Inicio > Inteligencia (M)Emocional > La Inteligencia Emocional: peligroso troyano cerebral

La Inteligencia Emocional: peligroso troyano cerebral

troyano - Más Allá de la FormaciónEs complicado dar con un argumento definitivo para desmontar la aberración que constituye el movimiento new age de la Inteligencia Emocional para tratar de atenuar o anular sus nefastas consecuencias. Tiene tantos fallos, por no decir que prácticamente ningún acierto –aunque es cierto que incluso Stalin hizo algo bueno en su vida, lo que no resta un ápice de gravedad al resto de ella– que es difícil desmontarla sometiéndola a la afilada Navaja de Occam apelando a su flagrante contradicción intrínseca: el hecho de constituir un perfecto ejemplo de oxímoron. A más de dos expertos del sector esto no les dirá absolutamente nada, y así va el mundo.

Oxímoron es una palabra derivada del griego oxys (agudo, fino) y moros (desafilado, estúpido) y que se refiere a una combinación de palabras con significado opuesto. La misma palabra, como hemos visto, es un ejemplo de su significado. Con Inteligencia Emocional ocurre otro tanto. La inteligencia es una cualidad expresamente humana, la única que nos define como seres superiores, consistente en la capacidad de pensar adecuadamente, con todas las consecuencias evolutivas que ello implica. Sin embargo, las emociones, automatismos primarios, vienen tal cual de serie, no se modifican sino cuantitativamente a través del control de la razón inteligente o el paso del tiempo y no son exclusivos de la especie humana, sino que las compartimos hasta con los insectos. No es, por tanto, poseer emociones lo que nos define como cumbre de La Creación (dicho en términos de Diseño Inteligente, no creacionistas), sino lo que nos asimila al resto de especies.

Causualmente, y causualmente en el mismo orden –o producto de ese mismo diseño–, ‘inteligencia’ se corresponde con el oxys, lo agudo y fino, mientras ‘emoción’ lo hace con el moros, lo desafilado y estúpido; la parte de persona y la parte animal que todos poseemos, respectivamente. Por lo tanto nos encontramos con un imposible: lo agudo no puede ser desafilado a la vez, ni lo estúpido de fino o agudo intelecto. Las razones de la conversión de este despropósito no sólo lingüístico en dogma de fe son principalmente el afán revanchista de los sans culottes modernos con respecto a las élites intelectuales que acaparan el poder mundial –por supuesto inmerecidamente– y el mismo afán del hembrismo, esa curiosa tendencia a convertir a los varones en mujeres y a las mujeres en varones con la excusa fácil de la igualdad a secas, otra de las fatales aberraciones físicas en que incurren los humanos nopensantes, aquellos que sólo repiten lo que les suena bonito sobre todo si satisface sus ansias de revancha. Pero no se olviden de las cosmovisiones recesivas, las pseudorreligiones generadoras de atraso, cuyos apóstoles tratan de convertirnos a sus tan saludables morales (costumbres, O tempora, o mores).

Y, como decía al principio, aunque es complicado encontrar el argumento definitivo, como la mentira tiene las patas muy cortas, en ocasiones uno se encuentra con que la Providencia le regala alguno especialmente llamativo, tal es el caso que nos ocupará las próximas líneas. Les advierto que se trata realmente de una obra maestra en la que se ha dejado poco al azar. Puestos en plan conspiranoico parece obra de la potencia financiera de los servicios secretos de alguna nación poco amigable que busca terminar de destruir la civilización para dominar el mundo, pero como finalmente verán, no es el caso.

 

Inteligencia Emocional - Más Allá de la Formación

 

 

Observen tranquilamente la imagen. Les doy una pista para no hacer trampas: la comparte ufana y ajena a lo que hace una joven señorita creo que dedicada a estas cosas del coaching, la psicología y tal, en Linkedin. Si no han descubierto inmediatamente el código malicioso del troyano o no en su totalidad, bien porque no lo ven o porque no les he dado tiempo, desmenuzaremos punto por punto, hasta donde yo llego, cada línea de código del malware que de tantos cerebros se ha apoderado en el mundo entero.

 

1º – A ver…

A nadie –aunque no haya oído en su vida eso de la comunicación no verbal– se le escapa que el título es una expresión de condescendencia con alguien inferior en el aspecto que fuere. Una expresión que cierto tipo de moros y consecuentemente necesitados de vivir experiencias de poder sobre los demás acostumbran a utilizar con sus hijos pequeños, como si en lugar de niños fueran tontos; y con cualquier incauto que cae en sus bien entrenadas garras.

Ya saben, los puntos suspensivos normalmente pueden sustituirse por “tonto”, “pobre hombre”, “niño”, “ignorante”, “inmaduro”, “loca”, “incapaz”, “mujer”, “hombre”, “indio”… Pero eso no se escribe, porque sería demasiado obvio, las defensas del ego podrían ponerse en guardia y rechazar el virus, cuando lo que busca el condescendiente es mantener la dependencia del otro por su propio bien. El moros, como rémora que es, vampiro de la autoestima de los demás, lo necesita para su supervivencia psicológica, no le interesa que el otro crezca, no ama, es impotente, incapaz de amar (Fromm), lo que le gustaría es que “los niños no crecieran nunca”. Para ser su líder perpetuo, incuestionado, respetado, admirado, venerado, imprescindible…

La letra (fuente) tampoco ha sido elegida por azar, sino para reforzar el fondo destructor del mensaje y de paso asegurarse de no provocar una lectura académica, racional, como si se leyera el manual de instrucciones de una licuadora. Todo lo contrario, se busca sesgar la percepción y la cognición (je) hacia lo suave, sin aristas, dulce, muelle, cálido, acogedor, relajante, sensual, mmm… y, efectivamente, suscitar las emociones coherentes con el fin de no dejar resquicios de escape a la licuadora… de mentes. Para que lo entiendan mejor, los sesgos “tiñen” del color que sea la mente del que lo recibe, igual que suele uno salir contento cuando va al cine a ver una peli divertida y triste si es trágica. Una fuente más agresiva o más solemne habría suscitado parejas sensaciones, lo que podría sesgar al lector hacia un análisis aséptico y racional, crítico. Justo lo que no interesa.

 

2º El tamaño del corazón y el cerebro

A los psicólogos infantiles les resultará conocido porque acostumbran a hacer que los niños con problemas dibujen a su familia. Los demás no sé si se habrán dado cuenta de la sutileza, pero bien por efecto de la perspectiva (está más atrás, aunque a la distancia de dos brazos, no tanto como para produzca esa distorsión) o bien aprovechándose de ello, el cerebro aparece más pequeño que el corazón. Ello suscita una impresión de debilidad en el objeto de menor tamaño, de sumisión o dependencia, de debilidad, infantil. Sin embargo, como habrán supuesto, esto es parte del código vírico del troyano.

La realidad es que el cerebro es bastante más grande que el corazón. Aproximadamente un kilo y cien gramos más. Nada menos que 1.375 contra 275 gramos de media en el varón, 1.275 contra 250 gramos en la mujer . En cuanto al volumen, el corazón es aproximadamente del tamaño del puño cerrado de su poseedor, mientras que el cerebro es casi tan grande como su propia cabeza de la mandíbula superior hacia arriba. Póngase frente a un espejo con el puño cerrado al lado de su cabeza de frente y de perfil y compare usted mismo.

Otro malicioso truco barato.

 

3º La postura

Debilidad percibida a la que también se suma la postura del cerebro, más de vieja cargada de espaldas, achacosa, necesitada de apoyo, en fuerte contraste con el fornido y apolíneo corazón de anchas espaldas y cintura estrecha, que sirve de guía y apoyo a la criaturita encogida, arrugada, pálida, grisácea, sin vida ni energía.

El enérgico corazón aparece tirando del brazo del cerebro, el codo flexionado en un ángulo favorable y demostrador de vigorosa fuerza. No caminan juntos, sino que uno es conducido por el otro. A esa impresión ayuda la ligera inclinación hacia delante de la figura roja, dando una impresión de energía, vigor, actividad, confianza en la dirección que tomar, seguridad, proactividad, liderazgo

Por su parte, el cerebro, por razón de esa postura de anciana desvalida en la que se adivina el tronco casi horizontal, tiene su hombro a la misma altura que su mano, una posición poco favorable para la fuerza, como cuando un crío que no quiere ir al cole es arrastrado por sus padres. Si se fijan también en la posición de los pies con respecto al “culo”, da la impresión de resistencia al arrastre, el centro de gravedad desplazado hacia atrás.

 

4º El color y los detalles de las figuras

¿No se han dado cuenta del truco publicitario del color? El corazón está pintado de un color vivo, rojo Ferrari, intenso, estimulante, sano, terso, agresivo pero dulcificado, suavizado de forma que por más que uno se empeñe en imaginarlo se parece poco a la víscera cardíaca (entre otras cosas porque no es el modelo real del que parte la típica figura del corazón romántico). Por el contrario el cerebro aparece pintado de un color pálido, con sus surcos y circunvoluciones, bastante realista comparándolo con el prehistórico Orts Llorca en el que miles de senior estudiamos anatomía.

¿Por qué suavizar la carnicera imagen de un corazón real, porque al natural no es ni más ni menos feo que el hígado o los riñones, y no suavizar igualmente la del cerebro? ¿Por qué no se le pintan al corazón las arterias y venas? Se pretende que el espectador perciba la diferencia entre la Bella y la Bestia, lo hermoso y lo feo, para sesgar su cognición de modo que interprete que el corazón y todo lo que ello implica es algo supuestamente bonito mientras que el cerebro y todo lo que supuestamente para el dibujante implica es algo horroroso.

Por otra parte y para variar caen en sus propias trampas, porque ponen a su adorado hemisferio cerebral guay, el del corazón, a la altura del betún, cuando normalmente lo idolatran a la vez que denuestan el hemisferio Bestia. Como era de esperar no llegan ni a algo tan obvio.

 

5º Vamos a un lugar tranquilo a conversar…

El corazón toma el mando –se supone que del ser humano– de la situación, lo que implica superioridad, dominio con respecto al cerebro, reforzando la idea de la inmadurez cerebral con respecto a la cordial (¿sabían que cordial es otra denominación del corazón? Pues recuérdenlo cuando se despidan con un cordial saludo, porque quizá no sea exactamente lo que quieren decir). La elección del lugar, específicamente tranquilo, tampoco es baladí, porque se lleva al cerebro al que supuestamente es el terreno del corazón: lo tranquilo, armónico, equilibrado, reposado, sabio, elevado… Dando la impresión de que el cerebro es una vorágine de pensamientos que –si bien es normal que ocurra en personas desorientadas e inevitablemente incoherentes y en las enfrascadas en procesos creativos o turbulencias personales, víctimas propiciatorias del mindfulness, la meditación y el yoga– no tiene por qué ser así.

Mencionar el verbo conversar es otra de las sutiles trampas que nos tiende el aparentemente cordial dibujito. Es la estrategia favorita para los que quieren ganar tiempo para seguir haciendo de las suyas hasta que la costumbre normalizada se convierta en Ley, momento en el cual su cordialidad se convertirá en tiranía; o de los que quieren predisponer al otro a la cesión de sus posiciones al enemigo. El diálogo por el diálogo no es un valor, sino un antivalor, como estamos comprobando en nuestra propia Piel de Toro.

Casi finalmente, el vigoréxico carmesí esboza el objetivo superficial: “ponerse de acuerdo”, omitiendo el objetivo oculto, la verdadera intención que se ha desvelado a través de todo este análisis, someter a la razón a los dictados de los sistemas subracionales, la animalidad a la humanidad, la emoción a la razón, porque quien manda, el listo, el guay, el líder de la historieta y quien pretenden que lo sea en la vida real… es el moros.

 

6º Y esto es casi to… casi to… casi todo, amigos

Pero nos falta la traca final del festival de fuegos de artificio –ésa que cuando cesa casi nos alivia, sobre todo los tímpanos, y en este caso nos devuelve abruptamente al mundo real tras la fascinación que despierta el contraste entre la oscuridad de la noche y el fulgor colorista de los fuegos–, un detalle que seguro habría pasado desapercibido sin una minuciosa exploración: el autor/autora de la imagen. ¿Lo habían mirado?

Como podíamos suponer, es una autora/publicadora, no un varón. Y no una fémina cualquiera, sino una ciudadana argentina, no mora de la morería, de esas que como nuestra psicóloga emocional pulula insistentemente por las redes sociales con el ánimo de salvar al mundo orientándolo hacia una cosmovisión que obviamente y sin lugar a dudas ha salvado a los pueblos donde se originó y a los que se extendió (India, China y demás), y que responde al humilde apodo Sri Ganga Mata (@SRIGANGAMATA en twitter, así como lo ven, todo en mayúsculas). No, no es una app para comparar precios y comprar gangas; el nombre con el que esta tan desorientada como peligrosa señora se identifica –Ganga Mata– es el de la diosa hindú de la pureza. Supongo que no se ha puesto el nombrecito porque lava más blanco que Ariel o es más transparente que el agua de Sierra Nevada. Más bien porque su misión en la vida es deslumbrar y alumbrar la oscuridad de la mente de algún pobre diablo mediante la distracción y la manipulación al que hackear los sesos para su beneficio. El beneficio de la diosa, digo.

¿Y eso de Sri? El prefijo hindú Sri no equivale a nuestro “señorita” o “señora”, no se vayan a creer que ha dejado algo a la improvisación o la casualidad. La también modesta señora tiene un tratamiento mayestático coherente con la sabiduría que ha derrochado en la programación el troyano, digo dibujo: “La que difunde luz”. No, tampoco es porque sea instaladora de Iberdrola, se refiere a otro tipo de luz, la luz del conocimiento que ella, como “spiritual and emotional life coach”, está capacitada para irradiar con el fin de llevarle en volandas hacia la iluminación.

Es un suponer, ¿eh?. Extraigan ustedes sus propias conclusiones acerca de la Inteligencia Emocional.

 

 

.

Anuncios
  1. IE Duda
    • 05/05/2015 en 19:20

      Serio era en principio, sí, porque precisamente trataba de la gestión, dominio, control… de los impulsos primarios… hasta que llegó Daniel Trolaman, le dio la vuelta como un calcetón y decidió que si Bandler, Grinder, Dyer, Robbins, Silva, etc, se habían hecho de oro contando milongas, ¿por qué él no?

      Los enlaces que me adjuntas no son “trabajos de investigación” o lo son como ejemplo de “ciencia blanda”, sino opiniones… sobre algo que no existe, sobre lo que no existe ningún consenso, elaborados por partes interesadas, pueriles, obvios, y obviamente no concluyentes.

      Es una mera magufada comercial, feminazi, una huida hacia delante de curso en curso, de tendencia en tendencia, a la espera de encontrar la piedra filosofal que nunca encuentran pese a tenerla delante de sus narices, mientras justifican sus nóminas incluyendo el término en sus solicitudes de subvenciones a la “investigación”.

      Así, a muy grandes rasgos.

  2. IE Duda
    05/05/2015 en 18:44

    ¿Qué es lo que no te gusta de la IE? ¿El nombre, el contenido…?

    • 05/05/2015 en 18:46

      Dame un rato para que mire los enlaces y trato de responderte.

    • 05/05/2015 en 19:26

      Ahí tienes la respuesta: se ha pervertido el sentido original desde la original gestión adaptativa de los impulsos primarios, que era lo suyo, hacia la hipersensibilización obligatoria… especialmente de los odiados machos dominantes.

      Lo que en un inicio era un intento de proporcionar herramientas al ser humano para seguir evolucionando, se ha pasado a un intento de animalización, de anulación de la razón. Te dirán que no, pero como no tienen instrumentos para lograr lo que -algunos, pocos- proponen (ser conscientes y llegar al fondo de cada experiencia afectiva), lo que consiguen es únicamente la hipersensibilización (susceptibilidada a la manipulación) y la desorientación.

      • IE Duda
        06/05/2015 en 10:05

        Leyendo más atentamente esta última respuesta, lo que yo deduzco es que no estás en contra de la IE propiamente, sino del uso que hace mucho charlatán del término, ¿me equivoco? Intento comprender la crítica que mantienes hacia el concepto, que veo que es feroz y no entiendo del todo. Más que nada porque es muy recomendable conocer puntos de vista muy críticos con algo que a priori uno mismo da por bueno, porque a veces otros puntos de vista te pueden hacer ser más crítico y ver las cosas de otra forma.
        Yo en principio no veo problema en el uso del término de IE, aunque no lo veo imprescindible. Lo que me parece importante es que aquello que se aplique tenga base.
        El término IE lo aplican en ámbitos muy distintos y son muchos los psicólogos importantes que lo utilizan. John Gottman por ejemplo, uno de los psicólogos más interesantes en terapia de pareja, su método de terapia él dice que es también una forma de entrenamiento en IE y menciona en varias ocasiones el término “actuaciones emocionalmente inteligentes”.
        Lo que pasa muchas veces yo creo en el mundo de la psicología es que al final los beneficios de buenos programas no llegan a la gente, ni a producir un beneficio social debido al desconocimiento o la mala práctica de quienes son responsables de la aplicación. Por ejemplo, respecto a lo comentado en el comentario de debajo sobre programas para delincuentes, existen buenos programas, pero muchas veces por lo visto no se usan porque los profesionales encargados no los conocen o no están formados en ellos (incluso siendo psicólogos en muchos casos). Así que tenemos un problema, ya que una cosa es lo que existe y otra que eso llegue como es. Esto al final tiene como consecuencia que se produzcan actos delictivos que podrían haberse evitado con una adecuada gestión. En el mundo de la psicología se producen este tipo de situaciones con demasiada frecuencia.¿Pasa algo parecido con el concepto de IE? Sin más, no te doy más la chapa… Salu2

        • 06/05/2015 en 11:34

          Cómo la ibas a comprender del todo! Comprender del todo una crítica a la IE es tan imposible como comprender del todo la IE. ¿Podrías comprender del todo a los unicornios? ¿El psicoanálisis? ¿La PNL? ¿Y una crítica a todos ellos? No se puede comprender del todo porque es incomprensible, porque como la mayor parte de la psicología y disciplinas afines (supongo que habrás leído “Falacias de la psicología” de Rolf Degen) es una ensalada de teorías infundadas, egos con el síndrome de Peter Pan, ideología, pseudorreligión, vaguedades, constructivismo, feminismo… sazonadas con alguna teoría con fundamento empírico o experimental.

          No puedo estar, ni nadie que lo piense un rato, con la IE, en primer lugar por su carácter de empanada mental, pero básicamente porque su propia denominación es un oxímoron aberrante basado simplemente en un interés comercial, porque el término “emoción” suena bonito, “humano” y tal.

  3. IE Duda
    05/05/2015 en 19:28

    Este enlace está bien, hace un repaso de evidencias respecto a la IE hasta 1999…

    http://emotional.intelligence.uma.es/documentos/PDF16Investigaciones_empiricas.pdf

    Cualquier forma de intervención psicológica puede ser en principio considerada en su sentido amplio como “desarrollo de la IE”, sobre todo por lo que he visto se emplea más en el ámbito de la prevención. Un saludo

    • 06/05/2015 en 11:51

      Cuando un estudio que se pretende serio hace tantas referencias en potencial en su introducción: “implicaría”, “permitiría”… ¿Qué te está diciendo? Y cuando en sus conclusiones expresa una serie de anhelos de mayor investigación a la vez que mezcla los conceptos de IE, empatía, depresión, o pone a todos bajo la denominación IE, ¿qué te sugiere? Como bien dices, la psicología corre el riesgo de perder su nombre, pasando del “estudio del alma” a “inteligencia emocional”. Al final, como también sugieres, IE es un centro comercial en el que se vende cualquier cosa que se pueda vender en un centro comercial, desde luego no un laboratorio especializado en dinámica de fluidos para la Fórmula 1 ó de investigación en el metabolismo glial.

      El problema raíz de la psicología y aledaños es justo ese: que es todo opinable, que cualquier majadería puede llegar a convertirse en objeto prioritario de estudio… simplemente porque ha vendido muchos libros o porque a uno le hace sentirse guay.

  4. IE Duda
    05/05/2015 en 19:46

    Leídas las respuestas, ¿qué propones como modelo de entrenamiento si es que propones algo? ¿Cómo llamarías a por ejemplo una intervención preventiva para por ejemplo rehabilitación de delincuentes?

    Programas que tienen componentes que podrían ser considerados perfectamente de IE parecen efectivos según perfiles. De hecho en muchos delincuentes hay carencias socioafectivas importantes que se intentan mejorar en estos programas. Uno de los problemas demostrados en niños irascibles es que tienden a percibir malas intenciones en los demás más de que el resto y muchas veces de modo irreal.

    Quien dice prevención de la delincuencia dice prevención de riesgos psicosociales u prevención de salud mental. ¿Cuál sería tu propuesta? ¿En qué se diferenciaría de un programa de entrenamiento en IE?

    • 06/05/2015 en 12:02

      Mi propuesta es entrenar la “Inteligencia Transversal”, toda la vida llamada “sentido común”, que como ya habrás leído, es función del Sistema Operativo Humano. Incluye por supuesto el entrenamiento intensivo y extensivo sobre todo el espectro afectivo (no sólo las emociones, por supuesto), además del resto de niveles o áreas. Entrenamiento especialmente intensivo y extensivo en los casos que citas de rehabilitación moral (conductual) y neurorrehabilitación, que es la única forma a priori válida para modificar todo el background de una persona con problemas psicosociales, igual que lo es para maximizar el rendimiento mental de cualquiera.

      Aquí tienes una introducción a mi propuesta: https://santiagofbarrero.wordpress.com/2014/09/05/qu-es-posytive/

  5. IE Duda
    07/05/2015 en 12:43

    Lo que propones me parece muy interesante, aunque tampoco puede uno imaginarse bien lo que es. ¿Podría ser el futuro de lo que has ahora hemos llamado IE?

    De todas formas, no acabo de ver la diferencia entre inteligencia transversal y lo que se conoce como inteligencia emocional, sobre todo en lo que se refiere al entrenamiento intensivo y extensivo del espectro afectivo, y sobre todo teniendo en cuenta que la utilidad final es la de educar a los hijos, rehabilitar delincuentes, tenerlo en cuenta en la selección de candidatos o usar programas para mejorar la competencia de los trabajadores. Parece que con otro nombre u otro método al final los objetivos son los mismos que los de la IE o la psicología o como se le quiera llamar. ¿Un nuevo método con nuevas tecnologías que pudiera ser mejor? ¿De alto rendimiento?

    Entrenamiento de Inteligencia transversal para una vida más satisfactoria, para que nuestros hijos sean felices, a través de la comprensión de nuestra propia mente mediante un programa de entrenamiento. Hay personas que bajo el nombre de inteligencia emocional investigan cosas parecidas hasta cierto punto, ¿por qué es tan malo lo que hacen, sobre todo cuando algunos de esos programas parecen beneficiar a la gente?
    Copio algunas de las cosas de POSYTIVE…

    “¿No quieres ver a tus hijos felices? Sin POSYTIVE será casi una lotería, como hasta ahora.”

    “Para ayudar a estas personas en particular y a todas en general a vivir una vida más satisfactoria y eficiente a base de entrenar su inteligencia transversal”

    “Una sesión de neurotraining teórico-experiencial es un conjunto de contenidos neurocientíficos hiperresumidos y despojados de jerga técnica innecesaria para que cada usuario termine comprendiendo la mente, la suya y la de los demás, mejor que el más prestigioso neurocientífico experto en particularidades de los árboles pero ignorante de lo que es un bosque, entremezclados con prácticas.”

    “en POSYTIVE se encontrarán varios programas de entrenamiento de dificultad progresiva, desde la base a la élite, para cada una de las habilidades mentales básicas o transversales,”

    “Las empresas valorarán el nivel alcanzado y contratarán preferentemente a personas con alta inteligencia transversal”

    “educaremos entrenaremos mejor a nuestros hijos, las cárceles servirán para reinsertar realmente a los antisociales en la sociedad,”

    Otra pregunta que se me ocurre es si es algo que estás investigando, si has hecho estudios que hayan dado resultados y si están colgados en algún sitio o de momento es un proyecto restringido de investigación. ¿O la tecnología ya funciona y se está consumiendo?

    ¿Que opinión te merecen las intervenciones psicológicas convencionales?

  6. 07/05/2015 en 13:57

    O, como tú mismo decías, de lo que hasta ahora se ha llamado “psicología” (que pasará a llamarse “psicoingeniería” por basarse en evidencias constatables). Como la IE es un totum revolutum, bien podría ser una continuación de ella, pero esto significaría darle una entidad que no tiene y por tanto yo no le voy a conceder. Si la IE es un intento de explicación de la mente, bien, pero lo único que veo válido es la intención (De buenas intenciones…), ni los contenidos ni la metodología ni casi ninguna otra cosa. Algo -muy poco- bueno tiene, negarlo sería mentir. Pero también tendría cosas buenas Stalin y no por ello es juicioso ser estalinista.

    La IE no puede aportar nada porque nada es aparte de la ensaladilla de indistinguibles ingredientes, algunos usurpados, otros mera conjetura, otros mera ideología newage… cocinados por desorientados egos hipertrofiados supuestamente poseedores y distribuidores de no sé qué virtudes (vanidad: dime de lo que presumes…). La IE es un vampiro, un parásito, una sanguijuela -como la pnl- de la psicología, de la que se ha alimentado gracias a su propia debilidad, a su fracaso. El planteamiento de la Inteligencia Transversal no es de subjetiva ciencia blanda, sino de ciencia seria, basado en la física, estadística, informática, neurociencia experimental, lingüística cognitiva computacional y el entrenamiento deportivo.

    La incomprensible y mesiánica IE -sólo una interpretación sin consenso de parte de las inteligencias múltiples de Gardner- pretende nada menos que ser la solución a todos los problemas humanos sin solucionar siquiera sus propias incertidumbres, sin saber qué es, cómo se mide y cómo se desarrolla (afortunadamente no se puede). La Inteligencia Transversal, por el contrario, es clara, sencilla, elegante, global, y sólo se ocupa de todas las habilidades básicas transversales, incluyendo los afectos, pero sin otorgarles un valor superior; al contrario, se entrenan con el mismo propósito que el resto de habilidades: ayudar a las personas a perfeccionarse. La IE pretende hacer al ser humano más inteligente emocional (no se puede ser más cursi y ridículo), la Inteligencia Transversal sólo pretende ser -casi nada- un optimizador del Sistema Operativo Humano para que éste pueda re-evolucionar y librarse de enfermedades fruto del estancamiento evolutivo. Sin gurus, listillos, iluminados y manipuladores varios: sólo tecnología que se sirve de la ciencia para un propósito concreto: mejorar el rendimiento del S.O. Humano para que pueda alcanzar su máximo rendimiento. No distribuye “sabiduría” sino que provee de mancuernas, máquinas, piscinas, pistas, sacos, tatamis, pértigas, listones, vallas, equipos… para que quien lo desee, y con esfuerzo, no por la gracia del mesías de turno, desarrolle sus habilidades psicosociales. Los beneficios son una consecuencia directa del entrenamiento de cada uno y aumentan proporcionalmente al tiempo de entrenamiento. No se trata de dominar ninguna teoría ni despertar “emociones” o “empatías” ocultas. Lisa y llánamente: entrenamiento, entrenamiento y más entrenamiento.

    Si tú entrenas la velocidad de reacción ¿qué consigues? Mayor velocidad de reacción. Si la flexibilidad, consigues más flexibilidad; si resistencia, más resistencia. Las cualidades físicas básicas o transversales están perfectamente acotadas y definidas. A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que una de las innovaciones radicales de POSYTIVE ha sido definir las habilidades mentales transversales, sistematizarlas, y diseñar métodos de entrenamiento para conseguir mejorarlas usando la tecnología. No te puedo decir mucho más porque estaría desvelando detalles confidenciales.

    POSYTIVE tiene sus propias propuestas, obviamente, pero aunque aún no lo hayamos hecho nosotros aún, se basa rigurosamente en investigaciones neurocientíficas que validan algunos supuestos de la psicología cognitivo-conductual, igual que la biomecánica confirma técnicas deportivas más eficientes que otras y la fisiología las cargas de entrenamiento más adecuadas… con resultados mensurables con un cronómetro o un metro, o sea, incuestionables. Ahora bien, hay que entender que los estudios lo que hacen es confirmar realidades, no se las inventan ni las crean, lo que significa que la realidad es la que es independientemente de lo que se haya avanzado en la investigación.

    No, todavía no estamos en el mercado.

    ¿Qué opinión me merecen? Lee “Falacias de la psicología” de Rolf Degen, seguro que te gusta. Esa es mi opinión también.

  7. IE Duda
    07/05/2015 en 15:30

    Opinión? Habrá que verlo cuando funcione. Hombre, de momento crea en mí mucha curiosidad. Cuando me he imaginado el futuro de la psicologia me imaginé algo como eso, así que me parece interesante. Un proyecto que si sale bien podría revolucionar muchas cosas.
    También podría ser que los costes de la tecnología empleada no se justificasen por un incremento en los beneficios respecto de programas similares sin necesidad de la misma. El tratamiento de fobias por ejemplo mediante realidad virtual no aporta beneficios extra respecto a programas de exposición en vivo.
    De momento me parece un proyecto emocionante y como no estoy informado hasta ahí llega mi opinión.
    Lo de las habilidades transversales de momento no me queda nada claro porque no sé cuales son, entiendo que no se pueda contar, pero sin conocerlo no es sencillo dar una opinión.
    Sobre el término IE, tal y como yo lo he visto utilizado, no me parece nada rechazable, pero bueno. Salu2

    • 08/05/2015 en 18:59

      Hombre, claro! Hasta que no esté funcionando es difícil hacerse a la idea. Pero mira, el asunto ese de las fobias que mencionas tiene mucha más enjundia de la que aparenta, muchísima más 😉 La cuestión, como siempre, es saber mirar donde todos miran sin encontrar nada demasiado útil y ver cosas diferentes y tremendamente útiles. Ya sé que te dejo más con la mosca detrás de la oreja, pero es top secret. He visto que somos paisanos, un día de estos que vaya de visita te lo cuento dando una vuelta por el paseo de La Concha.

      Una de dos, o no tienes nada de malicia, o sólo lees trabajos sesudos, deberías mirar cómo se utiliza en ámbitos menos académicos como el mundo de la formación, autoayuda, coaching y demás, el término IE.

      Pues venga, arriésgate, ¿cuáles crees tú que son las Habilidades Transversales?. ¿O no eres del mismo Bilbao? 😉

      • IE Duda
        11/05/2015 en 11:38

        “Una de dos, o no tienes nada de malicia, o sólo lees trabajos sesudos, deberías mirar cómo se utiliza en ámbitos menos académicos como el mundo de la formación, autoayuda, coaching y demás, el término IE.”

        Sí, es cierto. Muchos cursos de formación de coaching o IE parecen “bastante mejorables” por decirlo de alguna forma. En el ámbito aplicado la psicología acaba perdiendo mucho. De hecho, pueden acabar por no servir de nada.

        ¿Habilidades? No sé cuáles serán. Una que tiene que ver con el mundo emocional imagino, por lo que pusiste en otro comentario. Alguna con el rendimiento y sobre cómo conseguir objetivos, ¿no? ¿Mejora de razonamiento?

        Siento curiosidad por el libro de “Falacias de la Psicología”. Ahora mismo tengo pendientes algunas cosas, pero luego pienso leerlo. La psicología dista mucho de ser perfecta, pero tampoco creo que no haya aportado nada útil. Lo que pasa es que muchas veces, la utilidad no llega a la gente por desconocimiento o por no aplicación de la misma o aplicación incorrecta. Un ejemplo: el tratamiento del insomnio.
        Para este problema, el remedio de elección es la terapia cognitivo-conductual (antes que los fármacos). Sin embargo esta forma de intervención está infrautilizada y es probable que encuentres seguramente mucha más gente que toma pastillas. Puedes leer sobre el tema aquí si no te suena…

        http://www.guiasalud.es/egpc/insomnio/completa/apartado07/tratamiento.html

        También es verdad que cuando hablo de psicología solamente tomo como referencia la psicología cognitivo-conductual, igual es interesante decirlo. Desde este punto de vista, la única forma de desarrollo de la IE que puede ser interesante es la que se basa en técnicas cognitivo-conductuales a mi modo de ver. Y una forma de hacerlo consiste en intentar comprender cómo funciona la propia mente. Por eso me ha parecido curioso que estés tan en contra de la IE y una de las habilidades que forma parte de esa inteligencia trasversal suene tan parecida a la IE. Soy consciente de que tiene poco que ver con lo que le llega muchas veces a la gente a través de los cursos formativos, igual que no llega la terapia para el insomnio en atención primaria (aunque esto último parece que ya va cambiando).

        • 14/05/2015 en 01:50

          Te contesto en un nuevo comentario, que si no se va estrechando la caja de texto y se lee fatal.

  8. IE Duda
    07/05/2015 en 15:37

    He leído algo de Rolf Degen y no me ha parecido muy certero. Creo recordar errores en su argumentación. Algún enlace interesante de este autor?

    • 08/05/2015 en 19:01

      Hombre, la que no puede presumir de certera es la psicología, tiene mucho más recorrido que Degen y no es que haya aportado demasiado a la evolución humana, casi al contrario. Lee “Falacias de la Psicología”, ahí están los enlaces a los estudios en los que basa su crítica.

  9. IE Duda
    07/05/2015 en 16:09

    Perdón, pensaba que me preguntabas qué opinaba yo de vuestro proyecto… leeré más a fondo a Degen y me pasaré por aquí de vez en cuando para ver cómo va vuestro proyecto. Me parece muy interesante… Salu2

  10. 14/05/2015 en 02:02

    Sí, definitivamente eres políticamente correcto, jeje. Lo peor de todo es, teniendo en cuenta el origen deportivo del coaching que podría darle algo de rigor objetivo cronómetro en ristre, es que el desconocimiento fundamental acerca de la mente y el sesgo pseudorreligioso (decir ideológico sería suave) que los impregna, provoca un efecto burro-zanahoria. Nunca se consigue casi nada salvo la satisfacción de la inclusión en el grupo y la posibilidad de ir dando por ahí lecciones de vida a los demás. El truco es que siempre sacan algo nuevo que va a ser la repera limonera, la IE transpersonal, la IE espiritual, la IE cuántica… técnica tal y técnica pascual… para seguir enganchando a los “profesionales” en un “esta vez te juro por mis muertos que va a ser verdad” para que sigan pagando a las asociaciones e “ilustres profesores”. En fin.

    Bien, vas bien encaminado, has dado con alguna. Al final no es más que sentido común. Lo del “mundo” emocional no, por supuesto, no me gustan las metáforas en algo tan serio, posibilitan interpretaciones de lo más insensato. Yo diría “espectro afectivo”, “nivel afectivo” o similares. Las metáforas como ayuda a la explicación o para la literatura, que las carga el diablo.

    La psicología ha provocado más problemas de los que ha solucionado, entre otras cosas ha generado la autoayuda y la IE. Al final durante muchos decenios ha sido una especie de especulación filosófica (psicoanálisis, por ej., que lo impregnó todo, y el “golemanismo” ahora) fruto de interpretaciones sin ningún fundamento acerca del funcionamiento de la mente. La TCC se salva en gran medida, aunque sigue sin explicar el fenómeno, en parte por ese sesgo “terapéutico” que pone el acento en la supuesta “sapiencia” de un sujeto que normalmente sabe menos de la vida que la señora de la fabada Litoral. Que seguro que te da algún remedio cognitivo conductual del tipo “ponte a cavar la huerta y déjate de bobadas, ya verás como caes muerto en la cama” sin tanta palabrería técnica y tanta leche. A la TCC le sobra la T a no ser que sea el acrónimo de “tecnología”, que por ahí va POSYTIVE (ya te gusta más la idea, ¿verdad?).

    La IE tiene parte CC, claro, y la PNL, y el coaching, pero les sirve de poco bueno, porque son constructivistas, ergo relativistas o contrarias a la moral evolutiva. Mira, en realidad, lo que han hecho ha sido usurpar su función a los directores espirituales y confesores. Que no digo que no les haya venido bien, a los curas y a la humanidad, pero al final éstos distribuyen un texto de “autoayuda” que ha generado sociedades prósperas en comparación con las que no lo han recibido, y desde que existe la psicología y vástagos… ¿se ha reducido la tasa de suicidios? No ¿De depresión? No. ¿De violencia machista o como quieras llamarla? No. ¿De terrorismo? No. ¿De demencias y alzheimer? No. ¿De estudiantes con dificultades? No. ¿De divorcios? No. ¿De infelicidad? No. ¿De drogadicción? No. ¿De prostitución? No. Y no sólo eso, sino que han surgido nuevas enfermedades que muchos, entre los que me cuento, piensan que son precisamente causadas por estos nuevos sacerdotes paganos. ¿El origen de todo ello? Oriente. La recesiva pseudorreligión hinduísta y sus secuelas que han contaminado el pensamiento adaptativo occidental y especialmente la psicología, sus “afines”… y ¡sorpréndete! El socialismo internacionalista (socialismo a secas o comunismo si se les deja) y el nacionalista (nazismo, fascismo).

    Porque al final, amigo, la historia no va de lo que tú crees, sino de Weltanschauung, de cosmovisiones. Lo demás son derivadas, consecuencias, frutos. Y mientras no se entienda esto, no se puede entender nada. Se pueden saber cosas sobre algunos árboles, pero de lo que es el bosque… ni repajolera idea.

    😉

  11. Neil
    20/01/2016 en 08:28

    La inteligencia emocional acaso no esta en el cerebro? que tiene que ver el corazón?

  12. Mario
    16/02/2017 en 21:38

    Excelente análisis, soy un joven de 25 años que tuvo que dedicar tiempo a esta charlataneria en mi época de estudiante de educación superior. Parece que los judios tienen una especial afición a la charlateneria, desde Freud hasta Goleman, la historia se repite…

    • 09/03/2017 en 19:34

      No sé qué decirte, Mario. No conozco la genealogía de personajes como Engels, Marx, Lenin, Stalin, Mao, Pol Pot, o de los Robespierre y compañía. No sé si esa correlación que destacas significa algo, sobre todo si tenemos en cuenta que Jesucristo era judío.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: