Archive

Archive for the ‘Salud’ Category

Mindfulness, yoga, meditación Vs. Sentido Común

Hace ya varios meses, charlando con un buen amigo, exitoso coach deportivo, surgió el asunto del yoga y estas cosas orientales en las que estuve muy involucrado hace casi veinte años. Se quedó sorprendido cuando le expliqué que practicar yoga como estrategia de eliminación del estrés carecía de lógica.

La cosa es fácil de entender para cualquiera, incluso personas que no están informadas: cuando uno tiene una vida estresante y decide apuntarse a yoga o mindfulness con el objeto de relajarse o cualquiera de esas tan maravillosos como falsos beneficios, no piensa que cuando salga de la clase, muy relajado, aborrecerá aún más el mundo y sus ineludibles trajines, lo que inevitablemente le llevará a estresarse aún más en su vida cotidiana, a aborrecerla con toda su alma. Y de ahí a caer en un grupo harekrishnoide hay un paso.

Leer más…

Bioneuroemoción y Alzheimer

zenman - Más Allá de la FormaciónEl alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por una pérdida progresiva de memoria, asociada a atrofia y muerte neuronal, y donde observamos dos huellas características en los cerebros de los pacientes; las placas amiloides y los ovillos neurofibrilares. Hasta el momento no se conoce la causa exacta de esta enfermedad neurodegenerativa y tampoco se ha podido encontrar un tratamiento que prevenga o cure el mal de Alzheimer.

O por lo menos eso es lo que pensábamos hasta ahora.

La bioneuroemoción o biodescodificación nos da otra explicación que ni tan siquiera imaginábamos antes de que esta nueva medicina alternativa hubiera emergido. La nueva medicina germánica, como la llaman, ofrece una serie de explicaciones sobre las diferentes causas de las enfermedades humanas. Y el alzhéimer no es una excepción. Resulta que la causa de este trastorno neurodegenerativo no son los depósitos de amiloide, ni los ovillos neurofibrilares, ni la muerte de las neuronas. Atención. El alzhéimer es debido al «deseo de abandonar el planeta» y a la «incapacidad de enfrentar la vida tal como es». Pues eso.

Nos ilustra una tal Mónica Barbagallo en la página web Ciudad virtual de la gran hermandad blanca. Es cierto, el nombre de la web acojona. En una tabla podemos discernir entre las diferentes enfermedades y la causa emocional que las origina. Podemos descubrir el origen de grandes pandemias del siglo XXI, tales como la acidez (debido al «miedo, miedo paralizante», que una vez miedo vale, pero dos asusta), codos (como teórica patología debida a la «incapacidad en la vida de abrirse paso y luchar», lo que a priori parece de lo más obvio, para qué sino sirven los codos), eructos (causa: «agresión contra el exterior, afán por tragarse la vida con demasiada rapidez»), o polio (cuya causa parece deberse a los «celos paralizantes» y al «deseo de retener a alguien», por supuesto sin referencia alguna al virus con el mismo nombre), entre un largo listado de enfermedades reales y de otras presuntamente verdaderas o decididamente fantásticas. La lista es insuperable, no solo en su extensión, sino en su capacidad de sorprender al lector.

Para seguir leyendo haz clic aquí.

 

 

Relacionados:

El gen REST no es la clave para evitar el Alzheimer

Si crees que puedes…

La depresión también es útil

La depresión y la motivación

El accidente de Fernando Alonso con el McLaren

Fernando Alonso - Más Allá de la Formación¿Qué le pasa a Fernando Alonso? ¿El accidente en Montmeló le ha provocado alguna lesión que vaya a perjudicar su rendimiento futuro? ¿Tenemos que preocuparnos?

A todos nos habrá alarmado saber que ha estado en observación un día más de los dos inicialmente previstos, pero hay que tener en cuenta que Magic no es un ciudadano cualquiera, porque de su rendimiento deportivo dependen presupuestos que dan de comer a miles de personas directamente y a cientos de miles indirectamente, de modo que la prolongación del período de observación en el hospital no es alarmante.

Lo más probable es que se haya optado por la prudencia por la importancia de la estructura corporal implicada en el accidente, pero también lo más probable es que no tenga absolutamente nada. Voy a intentar explicar qué es lo que puede estar pasando.

 

Leer más…

El gen REST no es la clave para evitar el Alzheimer

Eureka - Más Allá de la FormaciónAnte cualquier constatación científica de un hecho caben numerosas interpretaciones, unas más acertadas que otras, pero normalmente sesgadas por la visión particular de cada interpretador, unos más acertados que otros.

Traduttore, traditore, dice la sabiduría popular italiana, un refrán perfectamente aplicable en este caso, dado que el interpretador de una información cualquiera dispone de unas bases de datos memorísticas alojadas en sus indis (astrocitos) diferentes a las de cualquier otra persona, y que se activan automáticamente en respuesta a la interacción con el contexto en función de su individualidad única, produciendo una conclusión diferente a la que llegaría otra persona sin esa especialización.

El reciente hallazgo del gen REST activado en el estado fetal humano y en los ancianos cuya función cognitiva se encuentra en buen estado ha inducido a un equipo de neurobiólogos a concluir que la terapia más adecuada para frenar el desarrollo del Alzheimer llegará a través de fármacos que activen el gen en personas con riesgo de demencia. Casualmente patentables. La especialización, y más si a ella se añade la perspectiva del enriquecimiento, es perfectamente capaz de cegar otras perspectivas –casualmente no patentables– diferentes. Sin embargo, como sabemos, correlación no implica causalidad, y, por lo tanto, la presencia del gen REST activado en esas dos etapas de la vida humana no implica obligatoriamente que su ausencia sea la causa de la enfermedad, sino que puede ser –ni más, ni menos– una de las manifestaciones o síntomas de otra causa realmente generadora de la enfermedad.

Porque, ¿qué fue antes? ¿El huevo o la gallina? Parece que hemos olvidado –paradójicamente en un contexto, el científico, tan darwinista– que el uso desarrolla el órgano y la falta de uso lo atrofia, circunstancia que no extraña en absoluto a un deportista pero que a demasiados neurocientíficos continúa sin encenderles la bombillita que les haga saltar de la bañera como a Arquímedes.

Leer más…