por ahí. Jaja. Bueno, tampoco he empezado psicología para eliminar mis traumas, pero si para conocer (conocerme) un poco mas como funciona la mente. Pero es un placer haber encontrado alguien con este espíritu crítico y que piensa que punset es otro fantasma que va de científico. Puff, pensaba que estaba solo en el mundo!

    • 16/12/2014 en 18:20

      Mil perdones, Daniel, se me había pasado contestarte.

      No, no es que no esté a favor de los psicólogos, es que no han demostrado casi nada y la psicología salvo excepciones como la cognitivo-conductual, nada de nada bueno.

      No creo que aprendas el funcionamiento de la mente en una facultad de psicología. Los grandes nombres de la neurociencia afirman no tener ni idea de cómo funciona, así que imagina lo que te vas a ir encontrando.

      También es un placer para mí encontrar gente como tú, y te agradezco enomemente tus elogios, que son más valiosos viniendo de ti. También le hacen a uno saberse menos solo.

      😉

  9. diego
    16/12/2014 en 14:33

    Joder, pues nada, más allá de que esta mujer sea una vendedora de humo ( puede serlo, no lo sé, a juzgar por la contundencia del autor y por alguna que otra perla de la individua), no creo tampoco que el sr Barrero sea un pozo de ciencia pero en fin.

    Resulta que todos estamos viviendo en una gran mentira y no existe la inteligencia emocional, el Goleman es un zoquete ( a mi me gustó el libro, leí una parte y no me lo pareció pero en fin, supongo que he de inclinarme ante la sabiduría del autor de esta entrada) y de nada sirve en la vida el tener capacidad para sentir o gobernar las emociones. Que en suma, es en lo que consite la inteligencia o , como poco, el equilibrio emocional, que dice el sr Barrero que eso no existe, como si estuviéramos hablando de los OVNIS o los fantasmas del Iker Jiménez. A lo mejor nos dice ahora el figura este del Barrero que, como no existe la inteligencia emocional, tampoco existen las emociones. En fin.

    Y por supuesto, estoy en contra como el que más de la nefasta y malhadada LOGSE( seguramente hasta más que el autor, pues mi trabajo tiene que ver con temas educativos y veo de cerca los estragos…), no digamos ya de los brutales regímenes ultraortodoxos comunistas de Cuba o Corea del Norte, modelos del Pablito Podemos.

    Pero de ahí a mezclar churras con merinas y reírse de todo lo divino y lo humano, creo que media un abismo.

    Lo que no puedo entender es que digan que la inteligencia emocional es un invento de los charlatanes para ganar pasta a costa de los incautos, supongo que como yo, claro, pobre incauto e ingenuo de mi. LLámesele como se quiera, puede que el término inteligencia emocional no sea el más apropiado técnicamente hablando, pero de ahí a negar que tenemos un componente emocional en nuestras decisiones, que es necesario saber llevar y controlar de algún modo las emociones negativas ( angustia, miedo, ira, impotencia, rabia, cólera, etc) , no dejarse dominar por ellas, pues en fin, eso se llamará inteligencia emocional, estabilidad emocional, equilibrio o control emocional, o como el consumidor guste. Pero decir que eso no existe sí que me parece absurdo.

    Vamos, que puestos a jugar al absurdo, no anda muy lejos el autor de la srta Mónica Esgueva…que me parece muy mona y atractiva, por otro lado, tal vez sea eso lo único que tiene, no lo sé, además de, a juzgar por las demoledoras críticas del sr Barrero, un notable talento para vender hielo hasta en el Sáhara.

    Cuídense y Feliz Navidad, que uno además es fervoroso creyente. Por eso le pido a Dios y a la Virgen que nos salve del Podemos, aunque quizá su voluntad sea que este pueblo de zoquetes se dé otra buena ostia votando al admirador del Maduro ( que así se declaró, y con insuperable fervor y entusiasmo en 13 tv hace año y pico, estos ojitos lo vieron y escucharon), a ver si tras ocho años de zapaterismo necesitan otros 2 o 3 de ruina más total aún para dejar de votar gentuza.

    Coño, miren ustedes, otro iluminado, y este sí que es peligroso, a diferencia de la candorosa srta Esgueva.

    P.D- El PP con su corrupción galopante ha hecho mucho por el coletas, el PSOE, CIU, IU, etc, ya ni te cuento

    • 16/12/2014 en 18:36

      Hola, Diego, quizá leyendo una única entrada uno se pueda llevar esa impresión acerca de mí, pero desde luego que se ajusta tanto a la realidad como a la cordura la señorita Esgueva y sus iguales.

      Por supuesto que las emociones existen, cómo negarlo, el problema es que existe una idolatría de las emociones, se han puesto en un altar newage, estrategia típicamente feminazi para debilitar al varón y la razón en general, también de las féminas que tienen la cabeza en su sitio.

      La idolatría de las emociones es precisamente la que ha creado el caldo de cultivo para irrupción de los populismos en el mundo. Es lógico, si uno entrena la sensibilidad a lo sensible (valga la redundancia), se vuelve más sensible, se hipersensibiliza. Y las consecuencias más lógicas son la susceptibilidad a la manipulación emocional. Convierte a las personas en los niños (o las ratas) a las que arrastraba el flautista de Hamelín con sus melodías. Es cuestión de suscitar hábilmente la activación de las áreas cerebrales del placer asociadas a sus mensajes y hacer lo contrario con los “enemigos”. Once millones de españoles se dejaron engañar por esta estratagema, y las consecuencias ya las conocemos, hasta que afortunadamente intervinieron el presi de los USA y el de China y pusieron las cosas en su sitio. ¿Te sigue pareciendo poco peligroso?

      En cuanto a la inteligencia emocional, en principio era una muy buena idea, pero Goleman se encargó de darle la vuelta y convertirla en una perversidad como te decía más arriba. No existe (y si alguien me lo demuestra me como el libro o el artículo en el que aparezca con grapas y todo) ni una sóla estrategia válida de control emocional de gestión emocional, más allá de parrafadas voluntaristas de iluminados, por lo que si dejamos de la IE sólo la parte de identificación de las emociones…. ¡Correcto! ¡Estamos entrenando la susceptibilidad a lo sensible! ¡La susceptibilidad a la manipulación animal!

      Una persona que no se deja arrastrar por las emociones se da perfecta cuenta de que nuestro sistema es perfectible, pero no está dispuesta a dejarse arrastrar a la ruina por los cantos de sirena (buena metáfora la de Ulises para ejemplificar lo que debiera ser la IE) de revolucionarios monosinápticos.

      Así que ya ves que seguimos pensando bastante parecido.

  10. diego
    16/12/2014 en 20:08

    Le agradezco su respuesta sr Barrero, y en efecto, algún calificativo mío ha sido un tanto desproporcionado, por lo que le pido disculpas, debí haber leído antes sus respuestas a otro participantes.

    He leído por encima( ahora no tengo tiempo, lo completaré pues otro día) una de ellas, concretamente la que le ha dado al sr ingeniero, y ahí ya estoy más de acuerdo con Vd.

    Yo creo sr Barrero, que el hecho de que, evidentemente, en todos estos temas de psicología y análisis emocional ( como en tantos otros tb muy lucrativos…) proliferen muchos charlatanes dispuestos a forrarse aprovechándose de la debilidad y/o momentos vulnerables de tantas personas, no quita para que sea igualmente cierto que sí que es necesario desarrollar estrategias para, como Vd bien dice, en conexión con la realidad, uno pueda interpretarla mejor y saber aceptar todo lo bueno y malo que le pueda llegar.

    Por ejemplo, a mi el celebérrimo best seller “El secreto” me parece una mezcla de verdades y de majaderías, seguro que más esto último, pero en definitiva, lo que quiero expresar ( y Vd me ha entendido perfectamente), es que por supuesto que existe un factor o componente emocional en nuestras vidas que debemos aprender a llevar, a manejar, pues tal vez la palabra “gobernar o controlar” sea muchas veces excesiva.

    Yo compré el libro de Daniel Goleman y, sinceramente, desconocía que en realidad fuera un farsante. No lo parece leyendo las primeras páginas, pero si Vd lo dice, seguro que sus argumentos tendrá. Eso sí, se me empieza a caer el mito Goleman( hace poco ya se me cayó el mito Dyango, sí, no se ría,me gustaba mucho, cuando me enteré de que es un secesionista radical entre los más radicales). De hecho, me pareció muy ilustrativo el relato que hacía del experimento del doble premio con los niños, ya sabe, el de aguantar 15 minutos sin zamparse el caramelo que tenía delante

    Tb creo que las técnicas orientales de meditación basadas en el yoga pueden ser muy útiles. Y el que lo sean no quiere decir, claro está que, precisamente por eso, pululen por doquier una pléyade de jetas dispuestos a aprovechar el filón. Pienso que la cuestión es saber diferenciar y no tragarse al primer vendeburras que aparezca.

    No sé qué le parecerá el libro “Vencer la depresión”, coescrito por varios autores norteamericanos que, según he leído, son personas eminentes y bastante pioneras en esl estudio de la depresión y su interrelación con las emociones. Me lo recomendó uno de mis mejores amigos, persona muy cabal y triunfador total en el mundo profesional, que dice que le ha ayudado bastante a mejorar su equilibrio emocional( un tío que de por sí ya es notablemente equilibrado).

    Se basa en la “terapia cognitiva bajo la premisa de la aplicación de las técnicas orientales de atención plena”. Y has de incorporar sus propuestas de ejercicios y, en definitiva, su enseñanza, cuando te encuentras bien.

    Un cordial saludo sr Barrero.

    Diego

    • 16/12/2014 en 20:28

      Es normal, no se preocupe, ya estoy acostumbrado a ser malinterpretado cuando no se me ha seguido suficientemente en el blog.

      Claro, por eso ha tenido tanto éxito, como el “Código da Vinci”, es una mezcla de cosas buenas y venenos cognitivos, veneno al fin y al cabo. No conozco nada que sea absolutamente malo en todos los casos, así que supongo que la clave está en la proporción. Quiero decir que seguramente Stalin también hizo o dijo algo bueno, lo que no resta en absoluto gravedad a su pensamiento y conducta.

      Hay mucho miedo, por corrección política, a hablar de “control” o “gobierno” emocional, pero inteligencia es eso justamente, seleccionar, descartar, elegir, anular, permitir, prohibir, posibilitar, reprimir, potenciar, limitar, alumbrar, abortar… Si al menos los inteligentes memocionales tuvieran eso en cuenta sería más fácil llegar a alguna conclusión positiva. Pero no les interesa, lo que les interesa es idolatrar a su becerro de oro. Lo de los niños de los caramelos es un ejemplo perfecto de cómo reprimiendo las emociones uno puede obtener beneficios, pero como Goleman está más perdido que un pulpo en un garaje, lo entiende al revés, y con él la mayoría de la gente, supermegaexpertos incluidos.

      Dyango es un perfecto ejemplo de cómo entrenando la sensibilidad al romanticismo a uno puede caérsele el cerebro por la apertura de la cabeza. Él y toda la pléyade de nuevos sacerdotes musicales han contribuido a crear este desastre de mundo que tenemos ahora mismo.

      No lo conozco, pero la depresión también es útil. Jodida cuando se pasa, pero útil. El caso es salir de ella.

      Cualquiera de esas estrategias, higienizadas, esterilizadas, “cientificadas”, despojadas de todos los virus orientales (no hay más que virus en oriente), son útiles. El problema es que la inmensa mayoría de los que las “enseñan” lo que realmente buscan no es ayudar a los demás, sino tener acólitos. Son potenciales -y más porque no pueden- líderes de sectas destructivas que ponen la zanahoria colgada delante de las narices de los burros para que las persigan incansablemente mientras ellos hacen caja y se convierten en los tiranuelos que sueñan.

  11. yenypilarchacon
    30/03/2015 en 01:10

    No creo que sea inutil y aunque no soy seguidora de ninguna de estas teoría creo que criticar como un adolescente solo con un argumento como la ofensa no tiene nada de lógica, si alguna persona conoce o cree conocer un tema y lo comparte para utilidad o entretenimiento esta bien, que bueno que el mundo no fuese contaminado con tanto negativismo como es de los que critican con envidia

    • 30/03/2015 en 01:35

      Quizá es que no lo has leído bien, porque una cosa es que los argumentos sean ofensivos y otra muy diferente que no haya argumentos sino ofensas.

      No sé qué concepto tendrás de lo que es ser adolescente, pero a los que ya somos algo mayores y a los jóvenes que tienen la cabeza en su sitio, lo que les parece, no ya adolescente, sino pueril, es la señorita ésta.

      ¿Y si alguien decide que las Yeny Pilar deberían ser exterminadas porque conoce o cree conocer “el tema” para entrenimiento o utilidad de alguien? ¿Está bien?

      En fin, no sigo, porque tu comentario también me resulta pueril.

      • yenypilarchacon
        11/08/2015 en 02:10

        Argumentos ofensivos, ofensas, bla bla ! la agresividad no es necesaria en ninguna forma y pues algunos llegan a mayores y no aprenden algo básico como el respeto! a un adolescente se le corrige e incluso se entiende porque esta aprendiendo a convivir pero creo que a los demás nos queda mal promover la violencia! igual de la abundancia del corazón habla la boca del hombre. Lamento si te ofendí no era la idea

        • 11/08/2015 en 13:43

          Te lo repito? Una cosa son los argumentos y otra las ofensas. No es tan difícil de entender, creo.

  12. Mente Inferior
    01/06/2015 en 14:28

    Curioso mundo este de Internet y Google que conduce a artículos basura como este… Usted viene a decir que la autora se cree una mente superior al común de los mortales como usted o como yo, pero por la forma en que lo dice, parece que es usted el que se cree una mente superior por encima de la autora y todos los demás… curiosa paradoja.

    • 01/06/2015 en 14:43

      Pues yo no veo ninguna paradoja. La señora Esgueva viene a decir en cuanto se le presta la ocasión, que los que no pensamos como ella y su admirado teócrata totalitario esclavista Dalai Lama estamos locos. Yo digo que la loca es ella y los que siguen al tiranuelo del buen rollito. Y usted viene a apoyar a la moza. Pues bien, ¿no?

      La diferencia es que yo defiendo la cultura del mundo civilizado, que es la mía también, mientras que ella la denuesta y defiende la del mundo incivilizado, que no es la suya, sino la de los incivilizados.

      ¿Usted de qué lado está?

    • 10/06/2015 en 13:36

      Coincido contigo. Internet es tan grande que tienen cabida en ella paridas de todo tipo, como las que aquí expone el autor de este blog. Critica a una persona actuando igual que ella.
      Lamento haber perdido el tiempo leyendo este blog.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: