Archivo

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Google Duplex no da nada de miedo

Resultado de imagen de google duplex

 

En estos días se ha desvelado el último logro de Alphabet en el terreno de la supuesta Inteligencia Artificial; pero además de incontenidas expresiones de admiración y miles de expertos alabando a los californianos, en esta ocasión también ha suscitado miedo, o eso es lo que tocaba decir para intentar que aquello no pareciera una versión muy avanzada del —«Para hablar con el departamento de atención al cliente pulse o diga uno»

Leer más…

Anuncios

El error de Aristóteles

File:Aristotle Altemps Inv8575.jpg

 

Aristóteles se equivocaba: la virtud no es algo que está en el término medio entre dos vicios opuestos, sino que es la -única- forma de superarlos. Pensar que la virtud es el término medio equivale a descafeinar la virtud, a relativizarla, a pervertirla, y con ella al ser humano. La virtud no está en el término medio, ni puede estarlo, sino en la perfección de la propia virtud.

Si la virtud estuviese entre dos vicios tendría algunas de las características de éstos, igual que el alba y el ocaso tienen características de la noche y del día, mientras que el mediodía, cuando el sol está en el cénit, es lo más alejado, lo más radicalmente opuesto al momento del nadir. La luz de la virtud es lo opuesto a la oscuridad del vicio.

Leer más…

El error de Damasio

damasio

 

Quien a hierro mata, a hierro muere, dice el refrán.

Después de haber triunfado en el mundo académico de la psicología —lo que constituye un elocuente sello de calidad— con su libro El error de Descartes, donde el famoso neurocientífico portugués Antonio Damasio contradice la división del ser humano en cuerpo y mente presuntamente defendida por el filósofo francés, y después del mamotreto inmasticable e indigerible de puro sinsentido Y el cerebro creó al hombre en el que se lía el solo aún más que en El error… con un revoltijo de sentimientos de emociones que ha enviado el libro casi virgen a coger polvo en las estanterías de los profesores universitarios de psicología —lo que nos permite albergar cierta esperanza— y de un servidor, ataca otra vez con un nuevo libro El extraño orden de las cosas, cuyo título es un magnífico ejemplo de excusatio non petita del lío que tiene montado en su cabeza, en el que se adivina un empecinamiento en sus errores y lo hacen nada recomendable excepto para leer a desgana y con pinzas en la nariz, por obligación profesional.

Leer más…

¿Qué es la consciencia y la conciencia? (I)

iceberg

Aunque a veces dudo mucho de sus intenciones reales, legiones de científicos de todo el mundo buscan denodadamente encontrar el santo grial de la consciencia, cuestión a priori difícil de responder toda vez que hasta las figuras más insignes de la neurociencia reconocen que no se sabe siquiera qué es la mente. Sin preguntar ni nada, ellos son los que saben de estas cosas y punto; aunque nunca hayan asomado la patita fuera del bosque en el que han permanecido inmersos desde que empezaron la carrera, porque la asignatura de historia de esa carrera, como la de todas, es una María.

La asignatura de historia de cada carrera se debería estudiar en el último curso, no en el primero. Antes, lo normal es no quedarse con la perspectiva global que sólo puede conseguirse saliendo del bosque y subiendo a una elevación del terreno cercana para comprobar las similitudes y diferencias con el resto del entorno. Pero volvamos al tema que nos ocupa.

En España e Hispanoamérica es especialmente complicado comprender qué es la consciencia debido a la confusión terminológica. Reconozcámoslo, los hispanohablantes tenemos un buen cacao mental entre los conceptos conciencia y consciencia; aunque como sabemos, no todos los neurocientíficos del mundo son españoles, de modo que el idioma tampoco explica el desconocimiento generalizado. De hecho, la confusión también existe en inglés, donde sin embargo existen dos términos muy diferentes para definir prácticamente la misma realidad: consciousness y awareness.

Así que tenemos montado un buen lío que trataremos de aclarar en las siguientes líneas.

Leer más…

La historia del e-Learning en España

Les aliviará saber que en la crítica de hoy no me voy a referir a la pandemia de la Inteligencia Memocional, una de cuyas dramáticas consecuencias describe Pérez Reverte brillantemente y cuya carga viral transversal también ha impregnado la formación online o e-learning. Eso si no son el mismo perro con distinto collar. Tampoco es que tenga cualidades proféticas, porque no hay que ser un genio para haberse dado cuenta de que esto iba a terminar así necesariamente, si se miraba desde fuera del bosque, con la suficiente objetividad. Pero ¿a quién le importa la objetividad si se está haciendo rico y famoso, aunque sea pan para hoy y hambre para mañana?

El caso es que ya hace casi diez años advertía contrariado que las tendencias del sector de la formación online eran como pegarse tiros en los pies, y que lo terminarían pagando cuando el sector se derrumbara y dejara a muchos sin poder seguir pagando las letras del Cayenne y el chalé en Pozuelo. Y creo que hasta soy capaz de recordar los primeros movimientos, y los siguientes. Voy a enunciarlos para recordar a más de dos qué es lo que han estado haciendo, la nula o negativa utilidad de su trabajo. Advierto que me refiero sólo a las soft skills, a lo psicosocial. Empezaremos por la parte tecnológica.

Leer más…

Qué es y cómo funciona la mente (IV) Nivel funcional básico (I)

motivo - objetivo - Más Allá de la FormaciónAnte el superlativamente increíble desvarío que reina en el mundo de la neurociencia, y por extensión en todo lo que toca la mente –como la psicología, el coaching, la PNL, el eneagrama, la gestalt, el mindfulness, la inteligencia (m)emocional, el movimiento del liderazgo y la empatía… curiosamente hijos del mismo padre–, y en todos los que contaminan con su demencia, voy a tratar de contribuir al avance de su conocimiento y comprensión esbozando un prototipo de modelo funcional de la mente, una versión beta modificable con las aportaciones de quien lo desee, para entender sencillamente cómo funciona. De esta forma, será más fácil acertar con los métodos para su optimización y orientar entre todos a este desnortado sector.

Y para empezar hay que entender que, reduciendo al mínimo las opciones, a lo puramente esencial, podremos acordar que la mente humana existe para cumplir un objetivo. Uno o varios, pero objetivo al fin y al cabo. Y aquí nos tropezamos con el primer problema, la contaminación que la psicología y la pedagogía en sus versiones oficiales y new age han generado sobre el concepto motivación, del que hablaremos en profundidad en otro momento.

Si no me equivoco, el objetivo siempre es un motivo, impepinablemente. Del verbo latino movere, si no hay movimiento, acción, no hay objetivo. Podremos llamarlo de otra forma: fantasía, anhelo, deseo, onanismo mental… pero no objetivo. De modo que vamos a centrarnos en la acepción de objetivo como motivo suficiente para que nos apetezca pagar el coste de oportunidad de no hacer otra cosa. Ya sé que lo dejo un poco en el aire, pero como me conozco, no quiero hacer una entrada kilométrica, aunque seguro que al final me sale un tocho, así que repito que hablaremos más de eso llamado motivación en otra ocasión.

Y del motivo/objetivo, la principal razón de existir de la mente, surge el resto del sistema básico de la mente cuya definición sigue a continuación.

Leer más…

El mayor problema del mundo

Acabo de leer que el Primer Ministro británico ha decidido poner a prueba la iniciativa privada con un suculento premio: 12,2 millones de euros para quien resuelva "el mayor problema del mundo".

El encargado de elegir los seis temas que se podrán votar en un espacio televisivo que se creará a propósito ha sido el Astrónomo Real Martin Rees, por quien profeso una notable admiración aunque discrepe con algunas de sus ideas. Si hubiesen preguntado a otro insigne Sir, probablemente hubiera elegido otros, lo que invalida en gran medida la elección del verdadero mayor problema del mundo, pero el caso es que es a él a quien se lo han pedido y eso es lo que tenemos. Las opciones que Rees ha seleccionado para competir son:

 

1ª – ¿Cómo podemos viajar sin dañar el medio ambiente?

2ª- ¿Cómo podemos asegurar que todos tengan alimentos nutritivos sostenibles?

3ª- ¿Cómo podemos prevenir la aparición de resistencia a los antibióticos?

4ª- ¿Cómo podemos recuperar el movimiento de las personas con parálisis?

5ª- ¿Cómo podemos asegurar que todos tengan acceso a agua segura y limpia?

6ª- ¿Cómo podemos ayudar a las personas con demencia para que vivan de forma independiente por más tiempo?

 

Y como cada uno tenemos nuestra atención selectiva particular –afortunadamente– y yo tengo la mía, me he dado cuenta de que todos los problemas que se postulan a erigirse con el premio tienen un elemento común, un problema nuclear compartido cuyo afrontamiento y solución ejercerían irremediablemente un positivo influjo en el resto. Es decir, actuando sobre un sólo factor, podría desencadenarse la caída del resto de piezas del dominó sistémico, el aleteo de la caótica mariposa, solucionándose el resto de problemas sin que las instituciones necesitaran prestarles atención.

 

Leer más…