Archivo

Archive for the ‘Educación’ Category

Por qué decimos educación cuando queremos decir moral (I)

09/02/2015 1 comentario

imageIgual que a base de poner la cacatúa goebbelesiana a funcionar el concepto de amar ha terminado pervertido –urbi et orbi– en primaria emoción, o más allá, en el eufemismo favorito de los que gustan de hablar pseudoalegremente –en realidad con lenguaje similar a una monja– de sus intimidades en público, el concepto educar ha acabado convertido en una perfecta muestra de entropía verbal. Porque ¿alguien sabe qué significa “educar”? ¿Y puede hacer que lo entienda su abuela en un sólo tweet?. Seguramente será ella quien tenga que explicárselo.

Como cualquier otro término de alta entropía, el concepto educar es masa informe, indiferenciado, relleno de ideas pintorescas, trufado de opiniones particulares con ínfulas orteguianas, marinado de visceralidades, sazonado de egos más vacíos que el estómago de Carpanta junto con ansias de poder sobre los demás típicas de personajes inadaptados a la realidad que como reacción a su experiencia de náufragos perdidos sin rumbo ni puertos-objetivos sólidos anhelan, en lugar de amar al prójimo como a uno mismo en el sentido correcto, someter a los demás a la irrealizable fantasía endorfínica en la que consuelan su frustración en los escasos momentos en que el desasosiego afloja su tenaza, escudados –argumentum ad verecundiam o falacia de autoridad– en ideologías que utilizan para diseminar sus pandémicos virus en los más vulnerables: los niños y los mentecatos (mentes presas).

Además de los conceptos amar, democracia, libertad… pocos otros como el de educar han sido más manipulados ideológicamente con las peores intenciones, precisamente debido a esa inconcreción, esa ausencia de acuerdo sobre su significado real, original, etimológico. Y si no hay consenso con respecto a su significado, podemos suponer el que puede existir acerca de lo que implica, de sus mecanismos, sus procedimientos óptimos y objetivos, en una sociedad desarrollada –excepto en lo cognitivo– que confunde un diccionario de uso como el DRAE con el María Moliner o el Corominas. Otro tanto ocurre con los conceptos ética y moral, sin embargo la etimología de éste último es mucho más concreta, más asequible al entendimiento más llano.

Derivado de parábola, el término palabra es un puente inmaterial que une una realidad con el conjunto de signos o fonemas que la designan. Igual que existe un puente visual entre un objeto y el cerebro que lo nombra, como entre el objeto mesa y la palabra mesa, existen puentes entre realidades algo más complejas, que no son objetos sino un procesos, como el citado amar, que requieren más de una línea de palabras para ser definidos porque su definición incluye, en red o en racimo, otros componentes menos evidentes pero relevantes. Curiosamente y sin embargo, otros conceptos aparentan gran complejidad pero no la tienen. Es el caso de la palabra moral.

 

 

 

Leer más…

Anuncios

El futuro del e-Learning

15/07/2014 22 comentarios

Sálvame de Luxe - Más Allá de la FormaciónDecía un tipo con barbas allá por el año 0 de nuestra era que quien no conoce la historia –del e-Learning en este caso– está condenado a repetirla. Y más si la niega.

Y en eso estamos en este paradójico momento de la historia en el que no se estila buscar la verdad sino tener razón, y en el que cualquiera dice sin arrobo –al contrario– que todas las opiniones son respetables, lo que nos deja en la más pura animalidad, la ley del más fuerte, de quien los tiene mejor puestos, más influencia, dinero, y/o –que es lo más frecuente– menos capacidad de sonrojo. No les explique que la asertividad y la autoestima no correlacionan con nada, no lo van a comprender.

Nos encontramos con un gran sector productivo –es un decir– casi extinguido, prácticamente sólo sostenido por regulaciones gubernamentales que ya sabemos, desde los tiempos del FORCEM, que han servido fundamentalmente para financiar algunos partidos políticos y sindicatos –sin equidistancias– que ejercen de intermediarios entre los fabricantes o expendedores de soluciones formativas y el paganini ciudadano de turno.

No, no es que España padezca un problema de economía sumergida, sino que a ésta salvífica lacra –en tiempos de crisis, economía de guerra– se le suma un cuantitativamente gran sector que, con el pretexto de lo social y del buen rollito, ha vivido del cuento chino a costa de los de siempre, usted y yo, los que pagamos sí o sí nuestra cuota de formación para que a cambio nos den gato por liebre. A la mayoría de españoles se les ha convencido de que eso de quitarles un trozo de salario para financiar la formación es algo bueno para ellos mientras los que reparten las estampitas del timo se parten de la risa –de nosotros– trasegando gintonic connaiseur. La solución es difícil, porque como en el fondo seguimos pensando que el dinero público no es de nadie, centenares, miles de curritos y parados han estado firmando más horas de formación de las que han realizado o cursos que ni han visto, mientras tildan de casta corrupta a todo hijo de vecino… que le caiga gordo.

Es el caso del corruptillo corto de inteligencia de manual, que hace mal sin siquiera beneficiarse, en contraste con el corrupto listo que se lo lleva crudo. Todo por La Causa. Y un grano no hace granero, pero ayuda al compañero. A pesar de los pesares albergo la esperanza de que los escandalosos escándalos –discúlpeseme la justa redundancia– que se están desvelando contribuyan a limpiar toda la basura que hemos ido acumulando para estabilizar el sistema a base de tener calladitos a más de dos, mariscadas y cruceros de lujo mediante, mientras mantienen en ebullición el caldo de la Guerra (Civil) Fría, otra vez de hermanos contra hermanos, para beneficio a corto plazo de los mismos y perjuicio a medio y largo de todos. Y para el fin de ganarla, el ejército de estultos que hiperpuebla la piel de toro no repara en medios, incluso el de la propia destrucción. Y es entonces cuando uno se pregunta: siendo tan guays ¿por qué no se les ha ocurrido un curso de formación de reconciliación nacional? ¿De tolerante empatía por encima de diferencias ideológicas? ¿De aplicar maravillosa la inteligencia emocional al odio ya pocho, más que rancio? ¿De sumar en lugar de dividir? ¿De ver más similitudes que diferencias? ¿Porque se les acabaría el chollo? Como dijo aquél cuyas vísceras dictaban sus pensamientos: Nos conviene que haya tensión.

Pero no piensen que esta entrada de este tan modesto como molesto blog, casualmente –aunque yo preferiría decir que causualmente me lo dieron bautizado– de nombre Más Allá de la Formación, es un panfleto ideológico, tranquilos. Lo que precede es importante para entender por ¿odiosa? comparación los cambios que se avecinan inexorablemente en el sector de la formación, presencial y online –u blended– y cómo este flagrante despropósito dejará paso a una nueva etapa de la humanidad, más sensata y justa, mucho menos desorientada. Lo que hemos sufrido ya no podrá ocurrir nunca más, al menos en España y en otros países de medio civilizados como el nuestro para arriba. Tampoco crean que es grandilocuencia el arriesgarme al vaticinio; piensen, por ejemplo, si hace 30 años alguien nos hubiera dicho –y había quien lo hacía– que llevaríamos un smartphone en el bolsillo con toda la inmensidad de posibilidades que ello implica. Le hubiéramos recomendado un psiquiatra, por flipao, aunque tuviera más razón que un santo. Así que me arriesgo gustoso a que me aticen el mismo calificativo y arrieritos somos; porque, señores expertos, el futuro de la formación está más allá de la formación, inevitablemente, y si me hacen caso un rato más, les explicaré los porqués y los cómos.

Leer más…

Visionarios. Previsiones para el año 2050

26/11/2013 2 comentarios

Acabo de leer un extracto de las entrevistas a varios personajes relevantes. Nos ofrecen interesantes visiones del futuro del ser humano, del cáncer y otras enfermedades, de la tecnología, de la medicina, la genética, la juventud perpetua, y otros asuntos muy interesantes que voy a analizar a continuación por si a alguien le sirve y para mis propias reflexiones, porque al fin y al cabo, esto de escribir un blog es como pensar con la ayuda de la tecnología, algo impensable antes de que Gutenberg inventara la imprenta.

A propósito de pensar con ayuda, hace unos años alguien me contó una cosas sorprendente: que la Confesión había constituido un hito en la evolución de la mente humana, pues había ayudado a las personas a disminuir su entropía cognitiva, a pensar con arreglo a un esquema lógico, de causas-efectos, como el coaching o la psicología de ahora pero en versión antigua. Lo dejaré así, en “antigua”, sin más atributos tampoco para los “modernos” psicología y coaching.

Pero las palabras reveladas en el confesionario se las lleva el viento a no ser que el proceso se entrene adecuadamente y con regularidad, cosa cada día menos frecuente, pero sin embargo lo escrito aquí queda para la posteridad y para que uno pueda revisarlo de vez en cuando, matizarlo, corregirlo, mejorarlo… y obliga a matizar, corregir, mejorar… el pensamiento del que surge lo escrito, porque se puede borrar y reescribir. Bueno, para ser ecuánimes, también puede servir para matizar y empeorar.

También lo vaticinado por estos personajes ha sido fruto de sus reflexiones, matizaciones… y mejoras/empeoramientos; y gracias a la tecnología, lo podemos analizar detalladamente a la búsqueda de aciertos y errores, de lo que puede realmente suceder y lo que no es probable que ocurra. Aunque pronto, muy pronto, las máquinas ayudarán a analizar mejor lo que cualquier persona piense y escriba, mejor que cualquier individuo o grupo humano. Pero como de momento no lo tenemos, vayamos al análisis de las previsiones de los famosos, así, a pelo. El año que viene ya dispondremos de la tecnología necesaria.

 

Leer más…

La mente es el resultado de un conjunto de procesos

¿Qué es la mente? Como ya vimos en entradas anteriores, la mente es una propiedad emergente de la interacción del individuo con el entorno, sistema nervioso mediante. En palabras llanas: la mente es lo que surge en el cerebro de cada uno a partir de su interacción con su vida.

Asumo que aun allanándola, es una definición complicada, y se le pueden dar muchas vueltas, porque el resto de aparatos y sistemas orgánicos también surgen de la interacción con la vida; pero si dejamos los demás aparte y pensamos que esa mente es lo que nos permite comunicarnos con los demás, con otras mentes, podemos entender su trascendencia. La mente es de donde surge la civilización: surge de la necesidad de facilitar la vida y el crecimiento a aquello que amamos –Erich Fromm dixit en su insuperado “El arte de amar”– . Es decir, amar a los demás, empezando por los más próximos, implica entender sus necesidades a través de la comunicación mente-mente mediada por otros sistemas como el aparato fonador y el oído, y la capacidad de desarrollar instrumentos que las satisfagan, algo en lo que los animales están mucho más limitados. Los seres humanos podemos construir edificios cada vez más altos y sofisticados, los animales pueden ofrecer a sus parejas y descendientes un nido de paja o o un laberinto de cuevas subterráneas elaborados sin instrumentos artificiales, pero no una lavadora o un ático con vistas al mar.

Pero podemos ir mucho más allá en la comprensión de lo que es la mente. Recurramos por ejemplo al caso de las matemáticas, uno de los ejemplos paradigmáticos de la superioridad evolutiva de la mente humana con respecto a la animal. Cuando aprendemos a sumar, utilizamos un proceso –basado en otros previos– que consiste en contar los objetos que queremos sumar. A base de repetición –entrenamiento– logramos llevar el proceso por debajo del umbral de la consciencia, lo hacemos subconsciente, lo automatizamos, ya no necesitamos ver animalitos. Por hacer un símil clarificador, en un ordenador hablaríamos de procesos en segundo plano: los que están operando por detrás de lo que se ve en la pantalla del monitor.

Quizá el niño necesite recurrir al proceso de contar con los dedos en el paso intermedio a la automatización del concepto número, pero al final, mediante la práctica y sólo mediante la práctica, mediante el proceso de ensayo-error-ensayo-acierto->salida, dejamos de necesitar imaginarnos leones o conejos y podemos pasar a procesar conceptos abstractos, el 1, el 2, el 3… Una maravillosa capacidad humana.

Leer más…

Barrio Sésamo: La empatía no se siente, nadie siente ni puede sentir empatía.

11/08/2013 10 comentarios

No, señores, la empatía no se siente ni se puede sentir, igual que usted no puede sentir su digestión o su vista. Cualquiera de nosotros podemos sentir los ojos, que son el órgano de la vista, o los intestinos, el estómago y el duodeno, que son órganos de la digestión, pero no la digestión misma.

Esto viene a colación de un artículo que no pienso enlazar por tóxico, como la inmensa mayoría de los que hablan del asunto dichoso de la empatía. Digo inmensa mayoría porque hay excepciones, como la que representa la entrevista a Fernando R. Genovés autor del libro “La ilusión de la empatía”, un verdadero oasis en este insoportable desierto de la ignorancia.

Hace tiempo repetía la frase que leí por ahí: “Se venden tantos libros de autoayuda porque ninguno sirve para nada”, y hoy me he encontrado un par de artículos que alertan sobre la psiquiatrización de la sociedad, víctima de la misma pandemia new age, en los que puede comprobarse por medio de impactantes estadísticas que, en España:

 

“La prescripción de antidepresivos se ha incrementado en un 116% entre 1996 y 2001. El gasto farmacéutico en antidepresivos se ha incrementado en el mismo periodo en un 160%. El número de incapacidades laborales transitorias por cada 1.000 habitantes por causa psiquiátrica se ha incrementado en este periodo en un 187,5% y el número de días de incapacidad ha aumentado en un 197%”

 

No es de extrañar con el panorama que vivimos, con una significativa parte de la sociedad adicta al paping y otras monsergas similares que se aprovechan de la infelicidad causada únicamente por la desorientación en la mayor parte de los casos, desorientación a la que contribuyen decisivamente con esa manía de hacer de sacerdote new age de todo punsetillo que se precie.

El caso de la empatía, de la que tanto hemos hablado (haga clic en “Empatía” en la columna de la derecha, en ‘Secciones’), es un desorientador similar más, que algunos que poseen los mismos escrúpulos que idea de lo que hablan, se dedican a divulgar para cobrarles después a ustedes por sus guays e infalibles servicios restablecedores de la sana empatía, como es lógico y normal.

Veamos, explicado por Blas a Epi, cómo el asunto de la empatía ha conseguido también seguramente contaminar su mente.

Leer más…

Mens sana in corpore sano. Cómo el ejercicio mejora las capacidades cognitivas.

Ya en el siglo I d. C., sin tanta tecnología, tanta ciencia y tanta gaita, Juvenal tenía una idea clara de la importancia de que el cuerpo, el templo del alma, estuviera en buenas condiciones para permitirnos una vida virtuosa y tranquila.

Además de los innegables efectos positivos que ejerce sobre el organismo, que nos permiten que el cuerpo, en lugar de ser un lastre para la vida, sea un facilitador de ella y nuestro propósito, el ejercicio moderado (depende para quién, obviamente, que cada uno tiene sus posibilidades y su background, y el jubilado de la foto tiene más que la mayoría) ejerce un beneficioso influjo en la mente. Tal como se señala en este estudio, practicar deporte diariamente ayuda a combatir la depresión del ánimo. Depresión del ánimo he dicho, sí, que el matiz es tan importante que dará para una futura entrada completa.

En lo que respecta a las capacidades intelectuales también se ha observado que el ejercicio las mejora, aunque como es habitual parece que los investigadores siguen sin entender cómo funciona la mente humana, lo que les lleva a contradecirse llamativamente. El caso de este artículo que enlazo es paradigmático. En él, se cita un estudio que utiliza tres grupos de personas para demostrar la efectividad del ejercicio físico en la memorización. Veamos:

– Un primer grupo de personas que permanecen sentadas 30 minutos antes de la prueba de memorización.

– Un segundo grupo, que practican ejercicio suave 30 minutos antes de la prueba de memorización.

– El tercer grupo practica ejercicio intenso 30 minutos antes de la prueba.

Para no enrollarnos, avanzaré que el segundo grupo es el que mejores resultados obtuvo.

Leer más…

Confusiones típicas al hablar de Inteligencia (M)emocional y “Empatía”

19/07/2013 18 comentarios

Sigo alucinando, cada día más. Los virus de la inteligencia (m)emocional y la empatía siguen contagiando a mentes nada mediocres, desde políticos transnacionales pasando por camareras de restaurante hasta llegar a obispos católicos, que han sucumbido al recesivo mainstream dominante hasta el punto de confundir caridad con solidaridad y empatía, los mantras del catecismo buenista que nos rodea, como Mátrix, sin casi posibilidad de escape, visto lo visto.

Al respecto, recientemente, mantuve una agradable y divertida ‘discusión’ en twitter con un mozo (iba a decir joven, pero yo también lo soy, aunque le doble en edad) en la que se manifestaron las frecuentes confusiones que padece la inmensa mayoría de los mortales (a ver si al final el confundido voy a ser yo, jejeje) incluyendo presuntos expertos y cajeras del Mercadona. Con las lógicas limitaciones de twitterworld, mi amigo virtual venía a resaltar las bondades de esta corriente, yo andaba fuera de casa y le contesté por el hootsuite desde el móvil mientras atenuaba los rigores estivales con un té con hielo en una terracita, así que fui breve.

La razón es lo que nos distingue de los animales, es lo que hay que potenciar. –Le dije. Y él, condicionado por la misma limitación del medio, me contestó: –El ser humano (lógicamente me incluyo) es muy imperfecto, cruel, mediocre, metiroso, pero también solidario, compasivo, poético, bello.

¿Se han dado cuenta? Si no, sigan leyendo. Por cierto, la imagen de al lado no es una alusión a mi simpático amigo, en absoluto, sólo me pareció graciosa y ad hoc.

Leer más…