Inicio > GhostBusters, new age, Psicología > Ciara Molina y la huelga de limpieza… emocional

Ciara Molina y la huelga de limpieza… emocional

Más de diez días de huelga del personal de limpieza que dejaron Madrid como un estercolero han servido para inspirar a Ciara Molina, la “Psicóloga Emocional” que todos habremos tenido la suerte o la desgracia de conocer a través de las frasecitas que nuestros amigos necesitados de aliento comparten en sus muros. Molina irrumpe en escena con su empresa de servicios, postulándose a sustituir a la contrata que ha traído de cabeza a la Ana Botella de nuestro cerebro, con unas estrategias de limpieza de basura emocional. En lugar del relaxing cup of café con leche, ofrece a la alcaldesa de nuestra mente una relaxing cup of rollito guay.

A priori resulta curioso que una psicóloga –se supone que científica aunque la psicología sea considerada una ciencia light, y más aún la polémica moda de la psicología positiva– afirme que decidió mostrar una cara de su profesión más amable y cercana –lo que sin ningún género de dudas es garantía de que todo lo que se haga bajo su palio es adaptativo– que intentase llegar al corazón de las personas.

O sea, que a pesar de sus esfuerzos, la huelga de limpieza cerebral persiste. Y para que se note, para que apeste hasta el punto de convertirse en noticia en todo el orbe intracraneal, envían a los piquetes sindicales a esparcir la basura y quemar contenedores mientras se ordena a los servicios mínimos barrer –con poco entusiasmo– las placas de ateroma que esclerotizan su músculo cardíaco.

Como buena aprendiz de mesías, Ciara Molina también quiere bajar de su particular Monte Sinaí con las Tablas de Su Ley, aquellas que iluminarán a esta sociedad desorientada e infeliz. Estos son sus diez mandamientos:

 

1- Pensamientos positivos o negativos, tú eliges

«Los pensamientos negativos generan una enorme cantidad de malestar, y su manifestación común es la ansiedad» Claro, y para no sufrir ansiedad lo que conviene es pensar que estando en el paro uno tiene más tiempo para dormir, aunque cuando los churumbeles vuelven del colegio y uno se asoma al frigorífico, uno se encuentre con que sólo le queda el hueso lavado de hacer los últimos siete caldos con fideos de los últimos siete días. Y no quedan fideos.

Queda el recurso de los comedores de Cáritas, aunque dé un poco de vergüenza, pero como uno piensa en positivo, adelante. Todo está bien. Pero ¿puede uno convertir esta experiencia en algo positivo simplemente pensando que es positiva? Hombre, no voy a decir que no haya quien sea capaz, afortunadamente el común de los mortales somos capaces de ver la parte positiva dentro de la negatividad general –a mal tiempo, buena cara–, lo que no implica ni mucho menos que dejemos de ver la negativa. ¿Por qué? Porque si fuera una experiencia positiva, no buscaríamos otra, nos quedaríamos en el comedor de Cáritas y a vivir, que son dos días. El problema sería el alquiler del chalé rupestre de Atapuerca, de donde aún no habríamos salido.

Quiero entender que Ciara anima a ver la parte positiva dentro de la negatividad general, porque si perdemos de vista la realidad negativa, que parece ser su propuesta, no evolucionamos. Es decir: Y la realidad ¿qué?

Tengo que decir que me parece muy acertada su advertencia acerca de intentar convencerse de la realidad de las afirmaciones tipo Louise Hay: “me quiero”, “me valoro”, “soy capaz”, aunque su primer mandamiento no parece constituir otra cosa que convertir una frase de dos palabras en una un poco más larga. Por ejemplo las que aparecen en Facebook, o la recomendación con la que concluye este primer mandamiento: Hay que animarse a potenciar aquello que quieres atraer y tu pensamiento abrirá el camino emocional que te ayudará a alcanzarlo. Ejem. ¿El camino emocional?

 

2- Creando expectativas, acumulando frustraciones

«La mejor manera de no excedernos en nuestras expectativas será establecer pocas y a corto plazo, al hacerlas alcanzables ganaremos confianza» Vale, pero, ¿no será mejor fijar primero las grandes expectativas? Porque en caso de no fijar un objetivo a largo plazo ¿hacia dónde dirigimos las metas a corto plazo que constituyen los hitos del camino hacia el logro del gran objetivo?. Es como ir en un barco a la deriva, y suena mucho al manido y falso tópico de: Vive el momento, versión moderna del sobado y mal entendido Carpe Diem que arrastra a tanta gente hacia el hedonismo. Carpe Diem significa “aprovecha el momento”, es decir, no significa tumbarse a la bartola esperando que se abra el camino emocional a golpe de pensamiento positivo, sino dejar de pensar y ponerse a currar, no dejar para mañana lo que podemos hacer hoy, como si fuera el último de la vida. Y si uno se frustra por no haber conseguido una meta, estupendo, querrá huir de la frustración como de la peste, y trabajará más duro para lograrla. ¿O se tumba en el sofá a verlas venir no vaya a ser que se frustre?

 

3- La actitud determina el estado de ánimo

“El mundo según lo vemos no es más que un reflejo de nuestro estado interior, dice Ciara. Es decir, el que a causa de la huelga de los servicios de limpieza uno tenga debajo de la ventana de su casa un par de toneladas de basura hedionda es un reflejo de un estado interior. Vaya descubrimiento, si se llega a enterar Ana Botella del truco seguimos con la huelga hasta fin de año.

Y para terminar el tercer mandamiento, asegura que cuanto más optimistas seamos a la hora de interpretar lo que nos pasa, mejor valoración haremos de nosotros mismos (autoestima) y mejor adaptación al medio tendremos. Por tanto, toda actitud positiva comienza por tener una autoestima saludable. Sin escarbar demasiado podremos percibir la disonancia cognitiva: Según Molina la autoestima no depende del feedback que el contexto en el que vivimos nos proporciona, sino de que seamos pesimistas u optimistas. Otra patadita a la realidad. O sea, que la autoestima de Stalin no dependía de si estaba exterminando a unas docenas de millones de personas o paseando por el jardín, porque era un tipo optimista, con una actitud saludable. Esta chica no se ha enterado de lo que significa la palabra “moral”. Lo raro es que todavía no haya mencionado la dichosa empatía.

 

4- Voluntad sin acción es papel mojado

“Sabiendo que la voluntad es nuestra capacidad para decidir si realizar un determinado acto o no, ¿por qué escoger quedarse en la oscuridad pudiendo ver la luz?» Tampoco hay que ponerse tan dramáticos, ¿no? Es un buen truco, porque así alguien despistado se queda con la sensación de que se ha perdido algo, por lo que su disposición a pasar por caja para descubrirlo aumentará exponencialmente.

Bien, y si tenemos que actuar y no logramos los objetivos, como no podemos frustrarnos porque además de faltar a los mandamientos precedentes se debilitaría nuestra autoestima ¿qué demonios hacemos? ¿Fracasar y fracasar y fracasar, eso sí, sin despeinarnos, esperando encontrar las miguitas de Pulgarcito que nos guíen por el camino emocional hacia el triunfo? El Síndrome del Perdedor Positivo cabalga de nuevo.

 

5- Salir de la zona de confort

“Perder el miedo a avanzar, a descubrir nuevos mundos y buscar oportunidades que nos aporten nueva sabiduría. Cuando decidimos explorar más allá de los límites que nos autoimpusimos empezamos a entrar en lo que se conoce como la zona de aprendizaje”. ¡Descubrir nuevos mundos, sabiduría, nada menos! Quizá esta señorita esté ebria de éxito o en fase maníaca del ciclo, que es lo más probable, y como consecuencia de lo bien que se siente consigo misma y con su éxito que –casualmente– deriva del feedback que recibe y no de su autoestima positivérrima se cree una especie de elegida, sabia reveladora de cruciales secretos a la humanidad.

¿Salir de la zona de confort no es acaso atreverse con la posibilidad cierta de la frustración repetida, día tras día? ¿No es acaso arriesgarse a que ahí fuera haya algo que dañe nuestra sensible autoestima, sin que mamá y papá puedan socorrernos?

 

 6- Quiero, puedo, me lo merezco

«Tenemos que tener claro que lo que nos define no son las opiniones positivas que los demás puedan tener o las críticas a las que nos veamos expuestos, sino la valoración que hacemos de nosotros mismos. Es decir, de la autoestima», señala Molina. Vamos, que me pongas un sobresaliente por mi cara bonita, profe, no vaya a ser que te denuncie por agredir mi autoestima.

Querer no es poder, en ese caso todos seríamos guapos, inmensamente ricos y famosos. Querer nos da la oportunidad de poder lograr lo que queremos, pero en modo alguno implica que se pueda sin trabajar duro, otra vez con los sinsabores emocionales del fracaso, y con unas circunstancias propicias.

¿Y a quién le importa si nos lo merecemos o no? Lo que las personas buscamos cuando compramos algo es el beneficio que obtenemos adquiriéndolo, y si lo que vendes no gusta a nadie o gusta a mucha gente, lo que te mereces es lo que te has ganado. Así, Stalin será recordado por las prácticamente unánimes críticas de la humanidad hacia sus pensamientos y actos por mucho que desde su propio punto de vista fuera una gran persona.

 

7- Autoestima: camino al bienestar

Esta psicóloga recomienda que “nos aceptemos, tengamos confianza plena en lo que hacemos, nos cuidemos a nosotros mismos, seamos autosuficientes emocionales, aprendamos a poner límites, realicemos autocrítica constructiva, sepamos que somos los únicos responsables de lo que nos pasa, nos dediquemos un momento al día solo para nosotros, y apostemos por el sentido del humor, entre otras muchas cosas que podemos hacer”

Aunque parece claro que, como el resto, está escrito en clave biográfica, tener plena confianza en lo que hacemos si sabemos hacerlo bien es irreprochable, aunque difícil de lograr, pero ¿si no somos capaces de ejecutar adecuadamente la presidencia de La Casita de Pin y Pon podemos ponernos a presidir un país sólo porque tengamos confianza en nosotros mismos? La realidad ya se ha llevado un buen montón de patadas, menos mal que es más tenaz que Fernando Alonso.

¿Y eso de que somos los únicos responsables de lo que nos pasa? ¿Si tu empresa plantea un ERE el responsable eres tú? Ciara, por más que te empeñes en patearla, la realidad te devolverá cada golpe.

 

8- Aceptación, pero no olvido.

«Superamos relaciones, miedos, malestares, frustraciones, pérdidas y heridas emocionales. Eso sí, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional y pensar constantemente en borrar nuestros recuerdos negativos no hará más que hacerlos más conscientes», afirma. Por eso para que un malestar se supere no podemos negar que exista, necesitamos admitirlo para cambiarlo», añade. O sea, que donde dije digo, digo Diego. Debe ser que el dolor no es frustrante, o que el dolor lo producen las experiencias de éxito.

 

En fin, el resto de la entrevista publicada en el católico, apostólico y romano ABC, sorpréndanse, en su sección Vida Sana/Familia, es igualmente aprovechable, así que les deseo buena digestión.

Anuncios
  1. Profano
    14/11/2014 en 23:03

    1º “frasecitas que nuestros amigos necesitados de aliento comparten en sus muros” Me parece innecesario, gratuito y fuera de lugar. El desprecio que desprendes hacia tu propia especie solo se ve eclipsado por el absoluto aire de superioridad del que te vanaglorias en todos tus artículos. No soy experto en nada, ni lo pretendo, pero subyace en tus escritos un resentimiento propio solo de alguien que pasó por toda esa “mierda” y que estuvo durante mucho tiempo el top ten de los “necesitados de aliento”. Solo de esa forma se puede explicar tu actitud desde un punto de vista lógico, ya que “lo pasaste muy mal” y ahora desprecias aquello que fuiste un día, o quizás, y esa es la otra explicación, te divierte hablar así de los demás, así de fácil y simple, imagina en que lugar te deja eso.
    Tu que tanto hablas y te jactas de ser el gran revolucionario de nuestro tiempo con tu enorme de proyecto “equiparable a Google”, en el que desarrollarás las habilidades mentales hasta puntos desconocidos hoy día por todos nosotros los mortales. Santiago, querido, que tus clientes potenciales somos nosotros, esos que desprecias sistemáticamente, no lo olvides. Podría seguir con este punto pero prefiero no extenderlo mas.

    2º “Como buena aprendiz de mesías, Ciara Molina también quiere bajar de su particular Monte Sinaí con las Tablas de Su Ley, aquellas que iluminarán a esta sociedad desorientada e infeliz” No Santiago, no. El gran mesías eres tu, mucha verborrea y no he leído absolutamente nada que hayas escrito donde des alguna solución practica a los problemas de los que tanto te quejas, de esa manera tan pretenciosa, altisonante, y pseudointelectualoide que tienes amigo.

    3º En lo que tu llama primer mandamiento, esto es lo que haces.
    Te mofas
    Te mofas
    Como de tonto no tienes nada, entiendes la realidad de su planteamiento, pero había que mofarse primero porque sino para que? no?
    cerramos con mas mofa por supuesto, como no.

    4º En el segundo mandamiento estoy totalmente de acuerdo contigo, sin que sirva de precedente.

    5º “El mundo según lo vemos no es más que un reflejo de nuestro estado interior”, dice Ciara. Es decir, el que a causa de la huelga de los servicios de limpieza uno tenga debajo de la ventana de su casa un par de toneladas de basura hedionda es un reflejo de un estado interior”
    Por favor vamos a ser serios, que somos personas inteligentes. Me vas a decir que esa es la conclusion tan absolutamente pueril que sacas de esta frase? no tienes nada mejor Santiago? otras veces te he visto mas inspirado. Venga te lo voy a explicar despacito para que lo entiendas. Que cojones tiene que ver una huelga de basuras a que vea el mundo como me de la real gana? Nada que no hay manera.

    6º Cuarto mandamiento
    La criticas por querer hacer dinero, exactamente lo mismo que quieres hacer tu con Posytive, o es que me vas a decir que es un anhelo altruista el que te mueve, venga hombre, vuelvo a repetirme, seamos serios.

    7º Quinto mandamiento, de acuerdo contigo, solo en la parte en la que dejas la ironía barata para decir algo coherente sin ínfulas de sabelotodismo, bueno espera, eso no llega a ocurrir. Mas de lo mismo.

    8º Quinto mandamiento
    Mas gracietas y palabrería superficial genial para el club de la comedia, pero poco mas.

    • 16/11/2014 en 23:51

      Jajajaja! Te has quedado a gusto, ¿eh? Mejor que leyendo las pueriles frasecitas de la “psicóloga emocional”, seguro, jajaja.

      1- Hombre, no me parece que esos calificativos –inecesario, gratuito, fuera de lugar– aporten o resten nada esencial al debate, salvo que quieras tirarte el pisto de lo bien que hablas. Vamos, que te ha salido de dentro. Pues nada, ya te digo que me alegro de haber contribuido a servirte de catarsis.

      No sé por qué dices que desprendo desprecio hacia mi propia especie. Deberías concretar un poco más, y así quizá tendría que darte la razón y todo. Pero así queda muy caca-culo-pedo-pis. ¿Sabes lo que significa la reducción al absurdo? ¿Qué edad tienes? ¿Es tu novia o familiar? Bueno, hombre, en todas partes cuecen habas, no hay que desesperar, hay cosas peores; imagina que Punset fuera tu padre, por ejemplo.

      Ya, tú oíste las campanas de Freud pero no sabes dónde. Por eso, como no eres experto en nada te pones a buscar pajas en ojo ajeno con los tuyos como donde Patxi y Txomin se hicieron inoxidables. A ver, ¿y si he pasado por toda esa “mierda” qué? ¿Tengo más razón? ¿Menos? ¿Y si no? Explícamelo. Cuando uno intenta una racionalización debe tener la mínima precaución de que no le explote en la cara, porque te puedo decir lo mismo. O peor, que aún estás ahí. Que es lo que te joroba. ¿Te he agriado el soma? Son las cosas de hablar con las vísceras, soltar lo primero que le viene a uno del duodeno, pero ya madurarás, tranquilo. O eso te deseo.

      Pues mira, alguna vez me han llamado, inmerecidamente, “el Pérez Reverte de la formación”, y a él no le ha ido precisamente mal poniendo a caldo a quien considera. Ya sé que soy único en esto de hacer amigos, pero te aseguro que, como en política, tengo a la mitad más o menos en contra, y a la otra mitad a favor. En términos generales me respeta la gente con dos dedos de frente, y ya hay quien si no lo tiene muy claro se lo piensa dos veces antes de decir una barbaridad en las redes sociales o en sus blogs por si yo o alguno –cada día más– de los críticos con el movimiento new age lo ve y le pilla la indignación con el ordenador encendido.

      Pero te lo voy a intentar explicar mejor, a ver si te ayudo a entenderlo: ese proyecto equiparable (en el futuro, eso espero) a Google, no es más que neurociencia aplicada en un entorno tecnológico, yo ni quito ni pongo nada más que la metodología, que viene, ya que sabes tanto de mí lo sabrás, de la ciencia del entrenamiento deportivo; o sea, que tampoco me invento nada. No sé si recuerdas eso que dijo Cajal: “Todo hombre puede ser, si lo desea, escultor de su propio cerebro”. Pues eso. Si no quieres usar nuestro sistema, estás en tu derecho, pero sabes tan bien como yo que serás uno de los early adopters. Siquiera por curiosidad, pasarás por caja, jejeje, y te enganchará porque no eres tan corto como para no darte cuenta de que te viene fenomenal, como a todos, yo incluido. Lo que más me importa no es eso, pero si te dijera que lo hago por los demás ni lo entenderías ni lo creerías, porque cree el ladrón que todos son de su misma condición, así que cree lo que te dé la real gana.

      Ahora mismo, y gratis, lo que me importa es que seas capaz de darte cuenta de quién te está destruyendo la cabeza para hacer caja y engrandecerse o viceversa y quién no quiere ser más que un empresario que habla de su empresa, no de cómo alcanzar la felicidad en un cursito de fin de semana o con mis frasecitas hamelinianas. ¿He propuesto yo a alguien alguna poción mágica? Como mucho un truco para que el impacto de un trauma sea menor y no lo he parido yo ni gano nada con contarlo. No quiero ser un gugú, no quiero dar lecciones a nadie, detesto hacerlo, no me gusta, no me va ese papel. Me gusta discutir de conceptos y criticar los peligrosos o dañinos, la mofa o el desprecio personal es lo menos importante, algo de lo que se da cuenta cualquiera que tenga la cabeza sobre los hombros, de los que no miran el dedo cuando les señalas la luna. No sé si te das cuenta de lo que te digo. Te estoy diciendo que si tuvieses la cabeza en su sitio contra quien cargarías es contra los charlatanes de feria vendedores de humo necesitados de aprobación como la señorita Ciara Molina o similares, no contra el que te alerta de su presencia y sus peligros. ¿Comprendes la diferencia? Yo no te ofrezco milagros, te ofrezco un sistema de entrenamiento basado en la neurociencia, que no te servirá de nada si no lo practicas, y que te hará mejor cuanto más lo practiques. Y si lo entrenas y no te funciona, me comprometo formalmente a devolverte hasta el último euro que hayas invertido, como El Corte Inglés, y otro tanto multiplicado por cien por tu tiempo perdido. No es mal negocio ¿no? No tienes nada que perder; si te funciona, ganas, y si no te funciona, ganas también.

      ¿Y qué te ofrecen Ciara Molina & friends? ¿Frasecitas? ¿Alguna sesión pretenciosamente denominada “terapéutica” que no vale absolutamente para nada bueno? ¿Mimos? ¿Empatía? No seas cándido, hombre, que eres la víctima perfecta de las sectas. Sé un poco más crítico con tus creencias. ¿Has leído “Falacias de la psicología”?

      2- Vas a destiempo, tendrías que haber dicho eso antes o no haberlo dicho. ¿No te das cuenta? Te acabas de mofar de ese “enorme proyecto” y como debes tener memoria de pez, ya no te acuerdas, y me preguntas ahora por mi propuesta. ¿Lo pillaste o te lo explico?
      Tus juicios de valor son como los neutrinos. ¿Te explico esto también?

      3- Lo menos que puede hacer uno es mofarse de semejantes desvaríos de la señorita Pepis. Hay quien propone denunciarlo.

      4- ¿Eso es un cumplido o una amenaza? ¡Me tienes en ascuas! Voy a seguir leyendo con ansiedad.

      5- Me acabas de decepcionar. O sea, que tampoco lo has entendido. ¡Pero si acabas de decir que “me mofo” y “me mofo”! ¡Pues me estoy mofando, alma de Dios! Y para mofarme utilizo una metáfora relacionada con lo más relevante que estaba ocurriendo en ese momento. Te lo explico, que me has caído simpático. Lo que viene a decir el recurso literario es que es una aberración afirmar que “el mundo según lo vemos no es más que un reflejo de nuestro estado interior”, porque al mundo le importa un pimiento nuestro estado interior, y si estás en mitad del desierto y pega el sol, al mundo le importa un pimiento que te jorobe el calor, de hecho no va a dejar de hacer calor aunque cambies tu estado interior, y por más que perseveres te morirás achicharrado o deshidratado. Y si tu mujer te la pega con otro y se queda embarazada vas a pagar con dinero de verdad los gastos de un hijo que no es tuyo lo sepas tú o no; o sea, que al mundo le da exactamente igual si lo es o no, o si lo sabes o no, si tu “estado interior” es guay o jodido, te toca pagar y punto. Y si estás en tu cuarto leyendo en facebook las majaderías de la Ciara Molina o de cualquier chiflado semejante y tienes una tonelada de basura pudriéndose debajo de tu ventana, ya puedes tener el mejor estado interior del multiverso, que te vas a morir de asco y no vas a ganar para matamoscas. ¿Ya? Tampoco era tan difícil, debes estar espeso. ¿Has salido con esperanzas de ligar y no te has comido un rosco o te han pillado pasadito de octanos en el control de alcoholemia?

      6- Yo no critico a nadie por querer hacer dinero, en absoluto, al contrario, me encanta que la gente quiera hacer dinero y que todo el que pueda hacerlo justamente lo haga, no soy nada envidioso. Parece que ahora tampoco te has enterado de nada. Lo que critico es que sean tan necios que no se den cuenta de que están haciendo daño a la gente, y no porque no se lo hayamos dicho más de uno. Yo le tuiteé el enlace a este post incluso, y ahí sigue, en su nube. No va a ser tan honesta de dejar de forrarse y darse lustre al ego a cuenta de unos cuantos pobres desorientados como tú.

      7- Debía estar cansado ya de leer y escribir sobre idioteces de mermaos. Tú no te das cuenta de lo duro que resulta tener que leer toneladas de basura tóxica semejante cada día. Empiezas a escribir el post con fuelle pero poco a poco se te va atravesando tanto el tema que lo dejas a la mitad (nadie me paga por escribir, otra diferencia con Reverte), te vas conteniendo (imagina si no me contuviera) esforzándote tanto (muchísimo, soy del al lao de Bilbao) en ser lo más correcto posible que al final te quedas sin fuelle (¡A la mierda, gilipollas! ¡Que sois gilipollas! ¡Os merecéis que os tomen el pelo y que os saquen los cuartos!). No sé qué coño tienes contra las ínfulas de “sabelotodismo”, por lo menos parece que sufras ceguera selectiva. ¿O es que la Molina no va de sabia por la red? ¿Y tú, que vienes a darme lecciones a mí en mi propia casa?

      ¿En qué quedamos? ¿Sí o no? Menuda empanada mental que llevas. Me has liado hasta a mí.

      8- Son diez mil

      No de la multa por ir mamao o fumao. Por la terapia.

      De nada, majo.

      😉

  2. Quiensea
    17/11/2014 en 16:17

    Jaja…
    Ay, si es que este hombre parece que va de “sobrao” por la vida. Pero sabe muy bien de lo que habla.
    Santiago, ¡suerte con tu proyecto! Y sigue así, el mundo necesita más gente como tu.

  1. 04/08/2014 en 00:53
  2. 02/10/2014 en 02:34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: