Inicio > Neurociencia > Las neuronas

Las neuronas

¿Son sólo columnas estructurales y cables eléctricos y de comunicación?

¿Intervienen en la formación del pensamiento?

La ciencia avanza a paso seguro en el conocimiento de las neuronas.

 

Sí, señores neurocientíficos, La Tierra es redonda.

Astrocito-Indi entre neuronas - Más Allá de La Formación

Los astrocitos (indis) no son las únicas células importantes en nuestro cerebro, aunque decupliquen en número a las neuronas. De acuerdo con la doctrina tradicional, las neuronas desempeñan únicamente funciones de asistencia a los indis (así llamados por ser individuos diferentes y únicos, como las personas). Durante toda la vida, las neuronas proporcionan el canal de comunicación a larga distancia entre los indis alejados entre sí en las diversas regiones encefálicas, y es a través de ellas que reciben información del exterior e interior mediante los órganos de los sentidos. En sentido inverso, eferente, las neuronas transmiten las decisiones de los indis a los elementos encargados de ejecutar funciones, por ejemplo a los músculos.

La investigación más reciente nos obliga a modificar el cuadro. Es más que probable que las neuronas aporten su grano de arena al procesamiento general de la información por parte del sistema nervioso.

Las neuronas son construidas por los indis especializados en esa tarea, en función de las necesidades de cada persona (recordemos el caso de los taxistas londinenses), y las recubren con vainas de mielina alrededor de las prolongaciones, algunas de ellas larguísimas, posibilitando con ello una transmisión extraordinariamente rápida de las decisiones de cada grupo especializado de indis y de todos los relacionados, se localicen en el continente, área o población indial que fuere. Los indis fabrican y establecen el contacto estrecho con los lugares de comunicación entre neuronas y en sus terminales, además de poseer una comunicación inmediata con los vasos sanguíneos que los nutren para que puedan ejercer su vida individual, su función. Por lo que se sabe, este tipo de célula nerviosa es responsable de varias funciones.

Hasta ahora, a las neuronas se les reputaba de simples células de comunicación, sin embargo la ciencia acaba de descubrir que desempeñan misiones auxiliares diversas en tanto no son meros cables o autopistas de información: son capaces de determinar también, por ejemplo, el nivel mínimo de volumen de indis enviando mensajes necesario para activarse, según la ley del Todo o Nada de la excitabilidad neuronal. Como en una democracia parlamentaria, sólo las decisiones de la mayoría de indis de cada región o grupo especializado tienen el privilegio de ser difundidas, sus decisiones acatadas, si pasan el filtro de los indis más evolucionados, los encargados de regir la conducta conforme a los criterios morales del mundo indial civilizado, que habita en el neocórtex frontal, el área más evolucionada del encéfalo.

 

La ola celular

No sólo las membranas externas de los indis contienen canales iónicos, también los poseen las neuronas. Puesto que las prolongaciones de las neuronas se internan entre las poblaciones, vecindades y familias de indis, registran con la máxima precisión cualquier información emitida entre ellos. Para ejercer su función rápidamente, las autopistas de información que constituyen las neuronas, disponen de un mecanismo eléctrico de transmisión de la información, como los cables telefónicos de voz y datos, del que carecen los indis, que se comunican si están próximos mediante el simple mecanismo boca-oreja, pero que necesitan generar una ola de información, un ruido producido por la suma de voces individuales suficientemente importante para que una neurona se active y permita el paso de la información. Afortunadamente, en el encéfalo evolucionado y sano, los indis discrepantes no incendian, apedrean o destrozan, nada de lo que existe en su entorno, ni a sus compañeros, y a los Podemos de las áreas reptilianas se les mantiene a raya; insisto, en el orbe astrocital sano.

Así pues, parece que los indis han construido para su servicio unos medios de comunicación extremadamente eficientes y económicos, pues no se usan si no son requeridos por un número suficiente de ellos. Lo contrario significaría el colapso, otra vez como en una democracia parlamentaria, donde las opiniones de todos influyen en los demás o no, pero existe un orden, unas leyes que evitan la anarquía en la que cada cual tira para el lado que le interesa, hacia la entropía. Así se entienden mejor las funciones de las ignoradas neuronas, que disponen de mecanismos de control, para proteger al orbe indial que las ha creado, de sí mismo.

Gracias a este mecanismo neuronal, regiones o países indiales muy distantes pueden comunicarse y condicionar las decisiones de partes alejadas del mundo indial, igual que ocurre a otra escala en nuestro mundo humano.

 

La realidad

Seguramente más de un neurocientífico estará perplejo y confuso a estas alturas. Era mi intención. Lo que precede es fruto de la lectura del artículo “Células de la Glía” del altamente recomendable número 8 del año 2014 de los Cuadernos Mente y Cerebro de la revista Investigación y Ciencia, pero dado la vuelta como un calcetín, para que los aún reticentes a abandonar la idolatría de la neurona, la doctrina de la neurona, se den cuenta de que el descubrimiento de la neurona (era suficientemente grande para ser vista con los más modernos instrumentos de neuroimagen, no así el indi) ha anulado la investigación alrededor de los astrocitos-indis, impidiendo a la vez y por esa misma causa comprender la mente: descartar precisamente el sustrato del pensamiento para entender el pensamiento. Como pretender comprender cómo se mueven los coches despreciando las ruedas, o comprender los sentimientos humanos apelando al corazón.

Seguramente comprenderán ahora la perplejidad y confusión que experimentamos algunos estudiosos de la mente ante la indiferencia o el desprecio prácticamente universal al papel de la glía-astrocitos-indis en la producción de la mente.

Afortunadamente, algunos neurocientíficos como los que participan en este número especial de la revista, consideran trasnochada la teoría de la neurona, más dogma que constatación científica –porque no la hay por muchos miles de millones que inviertan en el proyecto BRAIN y Human Brain Project– y ya se atreven, como hicieron nuestros ilustres Alfonso Araque y Gertrudis Perea del Instituto Cajal, a desafiar a la iglesia neuroniana. Se arriesgan, poco a poco, a medida que el miedo a la hoguera inquisitorial del establishment va desapareciendo, a ir dando protagonismo a esos individuos individuales que viven en nuestro encéfalo, cada uno con su propia personalidad y su propia misión: los indis, los ciudadanos del orbe intracraneal.

Gracias a este cambio de visión, la psicología podrá pasar de ser una ciencia blanda alimentada por ideologías, personalismos y fanfarrias espirituales clásicas y new age, filosóficas, interpretables… a ser una ciencia seria, constatable, demostrable, experimentable lo que permitirá alumbrar una nueva ciencia que tanto necesita el mundo: la psicoingeniería.

 

Sí, señores neurocientíficos, La Tierra es redonda.

 

 

Post relacionados:

– 1 https://santiagofbarrero.wordpress.com/2013/11/28/cmo-funciona-el-cerebro-qu-es-y-cmo-funciona-la-mente-i/

– 2 https://santiagofbarrero.wordpress.com/2012/12/12/cmo-no-funciona-la-mente-1-la-idolatra-de-la-neurona/

– 3 https://santiagofbarrero.wordpress.com/2013/03/03/cmo-no-funciona-la-mente-1-la-idolatra-de-la-neurona-2/

 

 

Glía/Indis - Más Allá de La Formación

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: